Blas A. Buendía 

A la distancia del tiempo y en el intercambio verbal de experiencias que aún tienen eco a más de ocho meses que englobó un ambiente de extraña zozobra, el doctor Miguel Arroyo Ramírez, Consejero de la Judicatura local, rememoró aquel infausto martes 19 de septiembre de 2017, cuando la Ciudad de México fue azotada por un sismo de 7.1 grados Richter, ocurrió exactamente a las 13:14:40, con epicentro latitud 18.40 norte, longitud 98.72 oeste, a una profundidad de 57 kilómetros, a 12 kilómetros al sureste de Axochiapan, Morelos, en el límite con el estado de Puebla.

¡Qué gran ironía!, es decir,  en el temblor de ese 19 de septiembre de 2017, la monumental Bandera de México ondeaba a media asta en la Plaza de la Constitución, por la conmemoración de un acontecimiento similar 32 años atrás, pareciendo una mala broma del destino. 32 años de distancia, de 1985 a 2017.

En ocasión a la entrega de la Medalla al Mérito en Protección Civil por parte de la VII Asamblea Legislativa, la resonancia de aquella reminiscencia, millones de conciudadanos recuerdan infinidad de imágenes del pasado que se hicieron presenten en la memoria de aquella otra mañana fatídica del jueves 19 de septiembre de 1985.

Si bien se advierte que “lo que sobrevive de una cosa, sirve para recordarla por toda la vida”, el recinto legislativo de la Ciudad de México, como derivación de sus protocolos parlamentarios, montó un escenario de remembranzas donde las voces de estudiosos del derecho hicieron repercusión referente al tema de protección civil.

En representación del Magistrado Presidente del Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México, el mexiquense Álvaro Augusto Pérez Juárez, el doctor en derecho Miguel Arroyo Ramírez pronunció un discurso que se suscribe para la historia del Poder Legislativo en la capital de la República.

EL C. DR. MIGUEL ARROYO RAMIREZ.- Con su venia diputado Presidente

Honorable Asamblea Legislativa

Apreciable concurrencia

Amigas y amigos todos

Es un honor recibir este reconocimiento en representación del Tribunal Superior de Justicia, del Consejo de la Judicatura de esta Ciudad y del Magistrado Presidente Álvaro Augusto Pérez Juárez.

Aquella infausta mañana del 19 de septiembre en los recintos del Tribunal Superior de Justicia y del Consejo de la Judicatura teníamos aproximadamente 60 mil usuarios que concurrían a hacer sus diversos trámites, más los 11 mil 500 aproximadamente compañeros trabajadores del Tribunal y del Consejo de la Judicatura.

Se logró el desalojo de todos y cada uno de los concurrentes sin tener lesionado alguno que lamentar. Eso fue sin duda alguna gracias al trabajo de protección civil.

El Tribunal Superior de Justicia y el Consejo de la Judicatura reconoce y aprecia la importante labor de esta Asamblea Legislativa, de las señoras y de los señores diputados que en apoyo de la protección civil han realizado y gracias a la cual los ciudadanos, las ciudadanas y los ciudadanos de esta gran urbe podemos sentirnos en un ambiente que nos permite laborar con la confianza de que la protección civil se encuentra presente en todos y cada uno de nuestros espacios públicos y privados.

Para la Casa de Justicia de la Ciudad de México es un alto honor ser merecedora de la importante distinción de la Medalla al Mérito a la Protección Civil otorgada por esta honorable Asamblea Legislativa de la Ciudad, así como para participar en esta Sesión Solemne.

El artista de la literatura latinoamericana Eduardo Galeano, considera que mucha gente pequeña en lugares pequeños haciendo algunas cosas pueden cambiar al mundo.

En este sentido la protección civil hace cosas pequeñas de la mano de todos con el objetivo de salvaguardar la integridad física, interiorizar y perfeccionar los protocolos de actuación que permiten salvar la integridad personal y la vida en contingencia mayores. Nuestra Ciudad da fiel testimonio de ello.

Un profundo reconocimiento a la solidaridad comprometida de la sociedad, así como a los galardonados en esta sesión, al Heroico Cuerpo de Bomberos de la Ciudad de México, al maestro en filosofía Ángel Luna Pacheco, al Contralor de Tránsito Aéreo, Carlos Miguel Sáenz Luna, al licenciado Hugo Hernández Bocanegra y al ingeniero Alfredo Alanís Alcántara. Nuestro aprecio y reconocimiento a todos ellos.

De igual forma nos sumamos al actuar responsable de los servidores públicos para dar una respuesta humanitaria ante las emergencias y catástrofes que pueden trastocar nuestra vida.

Actualmente a nivel global la protección civil es una estrategia fundamental que brinda medios para responder asertivamente ante desastres naturales y afectaciones, así como medidas de resiliencia para superar estas circunstancias traumáticas.

En la gran casa de la justicia de esta ciudad tenemos un compromiso permanente y prioritario con todas las personas y por tanto con la protección civil en su sentido más amplio.

En 2017 decíamos, ante la difícil situación de los recientes sismos que fueron una dura prueba para la sociedad popular, para la solidaridad popular, la inteligencia colectiva reaccionó de manera ejemplar. Nuestro más profundo reconocimiento a la solidaridad comprometida de nuestra sociedad y al actuar responsable de los servidores públicos para dar una respuesta humanitaria ante las emergencias y catástrofes que pueden trastocar nuestras vidas, así como nuestro personal judicial y administrativo por su compromiso, eficacia y entrega en el cumplimiento de su deber y al público que recibe nuestros servicios, le agradecemos su apoyo y comprensión en todo momento.

Cabe destacar que si bien hubo algunos daños en diversos inmuebles del Tribunal, en todo momento se dio cabal cumplimiento a los plazos constitucionales, propios de la materia penal.

La respuesta del Tribunal Superior de Justicia ante los daños y efectos perniciosos de los sismos, tuvo como primer objetivo proteger la vida de quienes laboran en este Tribunal y en el Consejo de la Judicatura de la Ciudad de México, así como de quienes son usuarios de los servicios que prestamos.

Ante la adversidad que representaron los mencionados sismos nos dimos a la tarea de garantizar la continuidad y seguridad de los servicios de impartición de justicia.

Sobresale la sensibilización sobre el alcance trascendental de brindar la información precisa, empleando las herramientas culturales y tecnológicas adecuadas para estar mejor preparados ante cualquier eventualidad. Esto nos permite tener mayor confianza y actuar mejor.

En el área de innovación tecnológica, hemos desarrollado la herramienta digital llamada Programa Interno de Protección Civil Virtual, la cual puede ser consultada en nuestro portal institucional.

En el tema de la capacitación, desde el 2012 contamos con una ruta de protección civil que unifica los conocimientos de nuestros brigadistas en los inmuebles del Tribunal. Cabe mencionar que estos dos programas se encuentran previstos en la Ley General de Protección Civil, logrando incorporar la gestión integral de riesgos para atender una emergencia a nivel institucional.

También se ha estructurado un puesto de mando para actuar ante una contingencia de manera eficiente y se realizan simulacros semanales. Consideramos que adoptar estas medidas es toral para estar preparados.

En cada uno de nuestros inmuebles, se cuenta con el 20 por ciento de los trabajadores integrados a comités internos que concatenados a los programas institucionales que han sido autorizados, permiten impulsar la cultura en la materia de protección civil de acuerdo con el reglamento correspondiente.

Estas estrategias se han compartido en dos seminarios con los responsables de los tribunales superiores de justicia de la República Mexicana. Consideramos que el intercambio de ideas y estrategias es fundamental para la coordinación en materia de protección civil.

Agradezco muy cumplidamente a la Comisión de Protección Civil y a su Presidenta, la diputada Janet Hernández Sotelo, el haber laborado incansablemente en la materia en bien de nuestra ciudad.

En consecuencia, el órgano de protección civil del Tribunal Superior de Justicia y del Consejo de la Judicatura se ha desempeñado ejemplarmente con vocación comprometida en beneficio de la ciudadanía, pero igualmente importante es reconocer el apoyo solidario de las Magistradas y los Magistrados, Juezas y Jueces de nuestro Tribunal y del Consejo de la Judicatura y de todo el personal que labora en el Tribunal y en el Consejo de la Judicatura de la Ciudad de México.

Agradecemos con profundo énfasis a la Asamblea Legislativa, a las señoras y señores diputados, la decisión de considerar las acciones mencionadas dignas de representar la Medalla al Mérito de Protección Civil. Reconocemos de nuevo la labor que esta honorable Asamblea ha desarrollado en la materia incansable y ejemplarmente.

Nos honra recibir esta distinción con ciudadanas y ciudadanos ejemplares para alertar y proteger a la población en las eventualidades que todos deseamos nunca más se vuelvan a presentar.

Recibir esta significativa y valiosa condecoración fortalece nuestra vocación, convicción y responsabilidad para hacer de nuestra ciudad y de México siempre grandes. Muchas gracias. blasalejo@yahoo.com

 

Deja un comentario