¡A la usanza Charra!

Pedro Pallares Guerrero

Amigo lector, de nuevo estamos entre líneas, y estarás de acuerdo conmigo que no podemos hablar de cultura sin mencionar dentro de este rubro a los museos, pero ¿sabes lo que significa la palabra “Cultura”? pues proviene del latín Cultus” y hace referencia al cultivo del espíritu humano y de las facultades intelectuales del hombre, esta definición ha ido evolucionando desde el periodo de la ilustración hasta nuestros días y varía dependiendo de la sociedad yendo de la mano con el progreso, por ello la preservación de las tradiciones es una labor primordial de estos recintos.

La Charrería por ser parte de la cultura mexicana, donde se encierran más de 500 años de historia tiene su propio museo, ubicado en la Colonia Centro, para ser más precisos en la calle de Isabel la Católica No. 108 esquina con Izazaga, este museo donde también se encuentran las oficinas de la “Federación Mexicana de Charrería” (FMCH) alberga un sinfín de artículos invaluables, así que deja te cuento la historia de este inmueble, que ha tenido diversos usos.

Aquí haré una pausa cultural (valga la redundancia) para aclarar un punto donde muchas gente se confunde, los monasterios fueron construidos únicamente para ser habitados por los frailes, hombres religiosos y que pertenecen a alguna orden, tales como los Jesuitas, Franciscanos, Dominicos entre otros, y los conventos son exclusivamente para las mujeres religiosas aunque en la actualidad se ha utilizado este ultimo termino para referirse a un lugar religioso. Regresando al tema, lo que hoy está en pie, es lo que queda de un monasterio y fundado el en siglo XVI por Diego Jiménez y Fernando Moreno, frailes pertenecientes a los benedictinos, orden que se destacó en la Nueva España por dar atención especial a los pobres y enfermos, dando ropa, comida y algunos medicamentos de forma gratuita.

Como todo templo religioso, este monasterio está dedicado a la virgen Negra, la patrona de Cataluña y que fue traída precisamente del templo de Montserrat en España, el cual es un lugar emblemático y una parada obligatoria para el peregrinaje de los creyentes y turistas que visitan esa región. La imagen de la Virgen está cubierta con 3 velos que solo se remueven los días de fiestas y tras dichos velos la imagen de la Virgen es vestida por lustrosos trajes y piedras preciosas; Poco después de la construcción del monasterio, se desató una epidemia de viruela y el recinto religioso se convirtió en hospital para atender a todos los naturales enfermos, también llegó a ser habitado por monjes de san jerónimo, quienes se dedicaban a la educación religiosa de jóvenes y a la copia de manuscritos, el tiempo transcurrió y llegó a estar habitado por solo 6 frailes.

Pero no solo fue monasterio y hospital, con el pasar de los años fungió como “cuartel militar”, “el museo de aeronáutica”, “archivo” entre muchos otros usos. La documentación que existe sobre el inmueble data del año de 1821 a 1930 pero es muy escaza, aunado a ello existen algunas fotos indicando que la fachada original fue demolida para la ampliación de la calle de Izazaga; dentro de los documentos encontrados se tipifica que en 1931 fue declarado monumento colonial; pero se decidió cerrarlo al culto debido a los conflictos religiosos de esa década, la famosa guerra cristera durante el gobierno de Plutarco Elías Calles. 

También existe el rumor que dentro de la década de los 30’s se utilizó como cuartel y luego como sede de la “Federación Socialista de Trabajadores” que basados en ideas “Marxistas” buscaban la igualdad entre la clase obrera mexicana, después de esto fue utilizado como vivienda y no se tiene el dato preciso de cuando fueron desalojados los inquilinos, posteriormente fue cedido a diversas organizaciones sin fines de lucro pero nunca fue ocupado, y cuando la Federación Mexicana de Charrería tomó posesión del lugar en el año de 1970 este se encontraba completamente abandonado y parcialmente destruido.

La entrada al museo es gratuita y el recorrido es otorgado por Don Guillermo Hernández Morones Charro con gran trayectoria el cual conoce el origen de todos los artículos que ahí se exhiben, por mencionarte algunos está una montura de Vicente Fernández, la Montura de Maximiliano I de México y un traje de Jorge Negrete; Actualmente el museo se encuentra en remodelación pero esperemos que el consejo directivo de la Federación Mexicana de Charrería encabezado en el presente por el Ing. Leonardo Dávila Salinas regale un buen sabor en la reinauguración de este emblemático recinto del Deporte Nacional.

Espero amigo lector haberte ampliado y creado la curiosidad sobre este inmueble que dentro de sus muros guarda con celoso cuidado los secretos más importantes de Nuestro Patrimonio Cultural e inmaterial de la humanidad… La Charrería!! En la próxima nota, te traeré más datos curiosos sobre nuestro deporte Nacional, No te la Pierdas! Comentarios y dudas al respecto sobre esta columna a través de mi página de facebook A la Usanza Charra o más personal al correo alausanzacharra@gmail.com.

Deja un comentario