Manuel Aparicio

 

Algo que siempre me ha indignado es que los políticos y gobernantes pretendan ofender la inteligencia de los ciudadanos, uno de tantos casos lo significa el gobierno de Juan Hugo de la Rosa, al igual que el de su antecesor Juan Manuel Zepeda Hernández, ambos miembros del clan Bautista, todos ellos dedicados a superar la corrupción impuesta por los priístas, tomando la administración municipal como botín para enriquecerse hasta el  hartazgo, en medio de una impunidad que parecería no tener explicación.

           

            Poniendo en contexto el comentario, vale preguntar, cuál es la fuente que aporta las cifras al clan Bautista, para que sus miembros que han encabezado la alcaldía con el membrete del perredismo, aseguren, en cada administración  que la violencia ha disminuido en altos porcentajes y por otro lado sus propios boletines más que hablar de la administración, de obras o de atención a las demandas ciudadanas, hablan de detención de delincuentes, homicidas narcotraficantes y más.

Por debe hacerse otra pregunta: ¿Qué hace el alcalde Juan Hugo de la Rosa, en una manifestación señalando que entre más limiten los recursos a los municipios, menores serán los niveles de desarrollo y calidad de vida del país? y todavía se atrevió a advertir que la lucha por la asignación equitativa y transparente de los recursos a los gobiernos municipales apenas comienza.

De la Rosa, también presidente de la Coordinadora Nacional de Autoridades Locales del PRD, con gran elocuencia señaló que el presupuesto se discutió sin tomar en cuenta las condiciones económicas y sociales reales en que viven la gran mayoría de las familias mexicanas. Rechazó que los gobiernos locales tengan que asumir los fuertes recortes presupuestales en sus erarios, mismos que no se justifican.

En otras condiciones, desde luego que tiene razón, pero la transparencia en el manejo de los 3 mil millones de pesos que recibe el municipio cada año, no se ve reflejado en obras, es decir en el desarrollo del municipio, ni mejorar las condiciones de vida de los habitantes de este municipio al que han convertido en moneda de cambio en la competencia política.

Antes que todo Juan Hugo de la Rosa, tendría que explicar, por qué propios y extraños aseguran que Nezahualcóyotl es uno de los municipios más inseguros de la entidad, lo que se refuerza con las declaraciones del Secretario de Gobernación Miguel Ángel Osorio Chong, porque a pesar de los discursos y declaraciones mentirosas se siguen cometiendo matanzas, asesinatos, secuestros y desapariciones. Lo más reciente la cabeza de un taxista de Nezahualcóyotl tirada en los Reyes la Paz. En tanto, Juan Hugo de la Rosa, dilapida recursos en espectaculares para promover que en el municipio ha bajado el índice delincuencial… ¡Cuánto cinismo!

Deja un comentario