Blas A. Buendía  

Ha comenzado ya el fragor propio de las campañas políticas en una de las elecciones más importantes en la historia de México, seguramente; el destino del país se dirime con base en diversos proyectos que están siendo presentados por los candidatos a la Presidencia de la República, comentó el Doctor en Derecho, Miguel Arroyo Ramírez.

Durante su participación en el noticiario radiofónico “Antena Radio”, el también Consejo de la Judicatura del Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México, reconoció: “La sociedad mexicana está muy dividida, con muchas dudas; se percibe (que) un gran sector de la población irá a las urnas por primera vez en su vida porque ha alcanzado la edad de los 18 años. En fin es una edición (electoral) muy peculiar”.

Lo que quisiéramos solicitar –exhortó- nada más como sociedad es que se conduzcan las campañas dentro del ámbito institucional, que la elección se realice dentro de los cánones de la legalidad electoral respetando irrestrictamente el voto; y que quien resulte no favorecido por el voto ciudadano, respete el mismo.

Asimismo, demandó a todos los actores políticos que participarán en esta importantísima e histórica contienda electoral del domingo 1 de julio, “quien resulte favorecido por el voto ciudadano, gobierne con apego a nuestras instituciones y a nuestras leyes fundamentales, porque las leyes imprescindibles del país no se han creado de un momento a otro”.

El doctor Miguel Arroyo Ramírez hizo alusión al recuento histórico: “Nuestra historia constitucional comienza en 1824 con la primera Constitución que tiene el país, propiamente ya como República independiente, una Constitución de corte absolutamente liberal que luego se refrenda y se gira hacia la modernidad en la Constitución de 1857 hasta llegar a nuestra Carta Magna de 1917, donde se conserva el ánimo republicano, el ánimo democrático y el ánimo liberal”.

Y a partir de ahí –continuó- hemos construido trabajosamente con mucho sacrificio un orden nacional y nos falta mucho por hacer. Es necesario tener una mejor repartición de la riqueza y también es necesario que los gobernantes entiendan que el tener un cargo público no tiene como finalidad de ninguna manera enriquecerse, sino, por el contrario, servir a la nación.

En esta tesitura, el Doctor Miguel Arroyo Ramírez, titular de la sexta sala del Consejo de la Judicatura del TSJCDMX, emitió finalmente una orientación cívica en el sentido que impere el orden legal y la razón entre los contendientes, toda vez que las elecciones de julio de

2018 marcarán un hito histórico en los procesos electorales de la modernidad de México. blasalejo@yahoo.com

Publicidad

Deja un comentario