Blas A. Buendía   

Para el magistrado civilista Élfego Bautista Pardo, levantar o continuar con la construcción de la Ciudad Judicial para la capital del país, “no se trata de un capricho de abogados”, sino que por su importancia y dimensión, es necesario aglutinar en un solo bloque territorial esta extraordinaria obra que es garante de la paz social en el país.

En su análisis “Así es el Derecho”, el jurista hidalguense precisó que con el comienzo de la construcción del edificio en Niños Héroes 150, en agosto de 2016 -el que en pocos meses albergará las salas civiles y familiares y al pleno de magistrados-, se vislumbraba cercana la consolidación de una Ciudad Judicial en esta metrópoli.

Y destaca: “Parece lejano que este proyecto pudiera concretarse, pese a ser muy necesaria por la importancia de la función jurisdiccional, pues la concentración de juzgados de lo familiar y tribunales de alzada en ella permitiría emplear para actuaciones el tiempo ahorrado al evitar trasladarse de un juzgado a otro en la urbe, que se dificulta por la cantidad de automóviles que circulan.

“Para los ajenos a las actividades relacionadas con la impartición de justicia, una Ciudad Judicial puede parecer capricho de abogados, aunque todos debemos tener presente que gran parte de los actos humanos tienen consecuencias jurídicas y, por lo tanto, son muchas las controversias que deben ser ventiladas en los órganos jurisdiccionales del Estado”, señaló.

Afirma el magistrado Élfego Bautista Pardo, que la función judicial del Estado es igual de importante que la ejecutiva y legislativa, pues en ella descansa la defensa de las disposiciones jurídicas que delinean la forma de ser del Estado y, por ende, indispensable para su sostenimiento, la consolidación de la democracia y la defensa de los derechos humanos, además de ser imprescindible para mantener la paz social y el orden público, por lo que es legítima la búsqueda de mejores condiciones para eficientar aún más la impartición de justicia, las que se darían también con la Ciudad Judicial.

Hace mención que se debe considerar que el propósito de las Ciudades Judiciales en el país es concentrar los órganos de impartición de justicia locales y federales, para garantizar justicia pronta y expedita, además de cuidar la función del juzgador, que es trascendente para la estabilidad de la sociedad entera.

Si bien destaca que existen Ciudades Judiciales en Puebla, Tlaxcala, Oaxaca y Jalisco, pero no en la capital del país, enalteció los esfuerzos realizados al interior del TSJCDMX, aunque reconocer que “para crearla son frenados por grandes inconvenientes, como el daño a inmuebles por sismos, sobre todo el del 19 de septiembre de 2017, por lo que incluso se han alejado las sedes de algunos órganos jurisdiccionales”.

“Vemos con tristeza –subraya- que en plena carrera electoral los aspirantes a la jefatura de gobierno no han mostrado interés en impulsar la consolidación de la Ciudad Judicial tan necesitada, pese a que el eficaz y eficiente funcionamiento del Poder Judicial de la capital del país debe ser de las prioridades incluso del gobierno federal, pues, como hemos dicho, aquí dirimimos gran porcentaje de los juicios que se tramitan en otras entidades federativas porque así lo deciden las partes involucradas.

“Resulta de gran importancia retomar el impulso inicial que se dio a la construcción de la Ciudad Judicial en esta capital del país. Sabemos que el gobierno local y el federal tienen los recursos para hacerla realidad. Operar en la Ciudad Judicial permitiría garantizar el ejercicio cabal del derecho constitucional de todos y cada uno de los ciudadanos a que los órganos jurisdiccionales administren justicia en los plazos – términos– que fijen las leyes, y emitan sus resoluciones de manera pronta, completa e imparcial”, puntualiza el Magistrado Élfego Bautista Pardo en su análisis “Así es el derecho” blasalejo@yahoo.com

Deja un comentario