Temascaltepec, Méx. – El Centro de Equinoterapia de la Universidad Autónoma del Estado de México busca la certificación que avale los estándares de calidad y excelencia con los que desarrolla su labor social, para de esta manera, dar continuidad a terapias para infantes con diagnósticos como Síndrome de Down, autismo, hiperactividad y dificultades psicomotoras.

            El responsable de este espacio universitario, ubicado en el Rancho “El Salitre” del Centro Universitario UAEM Temascaltepec, Guillermo Huerta Jaramillo, indicó que la certificación que otorga el organismo evaluador Equcan México y que a su vez, avala la Secretaría de Educación Pública, brinda certeza a los usuarios de que recibirán un servicio que contempla una atención integral y garantiza que las acciones de intervención se basan en conocimientos teóricos y prácticos para ejecutar de forma adecuada la equinoterapia.

            Además de representar el primer acercamiento al campo laboral para alumnos de las carreras de Psicología e Ingeniero Agrónomo Zootecnista, quienes desarrollan prácticas guiadas por los profesores, el Centro de Equinoterapia mantiene su vocación social, al ofrecer servicio a personas originarias de localidades cercanas, puntualizó el servidor universitario.

            Guillermo Huerta Jaramillo precisó que en lo particular, cuenta con la capacitación y cursos en México y España, por parte de la Real Escuela Andaluza del Arte Ecuestre, donde es experto universitario en equitación, cuidado y manejo, enganche, guarnicionería y clínica veterinaria.

            Sostuvo que el trabajo con caballos se basa en principios terapéuticos, como el calor corporal que emana del equino y sus impulsos rítmicos, similares a la marcha humana, los cuales contribuyen, entre otras funciones, a la segregación de endorfinas y serotonina. Por esta razón, dijo, la equinoterapia ha probado sus beneficios en personas con problemas como la bulimia, anorexia, alcoholismo y otros.

            El Centro de Equinoterapia de la Autónoma mexiquense es único en su tipo en la zona sur de la entidad, donde los equinos cuentan con áreas que tienen arena de mar para retozar, senderos para recorrer, lugares específicos para resguardarlos del clima, así como una alimentación e higiene que atienden expertos veterinarios.

Deja un comentario