nezt radio001

El Señor de la Presa

02 / Octubre / 2016,

 

susana marquina

Susana Marquina Duque

Si hay algo que me gusta es conocer lugares y pueblos diferentes,  los del Estado de México , siempre tienen una historia que contar, sobre todo si hay una iglesia  o el jardín central donde alguien puede contarte algo, y si  ese lugar ,es turístico siempre habrá una delicia ancestral que sin duda atraerá mi atención.

Así me sucedió con una parroquia que se encuentra dentro del parque recreativo nacional “Molino de las Flores”, construida  e incrustada en la piedra caliza del lugar, los habitantes de la otrora hacienda, construyeron una capilla en honor al “Señor de la presa” ya que por ahí pasaba una especie de riachuelo con cierta cascada, los campesinos , dicen que  encontraron  un  día la imagen de un Cristo de buen tamaño en una de las grandes rocas que sobresalían entre toda la zona de la presa, por lo que edificaron una pequeña pero interesante capilla, que alberga además un mausoleo dedicado al que era dueño de aquella hacienda.

Tanto la capilla, como el señor de la presa, acapararon mi atención; la última vez que visite el lugar, el silencio que envolvía ese sitio a pesar de que mucha gente pasaba por ahí,   hizo que de un momento a otro me encontrara tranquilamente revisando las imágenes, el aposento de diversos santos y obviamente la imagen del señor de la presa, grabada en forma natural  en una gran roca.

Dicen los lugareños que la fiesta patronal se celebra en mayo, con un pequeño carnaval, danzas, juegos artificiales, lo que me confirma que el Santo goza de la confianza de sus fieles, ya que la parroquia fue construida allá por 1600, cuando encontraron la imagen del cristo “ aparecida” en una de las rocas  salientes de la cueva.

Encontré de pronto letreros (exvotos) realizados en mármol, lámina, aluminio o papel, donde le agradecían al santo por algún favor recibido, me gusta leer el fervor y agradecimiento de los creyentes, porque como digo, puedes encontrar una historia que contar, ya que de  inmediato la imaginación vuela, los exvotos estaban fechados  más o menos así ,desde  1879, 1914, 1965 hasta llegar a nuestros días, había agradecimientos desde poder dar a luz , que la  cosecha salió muy bien, hasta por el hecho de sanar después de que un rayo le cayó a alguien.

Hasta ahí mi curiosidad estaba complacida, cuando de pronto algo llamo mi atención, entre los exvotos podía leerse palabras más, palabras menos: “Gracias señor de la Presa por hacer que mis hijas se quedaran en la universidad” julio de 2009. Y firmaban pues, unos padres sin duda agradecidos, creí que todo quedaría ahí, pero seguí leyendo otros retablos, aunque algunos no tenían dibujo, cuando encuentro otro que decía “gracias gran señor de la presa por hacerme el milagro de quedarme en la Universidad” y así pude encontrar por lo menos otros dos fechados con 2010,2011.

Soy respetuosa de estas formas de creencia universal, lo que llama mi atención es como la necesidad de entrar a la universidad o a  la preparatoria y la falta de expectativas reales que hay para los jóvenes, hace que esto que es un derecho social se vuelva una petición a un ser superior en otro plano de las creencias populares, con ello  la gran valía  que en el colectivo imaginario se está gestando  para recurrir a un santo  e ingresar  en el sistema educativo mexicano.

Debe considerarse un “milagro” entrar a la escuela en esta época, no porque los jóvenes sean incapaces de aprobar un examen, sino por la baja matrícula que hay en las escuela públicas que es donde la mayoría puede tener acceso, los lugares abiertos a los jóvenes no son para nada el número que necesita esta generación para asegurar una inscripción.

Y a mí, que tanto me gustan las historias, no pude dejar de pensar en esas familias felices y agradecidas que tienen un santo a quien recurrir, cuyos milagros han ponderado a lo largo de varios siglos en aquella hermosa parroquia, donde los creyentes van y solicitan los favores celestiales  para aquellas causas y problemas de difícil solución, si, van a pedir  al “Señor de la Presa” un lugar en la universidad. (verano de 2012)