nezt radio001

¡Gus, extraordinario ser humano!

17 / Abril / 2017,

Raymundo Medellín

En cierta ocasión llegué hasta las oficinas que en Nezahualcóyotl tiene la Coordinación del Comunicación Social del Gobierno del Estado de México; don Gustavo, muy atento al trabajo que realizaba en la computadora volteó a verme. -Vengo a presumirte a mi nuevo nieto, mira. Le dije. Vio con atención las fotografías que le mostraba en mi celular y como impulsado por un resorte me dijo déjame presumirte yo también; de su escritorio tomó su teléfono y me dijo este es mi hijo Gustavo, y este es su hijo.., mi nieto, me dijo.

Las más grandes pasiones de don Gustavo fueron sin lugar a dudas, el periodismo, la familia, su esposa, su hijo y su nieto, sin dejar a un lado su Ario de Rosales. Gus, como le llamábamos sus amigos, fue un ser humano extraordinario sin lugar a dudas; lo conocí en lo que
fuera la Secretaría de Protección y Vialidad; yo cubriendo la sección policiaca de la revista ALARMA Y él en la oficina de prensa, hubo química, platicábamos de todo y siempre sus observaciones eran tan atinadas que en ocasiones días después, o en ocasiones algunas horas, tenía que reconocer como auténticos sus puntos de vista.

De Ario de Rosales nos hablaba de la entrañable belleza de aquel rinconcito michoacano y sus vivencias de niño, afirmaba que Ario formó parte del señorío tarasco y aseguraba, que fue durante la Colonia cuando aquella región fue evangelizada por los frailes Agustinos y que fue precisamente Fray Juan Bautista Moya, quien el 25 de julio de 1556, fundó Ario de Santiago, poblado que se convirtió en un necesario enlace comercial entre la zona templada y la tierra caliente. Qué no sabía don Gustavo de aquella tierra que lo vio nacer.

En la Coordinación de Comunicación Social del Gobierno del Estado de México, zona oriente, conformó un gran equipo nacido del respeto a cada una de las actividades que sus colaboradores realizaban; Benito, Anita, Janeth, la güera Elizabeth, Edgar y Manuel, dan cuenta de ello, ellos son ese gran equipo que juntos con Gustavo, dieron resultados a su jefe inmediato Raúl Vargas Herrera y como consecuencia, al gobernador Eruviel Ávila Villegas.

Gustavo Del Rio Garcia

Gustavo dejó de existir en días pasados, la fecha qué importa cuando vive el recuerdo de un ser extraordinario como profesional, como padre de familia, como hombre bien nacido en Ario de Rosales, como jefe de la familia Del Río Olguín, como esposo de la también periodista doña Rosa María; un hombre que adoraba a su hijo Gustavo del Río Olguín y a su nieto, yo decía, Gustavito.

Todos ellos, integrantes de la familia de Gustavo deben sentirse orgullosos del gran hombre que ya no está entre nosotros. Todos ellos, tengo la certeza de que entienden los insondables rumbos de la existencia; el mensaje de Gustavo hijo, dándole las gracias a su padre por haber permanecido 30 años a su lado, habla de madurez y entendimiento de lo que es la vida y su final…

El recuerdo persiste. Pésame, condolencia y conmiseración son palabras que no caben en la partida de un ser humano de excelencia; creo que si Gustavo del Río García desde otro plano espiritual puede ver lo que sucede en el entorno familiar y de sus amistades, seguramente estará más contento de ver cómo su familia y sus amigos superamos su viaje sin regreso. Ese era Gustavo del Río.

Miguel Ángel Ramos, muy jovencito llegó a trabajar al lado de Gustavo a la Coordinación de Comunicación Social; recientemente aquel jovencito que un día llegó a las oficinas bajo la responsabilidad de Gustavo, se convirtió en su jefe inmediato; el mensaje de Miguel Ángel Ramos deja constancia clara de ese extraordinario ser humano que fue Gustavo del Río García, el texto es el siguiente: “Gus, Gustavo Del Río García, era para mí un bálsamo espiritual. No sólo fue mi maestro, sino mi guía, ejemplo de trabajo, amigo, consejero y hasta paño de lágrimas... casi como un segundo padre... su humor a veces tan ácido y siempre inteligente, incomprensible
para muchos, así como su carácter fuerte a veces, pero un gran hombre siempre. 
El amor por su esposa, por su hijo, por su nieto y su Ario de Rosales eran inigualables. Se extrañará el "comment allez vous" de nuestro saludo”. Gustavo del Río García, murió físicamente… pero vive y vivirá en el recuerdo de quienes tuvimos la oportunidad de conocerlo, de tratarlo, de convivir con él; es momento de, como dijera su hijo Gustavo, agradecerle la cordialidad de su trato por el tiempo en que cada uno lo conocimos. Hasta siempre, Gus.

blog comments powered by Disqus