Blas A. Buendía

Sin duda alguna México vive momentos de cambio, los momentos de cambio pues siempre tienen un costo, siempre hay quien pierde sus privilegios, siempre hay quien recupera los derechos que, de alguna manera habían sido conculcados y, por supuesto, cada una de las partes interesadas tendrá su propia visión, porque quien pierde siempre alegará en su favor algún argumento.

Para el Doctor en Derecho Miguel Arroyo Ramírez subrayó, sin embargo, me parece que lo importante es que los cambios sean institucionales; es decir, que sean a través del marco legal, que sean a través de los esquemas jurídicos que tiene la nación construida, que sea respetando la esencia de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y que no se intente pasar por encima de los aspectos fundamentales del Pacto Federal.

En el espacio noticioso de Antena Radio del Instituto Mexicano de la Radio (IMER), consideró que en eso podemos estar tranquilos como sociedad por que, sin duda alguna, el respeto a los elementos fundamentales de la Constitución pesan muchos históricamente, pesa mucho en la sociedad y pesa mucho, por supuesto, en el ambiente político.

Y hay que recordar –añadió el también Consejero de la Judicatura capitalina-, México es una federación, una federación se constituye por estados libres y soberanos que se unen para lograr fines en común.

Uno de ellos –explicó- es la defensa ante el exterior y luego tener una organización política que permita que los esfuerzos coordinados de las entidades soberanas resulten en beneficio de todas las entidades que forman parte de esta federación.

Es decir –puntualizó- la unión de los esfuerzos, de los individuales para lograr que el todo beneficie a dichos integrantes, por decirlo en términos aristotélicos, de una manera muy sencilla y coloquial. [email protected]

Deja un comentario