FUL Carlos Chimal

Pachuca de Soto, Hgo.- Cuando un literato se adiestra, entrena, prepara o ilustra respecto al método científico y sus objetos material y formal de estudio, algo sucede en su cabeza; algo se ordena, se secuencia, se alista o dispone para entender ciertas claves de las leyes del universo. Eso le pasó a Carlos Chimal, el más emblemático de los periodistas científicos, quien llegó a la Feria Universitaria del Libro 2015 con su volumen de ensayos titulado “Tras las huellas de la ciencia”, aparecido en librerías apenas este pasado abril, bajo el sello de Tusquets Editores.

En esta 28 edición de la Feria Universitaria del Libro, Carlos Chimal presenta su libro en el cual conjunta trabajos realizados a lo largo de 20 años y lo hace como una especie de diario de viaje o bitácora de navío, con textos que pretenden dilucidar los quehaceres de grandes científicos, algunos premios Nobel —de quienes goza de su amistad—, además de atestiguar las grandes revoluciones científicas y tecnológicas que al autor tocó presenciar muy de cerca: cambios de la biología celular a biología molecular; el nacimiento de la Internet; la génesis de la ingeniería genética; grandes descubrimientos astrofísicos, etcétera.

Dado que en su no muy lejana juventud Carlos Chimal —nació el 13 de abril de 1954— estudió Química y al mismo tiempo Letras en la UNAM, como científico también lo guío el impulso irrefrenable por escribir metódicamente lo que ocurría en el mundo de la ciencia y el arte, y así llevar un registro testimonial de sus saberes y experiencias, de tal modo que con depurada prosa se dio a la tarea de desentrañar los misterios de la ciencia y de las artes a través de su pluma, labor en la que ya lleva casi cuatro décadas.
Para cimentar su inusual formación y desarrollo académicos, además, Carlos Chimal fue becario del Instituto Nacional de Bellas Artes, bajo la tutoría de Augusto Monterroso; cumplió una estancia en la Universidad de Cambridge como escritor científico, bajo los auspicios del Consejo Británico y fue becario de la Hawthornden para novela y del CNCA/Canal 22/Fundación MacArthur/ILCE para la producción de programas en la televisión cultural. Asimismo forma parte del Sistema Nacional de Creadores de Arte.

“Tras las huellas de la ciencia”, es una compilación que también contiene crónicas sobre la experiencia de Chimal como observador de las estrellas y las galaxias, básicamente en las Islas Canarias: “Las Canarias es un lugar muy especial, incluso para hacer literatura; Saramago pasó por ahí y muchos escritores van ahí a hacer literatura. Contiene, además, el mayor grupo de observatorios de países del Norte, cada país tiene un telescopio; España pone el cielo y suelo y los países, su telescopio; además los operadores de éstos son muy lectores, se pasan la noche en vela y están muy atentos a los fenómenos del cielo; es gente muy amigable y este libro recoge esas experiencias”, prosigue el ensayista y observador astronómico.

Deja un comentario