*Se vislumbra declinación. La competencia sólo entre dos

lrepperjaramillo@yahoo.com

Se agudizó la “guerra sucia” entre los candidatos a la presidencia de la república luego de
los magros resultados del primer “debate”. Que por supuesto no fue lo que la sociedad
esperaba, pues demostraron la calaña de sujetos que son.
Nadie se escapa. Incipientes políticos, aprendices de candidatos y desilusión popular
porque lejos de explicar un proyecto de país, un plan para salvar del marasmo a México que
de hunde, los cinco sólo “sacaron los trapos al Sol” del contrincante, que en el 95 por
ciento de los deslices lo sabíamos, conocíamos, como si descubrir las transas de uno les
daría preferencias, simpatías o tendencia segura de voto.
Como en la célebre obra universal de Alejandro Dumas “Los Tres Mosqueteros”, cuatro
(D’Artagnan, incluido): Anaya, Meade, Rodríguez y Zavala aplicaron Todos para Uno,
blandiendo sus viperinas lenguas para “tirar” el líder, Andrés Manuel.
Fue un plan pre concebido entre el PRIAN y los insulsos “independientes”, que si no lo
noquearon (en el debate), si salió grogui a punto de caer. Sólo fue zarandeado. Pero como
no lo destruyeron, aplicó “lo que no te mata, te fortalece”, de ahí que el Peje sigue a la
cabeza de las preferencias. Quien perdió rotundamente fue el gris representante (no
candidato) del PRI, José Antonio Meade.
El que acumuló porcentajes a favor fue Ricardo Anaya de Por México al Frente, pero no
para rebasar o emparejarse al tabasqueño.
A raíz del encuentro en Palacio de Minería, de manera sospechosa, malévola, planeada, las
huestes de Meade y Anaya arremetieron, con la complacencia y colusión del INE, contra el
morenistas en spoteo, entrevistas, “encuestas fantasma”, menciones de periodistas
incondicionales al Sistema y al PRI, en Columnas, editoriales, “notas pagadas”, encuestas
irracionales, como una que publicó El Universal, que elevaba al primer lugar a Pepe Toño
(jajajajajajaja), increíble, insultante, falto de ética periodística que lastimó la inteligencia de
los mexicanos.
El “chico maravilla” fue exhibido días después del “debate” en México y en Europa, al
publicar en Madrid, el Diario Digital “El Español” una información en la que vincula a
Anaya Cortés, Manuel Barreiro y Juan Pablo Olea Villanueva, con lavado de dinero, tras
crear una estructura financiera en terceros países y en paraísos fiscales para “pagar” la
campaña presidencial del candidato del PAN/PRD/MC, que fue seguimiento a la
investigación que iniciara en México la PGR.
Ese “blanqueo de recursos” –sostiene El Español- primero circuló por Canadá y Gibraltar,
en territorio británico, conocido por su nula fiscalización y asiento de miles de sociedades
que evaden impuestos en su país de origen.
Esta fue la novedad en contra de Anaya, que trae jiribilla, pues detrás de la información está
el Gobierno mexicano y su partido el PRI, utilizando como brazo ejecutor a la PGR.

Por su parte el incapaz equipo de campaña y comunicación social de Meade Kuribreña, con
anuencia del INE, desataron una campaña de terror y miedo en contra del “puntero”,
poniendo acento a que con Andrés Manuel todos los males del país, se convertirían en
peores, que lejos de asustar al electorado, se burla, se pitorrea, lo “memea” como muestra
de la desesperación del gobierno fallido de Peña Nieto, del Revolucionario Institucional y
del Sistema, que ve como día a día su “representante presidencial” no sólo pierde imagen,
sino votos, confianza e interés.
Bien lo sabe el ex secretario de Hacienda en los sexenios de Calderón y Peña, que las
deficiencias del actual gobierno y la maquinaria fraudulento/corrupta del PRI, son los
verdaderos enemigos, el lastre. Los contrincantes son un obstáculo más en la carrera
presidencial, porque el peñato y su partido son lozas que jamás se quitará de la espalda.
El electorado no sólo lo padece, lo percibe, sino lo acusa, lo exhibe, pero nada pasa.
Mientras no se aplique todo el rigor de la ley (cárcel) y quitar a los corruptos gobernadores
del PRI, funcionarios del gabinete, ex gobernadores (como los hermanos Moreira Valdés),
lo robado, lo defraudado, el saqueo a las arcas públicas para construirse residencias (Casa
Blanca) Malinalco, Ixtapan de la Sal, Lomas de Chapultepec, ranchos, etc. Meade no podrá
conseguir más votos –sólo los de sus incondicionales- porque la gente perdió la confianza
en el gobierno cómplice y complaciente, que por fortuna ya se va.
Y… esto no sucederá en los próximos 60 días de campañas antes del 1 de julio, por lo que
en su desesperación candidato, partido y sistema ven cómo se aleja la posibilidad de
conservar el gobierno, al grado de ver dos posibilidades –no para ganar-, sino para impedir
que López Obrador llegue a Los Pinos: primera, sustituir a Meade (por causas de fuerza
mayor: salud, accidente, imposibilidad intelectual, etc.). Segunda, declinar en favor de
Ricardo Anaya Cortés, con lo que se juntarían, fíjese nada más, PRI, PAN, PRD, MC,
Verde y Panal, en contra “de ya saben quién”
No es descabellada la idea, porque la confabulación tiene un solo objetivo, no dejar pasar a
Andrés Manuel López Obrador, y para ello esta mescolanza inconcebible, cuenta para sus
fines con empresarios, el corporativismo (ADN del PRI) como sindicatos, centrales
campesinas, obreras, populares, el gobierno federal y de los estados en donde “los
muéganos” son gobierno.
Esta declinación en favor de Por México al Frente, confirmaría, lo que es del dominio
público, la alianza (no escrita, ni oficial) sí visible del PRI y el PAN (PRIAN, nuevo
partido), al que se sumaría PRD –los rémoras no importan- para hacer frente común en
contra de Morena, en todo; especialmente en el Congreso. Pues de ganar el tabasqueño no
podría gobernar sin mayoría en ambas Cámaras.
Éste, que hasta ahora es sólo rumor, que nadie aclara, y al haber vacío de información se
llena con memes, whatsapp, rumores, corrillos, comentarios, charlas de café, etc. crece cada
vez, de ahí la arrogancia, soberbia de Ricardo Anaya, quien ya se siente triunfador y como
ha dicho en repetidas ocasiones: “esta batalla ya sólo es entre dos, ya saben quién y yo”
No es casual, entonces, que Meade mantenga y se aferre a su honroso 3er lugar en las
encuestas, en el debate, en el apoyo popular, pese a ser el aspirante que mayor presencia
tiene en los medios.
Ya sabe algo Anaya Cortés o están a punto de informar “los muéganos” a los mexicanos
que en efecto la lucha será entre dos contrincantes, argumentando una decisión
“democrática” y en bien del país.

Por ello no es casual que el Sistema y ciertos “periodistas” y medios de comunicación “a
modo”, insistan en identificar a López Obrador con el chavismo, madurismo, castrismo, al
que suman ahora al nicaragüense Daniel Ortega. Sólo chequen noticiarios nocturnos,
meridianos, matutinos y Diarios ampliamente conocidos e involucrados con el sistema,
como difunden información de Venezuela, Cuba, Nicaragua, con énfasis en
desestabilizaciones amparadas en manifestaciones, enfrentamientos, agresiones contra los
protestantes. Los afines están haciendo la tarea.
De aquí al 1 de julio las cosas no cambiarán, por el contrario, empeorarán. Los dados ya
están cargados, los manipuladores esperarán el 2º y 3er debate para encausar las baterías
otra vez, como lo concibió Alejandro Dumas, “todos contra uno y uno contra todos”
Una muestra del sucio papel que juegan el TEPJF y el INE en todo esto, es la reciente
autorización para que los candidatos “independientes” Margarita Zavala y Jaime Rodríguez
“El Bronco” puedan recibir más dinero privado para su campaña (faltan 60 días).
Inicialmente disponían de 42 millones de pesos cada uno (Margarita lo rechazó) Con la
modificación hecha por los “jueces” electorales, esta cifra aumentará hasta 422 millones de
pesos para cada uno, recursos, dice el INE, que deben ser sólo de personas físicas.
Para qué este incremento a candidatos perdedores, que no llegarán a la meta. Sencillo, serán
el cuerpo de infantería que a través de medios, publicidad, redes sociales, entrevistas “a
modo”, discursos y más, denostarán, criticarán, jugarán en favor de “los muéganos” para
tapar el paso a Andrés Manuel. No se entiende de otra manera esa desmedida autorización
de más dinero para los chiquitos.
Al tiempo. Las cosas quedarán más claras durante los dos debates que faltan.
El equipo de López Obrador ya debe estar trabajando para sortear esta andanada. Tendrá
que reaccionar y ser más proactivo que la primera vez.
Por todo lo anterior, queda absolutamente demostrado que en México no se respeta la
democracia. Que en cuestión de candidatos siempre se eligen a los peores. Que las
candidaturas independientes son una vacilada, una miseria. Que una vez más los partidos
políticos, las instancias electorales y el Sistema se mofan del ciudadano, dilapidan nuestros
recursos económicos “entre iguales” (corruptos).
Que a partidos, candidatos, autoridades electorales y gobierno, los mexicanos no les
interesamos; somos consumibles, somos importantes para sus fines políticos sólo en
periodo electoral; mendigan el voto… y una vez en el poder, les valemos madres.

*Miembro de la Academia Nacional de Periodistas de Radio y Televisión (ANPERT) y de
Comunicadores por la Unidad (CxU)

Deja un comentario