1. PAUL KRUGMAN,

PREMIO NOBEL DE ECONOMÍA 2008:

 +Actuar es fácil, pensar es difícil; actuar según se piensa, es peor. Goethe

 

La gran frustración mexicana de los años setentas en adelante ha sido que el neoliberalismo sustituyera al populismo, pero que el resultado no eliminara al despojo, sino que solo cambiara el saqueo de la mano populista a la neoliberal…

Le digo esto porque hay un candidato presidencial absolutamente sui generis en la campaña mexicana actual. Se llama José Antonio Meade Kuribreña -si lo conoce ya, le ruego fingir demencia, doctor, por solo dos escasos minutos, gracias…-; un   economista y abogado con un currículo académico deslumbrante, como también se volvió su currículo de servidor público del Estado mexicano. De 1991 a 2011 ocupó nueve cargos federales; fue desde analista de planeación en la Comisión Nacional de Seguros y Fianzas hasta subsecretario de Hacienda en la SHCP, en 2011 y ya solo pudo ser nombrado, pero por cinco veces consecutivas, secretario de Estado de dos administraciones federales de diversa línea políticopartidista,  sin haber militado en ninguno de nuestros decepcionantes partidos, y ya solo fue posible que el PRI lo considerara el primer ciudadano con las condiciones necesarias para alcanzar, con apoyo partidista,  la candidatura a la presidencial.

Pero hay dos elementos con figura de prietitos en el arroz en el plano profesional de José Antonio Meade Kuribreña:

-Es neoliberal;

-No se le identifica como corrupto…

¿El primero de estos prietitos valdría para confiscarle la candidatura presidencial, con los antecedentes que tenemos sobre la clase de beneficios que México, ha recibido de esa corriente económica? Miguel de la Madrid Hurtado y Carlos Salinas de Gortari introdujeron el neoliberalismo a México fueron, pero ninguno de ellos lo era. Ernesto Zedillo lo fue más, aun diciéndose liberal a secas y pese a sus errores, sacó adelante al desastrado país, operándolo  con criterios neoliberales y ahora tenemos como abanderado priista para la elección presidencial al neoliberal José Antonio Meade Kuribreña… ¿Qué puede decirse de él?:

Bueno, pues que se pasó dos décadas de su vida aprendiendo cómo, para qué, desde dónde, hasta dónde llegan las redes y las cuerdas del servicio público federal y sus vinculaciones con los servicios públicos  de cada entidad federativa y de cualquier línea partidista. Meade ató muchas de ellas entre los tres órdenes de gobierno y  enseñó muchos a hacerlo y es válido decir que mientras muchos jóvenes mexicanos pintaban letreros en bardas y/o realizaban otras labores eminentemente partidistas, Meade andaba entre pisaba surcos, piedras, baldosas y pavimentos  en ejidos, pequeñas propiedades y zonas ganaderas, forestales, mineras, turísticas, marítimas y desérticas y urbanas, poniendo a prueba las enseñanzas que le dieron varias de las más connotadas universidades estadunidenses donde estudió.

Pero los priistas actuales no pueden, hasta la fecha, desarrollar y apoyar la imagen y la tarea ya desarrollada por este mexicano y a su tarea de empujar créditos, empresas, sistemas de administración agroindustrial y hasta el montaje en México de grandes plantas de empresas transnacionales para que algún día podamos mirar al México que quisiéramos tener y pensamos con pasión. No me interesa quedar bien con ningún político en busca de un hueso; le hablo, doctor Krugman del México pelón, cochino, holgazán, marrullero y hasta asesino feroz de gente -sobre todo jóvenes…- que de mil amores aceptarían ser convertidos en otros Joseluises Meade que no buscan que les den, sino que les pongan dónde…

Así las cosas, la campaña de Meade Kuribreña se ha ido estrechando en objetivos cumplidos y se le culpa a él por su inexperiencia en campañas electorales, como si el peso fundamental de la crisis no proviniera de toda la corrupción y toda impunidad que ha corrido por las venas priistas, hasta la actualidad. Quizás, incluso, ya hasta se fue ya la posibilidad de curar algunas de esas heridas; pero también puede existir una rendija por dónde entrar, directo a la mesa de trabajo, a soltar un golpe de timón con la integración de una Blitzkrieg con varios de sus mejores elementos, menos endoctrinados en el masiosarismo que todo lo frena si es bueno para México… y salven la necesidad de con quien realmente está entrenado para hacer funcionar a México de otra forma…

Y si sabe y conoce casi todo sobre la libertad de elegir, que fue la bandera de batalla de Milton Friedman, el padre del neoliberalismo, pues que lo pongan al frente y que comience a reunir a su alrededor a cuanto mexicano una su propio al de todo el resto para ponerse a cincelar ese país que -arriba se lo dije ya- tenemos ganas de ver, construir, disfrutar…    

Internet: Lmendivil2010@gmail.com

Facebook: Leopoldo Mendivil

Twitter: @Lmendivil2015

Blog: leopoldomendivil.com

Deja un comentario