*Uno se Dice “Periodista”, Otro “Defensor de Derechos Humanos”

Argonmexico / TIJUANA, B.C.- Sobre el binomio Iván Mariano Riebeling y Mariano Soto descansan intereses criminales, en particular tendentes a facilitar el control de “la plaza” hoy disputada por grupos de poder delictivo.

Soto, de ser un instalador de cable para televisión en la PGJE bajacaliforniana, pasó a convertirse en usuario de Facebook que utiliza para denigrar a las policías y retar a golpes a jefes policiacos tanto de la Policía Municipal como de la Policía Estatal Preventiva, Ejército, el alcalde y hasta al gobernador, en cuya red social ha generado una corriente de animadversión entre usuarios que lo creen periodista sin serlo.

Colérico y suicida, Mariano Soto publicó fotografías de descuartizados, personas ejecutadas, quemados y todo tipo de fotografías censuradas para inventar historias (apoyado por expolicías en busca de venganza). Inventa amoríos a jefes policiacos para buscar los dieran de baja. Acusa a policías, y afirma haber sido secuestrado y torturado por un jefe policiaco de la Estatal Preventiva de nombre FABRICIO RUIZ. Aquí la nota de referencia:

http://m.milenio.com/policia/fabricio-valenzuela-ruiz-policia-baja-california-secuestro-periodista-mariano-soto_0_1077492435.html

La fiscalía no encontró pruebas y dejó en libertad al policía, pero como esta nota fue publicada por muchos Soto enfiló sus ataques contra comunicadores como Adela Navarro, Said Betanzos, Rocío Galván, Odilón García, Ana Lilia Ramírez y otros.

La historia de Soto es muy reciente, inicia hace unos tres años cuando a los mandos policiacos les pedía “notas” y fotos para su incipiente medio, al tiempo que pretendía colaborar en periódicos locales.

Antes de denigrar a los periodistas con noticias falsas y mentiras ruines Soto llegó a increpar a los jefes de seguridad como Daniel de la Rosa, exdirector de Seguridad Pública Estatal y ahora procurador de Justicia en Baja California Sur.

También aplicó esta fallida estrategia en contra del secretario de Seguridad Pública de Tijuana, Marco Antonio Sotomayor Amezcua; pasando por la procuradora Perla del Socorro Ibarra, la Síndico Procuradora Marcela Guzmán, el alcalde de Tijuana Juan Manuel Gastélum, militares como un general, y contra el gobernador de Baja California, Francisco Vega de la Madrid.

Su objetivo: poner a la autoridad y medios acreditados como cómplices del hartazgo social en materia de seguridad, para ello, se valió de la morbosidad y desconocimiento de la realidad fronteriza.

Aquí, una liga donde habla mentiras de Adela Navarro, periodista del prestigiado medio “Zeta” que dirigía con Don Jesús Blancornelas (QEPD): https://www.tijuanasincensura.com/2017/11/02/adela-navarro-la-periodista-complice-criminal-llamado-daniel-la-rosa/

Pese a ello, todos consideraron al sujeto como un ignorante que no merecía más atención. Sin embargo, crecido por esta razón, arremetió contra la titular de la Comisión Estatal de Derechos Humanos, a quien acusó de encubrir a un presunto empleado violador. Más mentiras a su lista de difamaciones: https://www.tijuanasincensura.com/2018/03/27/melba-adriana-olvera-protege-a-violador-encargado-de-despacho-de-la-comision-estatal-de-derechos-humanos/

La liga entre Soto y Riebeling era obvia, dos difamadores en busca de lo mismo los unieron en sus negras intenciones porque el supuesto “activista” de derechos humanos necesitaba un medio que le publicara sus “aciertos”, y lo encontró en Soto quien, curiosamente protegido por la Secretaría de Gobernación bajo el programa de Protección a Periodistas (sin ser uno de ellos) vive en la Ciudad de México atendido a cuerpo de rey por sus “patrocinadores” bajo un halo de impunidad que ha trastocado los niveles más altos en la historia del periodismo fronterizo.

Deja un comentario