Miguel Ángel Casique Olivos

Chimalhuacán: de ciudad perdida a municipio modelo; escribir la historia cuesta, pero hacerla, cuesta más.

Según el INEGI, hasta mayo del 2017, México cuenta con 2 mil 446 municipios y 16 alcaldías en la CDMX, éstas últimas antes delegaciones políticas de la capital. De acuerdo a esos mismos datos, los cinco estados que más municipios tienen son Oaxaca, con 570; Puebla, con 217; Jalisco y el Estado de México con 125 cada uno y Chiapas con 124. Chimalhuacán es uno de los 125 del Estado de México, ubicado en el Oriente del Estado de México y con cerca de 1 millón de habitantes, dado el incremento población en los últimos años, su historia de lucha contra la pobreza y el cacicazgo político ya está escrita como un ejemplo nacional.

Andando por el oriente mexiquense, una de las zonas que sin duda le garantizará un número elevado de votos al candidato de la Coalición Todos por México, José Antonio Meade, ayer se presentó en el Teatro Acolmixtli Nezahualcóyotl, en la cabecera municipal, el más reciente libro del escritor y periodista Alejandro Envila Fisher: “Chimalhuacán: de ciudad perdida a municipio modelo.” Ante unas 2 mil personas, cuatro comentaristas y la presencia del editor Miguel Ángel Porrúa, permitieron a este exponente de la industria editorial mexicana afirmar que en Chimalhuacán hay un crecimiento económico con desarrollo.

La importancia de este libro es clave para entender lo que ocurrido en ese municipio y lo que sigue o seguirá pasando; en seis palabras, del título de esta publicación, se resume la historia del municipio; un lugar que ha pasado de ser un cinturón de miseria antes del año 2000 a un modelo de desarrollo nacional. Son 18 años de gobiernos antorchistas que han encabezado esta titánica labor bajo el proyecto liderado por Jesús Tolentino Román Bojórquez, Telésforo García Carreón, Marco Antonio Lázaro Cano, Miguel Ángel Casique Pérez y Rosalba Pineda.

Llama la atención el capítulo octavo, titulado “Gobierno bien calificado y ciudad habitable”. Es este se recogen datos de investigaciones de casas encuestadoras como “Gabinete de Comunicación Estratégica” y su estudio de opinión “Los Municipios Mejor Evaluados”; ahí se afirma que Chimalhuacán ya no aparecía en los últimos lugares de marginación, sino dentro de los primeros lugares de desarrollo. Con esta documentación, se sustenta, no se afirma sobre el avance que ha tenido la localidad de más de medio millón de habitantes.

Aquí el comentarista y escultor nativo de Chimalhuacán, Gustavo Nequiz, fue claro al enumerar algunos de los grandes logros: Dos teatros y un Auditorio con tecnología de punta, un museo que habla de la historia del municipio, 8 Universidades ¡Sí, lector, ochooo universidades!, Alberca Olímpica y dos Simi olímpicas, hospitales y clínicas, y recientemente un planetario, que de su tipo sólo existen unos dos o tres en la Ciudad de México y, en la entrada una monumental escultura, la del “El Guerrero Chimalli” del tamaño de la estatua de La Libertad y que en la avenida que corre a su lados, circula el Mexibús que ahora permite a los chimalhuacanos trasladarse en 35 minutos hasta Pantitlán, cuando antes se hacían una hora y media. ¡Grandioso! ¿No? Qué municipio no quisiera ser como el que comentamos.

El Doctor en Economía Abel Pérez Zamorano, otro de los comentadores del libro, valoró la publicación como un trabajo importante para que la juventud conozca sus raíces, sólo así podrá dimensionar la obra gigantesca que se ha hecho; además, Pérez Zamorano, uno de los intelectuales más preparados de México, señaló que la verdadera investigación sustenta con evidencias lo que se afirma, y lo que se dice de Chimalhuacán se verificó y comprobó.

Se comentó que la obra contiene horas de trabajo del autor; pero más allá de eso contiene miles de horas de trabajo colectivo, social; en el libro de Alejandro Envila se sintetizan y condensan horas de trabajo, esfuerzos y desvelos de quienes han podido construir el Nuevo Chimalhuacán. “Escribir la historia cuesta, pero hacerla, cuesta más”, y es que el esfuerzo titánico para transformar ese pueblo en una ciudad modelo es un trabajo condensado de los líderes sociales que han dedicado su vida a trabajar por el pueblo; un trabajo noble y humanista que debe considerarse como un modelo nacional e incluso internacional.

Con este libro, pero sobre todo con lo que se ha hecho en 18 años, Chimalhuacán se convirtió ya en la Atenas del Oriente del Estado de México; es ya una muestra de lo que se puede hacer cuando hay intención de cambiar las cosas; es un llamado al mexicano para decirle: “Anímate que sí se puede. El cambio sí es posible y la evidencia la tenemos aquí”, dijo Pérez Zamorano. Y la realidad, para el que la quiera ver, ahí está.

Hizo lo propio nuestro estimado colega, el periodista Federico La Mont Campos, quien, fiel a su oficio, recordó lo trágico que fue el inicio de estos cambios, empezando por el control caciquil que mantenía La Loba, solapada por los poderes estatales de aquel entonces, con el gobierno de Arturo Montiel, de quien, se asegura, contaba con información sobre lo que pasaría y lo que estaba en juego con la posibilidad de evitarlo.

El objetivo desde Toluca era claro, mantener a la Loba en el control político, que décadas antes había asegurado la circulación de grandes recursos, y por otro lado sabotear la campaña del entonces candidato Francisco Labastida. “Antes del año 2000, en Chimalhuacán reinaba el terror, hoy es diferente” expresó el también columnista.

El Secretario de la Corte Internacional del Medio Ambiente, Ramón Ojeda Mestre, recordó que Chimalhuacán fue de los municipios más olvidados, por eso celebraba el nuevo libro de política ante sus manos, ya que por su contenido, el dolor, la lucha, la sangre y la pobreza lo convertían en un “libro bofetada”, como él mismo calificó. Invitó a los asistentes a leerlo, “alguien que no lee no entiende y el que no entiende no puede hacer nada con su vida”; dando las felicitaciones también a la casa editorial Miguel Ángel Porrúa y para los chimalhuacanos.

El autor, Alejandro Envila agradeció a los chimalhaucanos que le dieron la oportunidad de escribir estos dos grandes reportajes: habló de su primer trabajo “El Imperio de la Loba”, publicado en 2001 y “Chimalhuacán: de ciudad perdida a municipio modelo”. Hoy la vida aquí ha cambiado totalmente y este modelo de desarrollo está por arriba de casi todas las capitales del país, dos o tres están por arriba en desarrollo de Chimalhuacán, el resto está a años luz de lo alcanzado en la demarcación que gobierna el antorchismo desde el año 2000.

El municipio está bien evaluado y lo calificaron sus propios habitantes. Chimalhuacán, es además de municipio modelo, una historia de éxito que hay que contar. En eso fue secundado por Ojeda Mestre, hay que hacer la tarea: “le contaré a mi familia que estuve en Chimalhuacán”; “Los libros son la Antorcha de la cultura que otorga una generación a otra…Chimalhuacán es, ya, la envidia de otros estados de nuestro país, como el de BCS en donde yo vivo”.

Pero Chimalhuacán, caro lector de Esténtor, no es un proyecto aislado, forma parte de un gran proyecto de nación que viene preparando ya una organización que en esta elección reuniría al menos 4 millones de votos, claves para definir al próximo presidente del país. En muy poco tiempo tendrá la posibilidad de que los modelos de municipio, -Huitzilan de Serdán, Tecomatlán, Ixtapaluca y ahora Chimalhuacán-, sean replicados en todo el país. Esa organización, con ese gran proyecto se llama Movimiento Antorchista y es liderada por Aquiles Córdova Morán, cuya cólera, -como Aquiles, el de los pies ligeros, en la visión mitológica-, ahora es contra la pobreza y contra el modelo neoliberal que mantiene en la miseria a más 100 millones de mexicanos. Con este nuevo libro, la historia del desarrollo de los pueblos continua la gigantesca tarea de seguir comunicándole a los mexicanos que Antorcha comenzó a escribir una ruta de progreso, y la inició hace 44 años. Sólo es cuestión de tiempo.

El clímax no político…

Del Estado de México con 125 municipios nos vamos a Jalisco que tiene el mismo número de ellos, pero ahí, nos comentan, su gobierno no cumple compromisos pactados; por eso este lunes 25 de junio, miles de tapatíos, saldrán a las calles para pedir la intervención directa del mandatario estatal, Aristóteles Sandoval Díaz.

Y es que a pesar de la disposición al diálogo que ha demostrado la población, en las filas del antorchismo local, el Gobierno Estatal no ha dado cumplimiento a los compromisos pactados en materia de educación, salud, vivienda, servicios básicos, cultura, apoyos al campo, entre otros.

El líder social, Eduardo Campos, convocó a sus seguidores a que el próximo lunes, tras la resaca del partido de México-Corea del Sur, del sábado 23, se realice una protesta y denuncie públicamente al Secretario General de Gobierno, Roberto López Lara, como mentiroso una vez que no cumple compromisos contraídos con la población que necesita obras y servicios. Por el momento, querido lector, es todo.

Deja un comentario