Teotihuacán, Méx.- Como cada cuatro años, la Zona Arqueológica de Teotihuacán recibió la Ceremonia del Encendido del Fuego Nuevo de los Juegos Centroamericanos y del Caribe, que este año se realizará en Barranquilla, Colombia, en su edición XXIII.

El evento comenzó con el desfile de las 36 banderas de los países que se darán cita en la justa centroamericana, y que participarán en 47 deportes a lo largo de dos semanas.

En el marco de esta Ceremonia destacó la participación del Coro de conjuntos corales del Conservatorio Nacional de Música, con la magistral ejecución al piano del Maestro Crisóstomo Aquino Nahúm, dirigiendo el Himno Nacional Mexicano; el de Colombia y el de los Juegos Centroamericanos y del Caribe, Coro que también en el cierre del evento interpretó “La Bikina”

En un ambiente de cultura y tradición, en la Calzada de los Muertos y de fondo las Pirámides del Sol y la Luna, se encendió el fuego nuevo a través una ceremonia prehispánica, en la que grupos de danza dieron muestra del bagaje histórico de la región.

La llama viajará a la sede de la justa, la cual será inaugurada el 19 de julio y concluirá el 3 de agosto, en la ciudad colombiana de Barranquilla, donde estarán compitiendo 5 mil 500 deportistas.

 

En el evento estuvieron presentes autoridades deportivas de la entidad y del país, así como Carlos Padilla Becerra, Presidente del Comité Olímpico Mexicano, y Steve Stoute, Presidente de la Organización Deportiva Centroamericana y del Caribe.

Durante el evento, Padilla Becerra señaló que los Juegos Centroamericanos y del Caribe es la justa regional deportiva más antigua a nivel internacional, desde México 1926, la cual ha hermanado a los países que la integran y que fue concebida antes que hubiera una unión económica y que marca el inicio de un ciclo olímpico en la región de Centroamérica y del Caribe que es una comunidad con identidad, capacidades y grandes logros, “Por el deporte nos descubrimos encontramos nuestros lazos y relaciones, nuestro destino y fuerza, desde este grandioso lugar Teotihuacán”

Explicó que se eligió la cuidad de Barranquilla por el gran impulso y desarrollo que ha tenido últimamente no solo en materia deportiva, sino de infraestructura. “Este fuego iluminará nuestra región de Centroamérica y el Caribe arribando al puerto de Barranquilla, donde durante 16 días, deportistas se encontrarán para competir, triunfar y para hermanarse”.

En su oportunidad, el presidente de la Odecabe, Steve Soute dijo que la flama representa nuestra pasión por el deporte y el fuego viajará hasta Colombia para crear conciencia sobre la pertenencia de los juegos y el punto culminante será la llegada al estadio metropolitano Roberto Meléndez en Barranquilla, Colombia, el próximo 19 de julio.

 

Por su parte, Manuel Noguera director del comité organizador agradeció a las autoridades mexicanas su apoyo para la sede de los juegos y aseguró que Barranquilla mostrará la gran transformación que ha tenido en los últimos 10 años, convirtiéndose en la ciudad más dinámica económica y social de Colombia. “Queremos que todos vayan y gocen en un pueblo fundado por inmigrantes, donde siempre se recibe calidamente a los visitantes. Queremos que sean los mejores juegos de la historia”.

Se prevé que el fuego centrocaribeño arribe a San Andrés el 3 de julio, a Bogotá el 4, Cali el día 5, Cartagena el 6 para arribar a Barranquilla el 7 de julio, en donde lo esperará el alcalde Alejandro Char y continuará su recorrido por los diversos municipios y culminar el 18 de julio y se encienda el pebetero justamente en la inauguración el próximo 19 de julio.

Deja un comentario