alejandro barreiro

Estamos a días de celebrar el Día de Muertos y que mejor para esta fecha que hablar sobre un actor mexicano del cine negro, cine de suspenso, Arturo de Córdova.

Nace en la ciudad de Mérida a inicios del siglo veinte y fallece en 1973, dentro de su filmografía encontramos El esqueleto de la señora Morales, Él de Luis Buñuel y una película que desde mi punto de vista es una joya y me refiero a Dios se lo pague.

En lo personal, nunca me ha gustado el cine motivacional, para mí realmente es un cine “aspiracional”, encuentro mucho más motivador el conocer más de la naturaleza humana y en esta película se da cátedra del tema. Es una película realizada en argentina a finales de los años 40 y realmente es una película de culto, nos muestra lo que actualmente vivimos y debemos de conocer.

En películas que buscan motivar, en mi caso y desde mi perspectiva, no encuentro algo que nos muestre el cómo, cuándo, dónde, es realmente mostrar un caso único, la vida de una persona que logró salir adelante socialmente, económicamente, personalmente, pero no nos muestra la realidad que encontramos en una película como Dios se lo pague.

Hablando de la naturaleza humana, no puedo dejar de hacer referencia a lo que vivimos hace unos días en nuestro país, el huracán Patricia. Si bien no es el huracán más grande que se ha registrado, fue un huracán con grandes proporciones y que fortuna no impacto como se pronosticaba.

En las redes sociales se habló de que esto fue una pantalla para el nuevo impuesto para las gasolinas, hacer que se olvidasen los problemas del país, y también el dar algo de legitimidad al gobierno actual.

Lo importante es que sí hubo damnificados, hubo daños a comercios, personas si lo están sufriendo y me parece que es igual de bajo minimizar los efectos del huracán, como utilizarlo de pantalla.

Es parte de la naturaleza humana y hoy más que nunca debemos acercarnos a material impreso, audiovisual o cibernético que nos ayude a entenderla, y así tendremos más motivación, porque no iremos dando palos a ciegas.

Publicidad

Deja un comentario