La corrupcion morenista con desarrolladores inmobiliarios

Blas A. Buendía  

El diputado local Raúl Flores, del Partido de la Revolución Democrática en la Asamblea Legislativa, lamentó que el partido Morena haya expresado un rotundo NO hacia el Programa General de Desarrollo Urbano (PGDU) de la CDMX pero no haya estado presente durante los tres días en los que autoridades y vecinos de todas las delegaciones estuvieron trabajando para discutir su dictaminación, por lo que advirtió que la irresponsabilidad de los morenistas y su simplificación de la realidad deja de manifiesto que son un partido totalitario sin propuesta ni argumentos.

Pidió a los morenistas dejar de simular ante la opinión pública, pues mientras hoy simplemente dicen no al PGDU para supuestamente respaldar a un número importante vecinos, hace tan solo unos meses sus diputados en la Asamblea Constituyente se opusieron a permitir que la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México tuviera facultad para iniciar juicios de procedencia contra los servidores públicos que incurran en violaciones a los derechos de las personas por cometer irregularidades en materia de uso de suelo y desarrollo urbano.

“Lo que he vivido en todos estos años desde la época de los bandos es que los desarrolladores inmobiliarios han adquirido mucho poder, tanto que pudieron entrar a la Asamblea Constituyente bajo el signo de Morena y frenar una iniciativa tan valiosa como la de permitir a la CDHCDMX iniciar juicios de procedencia contra funcionarios corruptos. Aquí algunos diputados no dicen las cosas como son, no dicen que en el constituyente hubo ese atraco. Dicen no al PGDU pero en su momento omitieron muchas cosas.

“Los diputados de Morena engañan cínicamente a los vecinos diciendo que están haciendo una labor a su favor pero no la están haciendo ahora y no la hicieron en su momento desde el propio constituyente.

Nosotros propusimos que el ombudsman, el defensor del pueblo, pudiera tener dientes contra aquellos que cometen irregularidades en materia de desarrollo urbano, pero Morena y sus constituyentes inmobiliarios no lo permitieron”.

Durante su participación en la jornada de audiencias públicas para la dictaminación del PGDU, el también secretario de la Comisión de Desarrollo e Infraestructura Urbana de la ALDF, demandó a los representantes de las organizaciones vecinales y asociaciones civiles que se dieron cita en dicho esfuerzo conjunto evitar las posiciones que rechazan de maneja tajante dicho programa, pues dijo que esa postura sólo beneficiaría los intereses de los desarrolladores inmobiliarios a los que se dicen oponer pero que siempre han resultado ganadores ante la falta de certeza jurídica.

“Lo malo es que cuando algunos vecinos dicen un NO rotundo al PGDU, también atropellan las necesidades de grupos como los pueblos y barrios originarios. A esos vecinos les digo que hay que desconfiar de aquellos que dicen que todo está bien o que todo está mal, pues lo único que queda de manifiesto con esa política es una posición intolerante que impide establecer el diálogo constructivo en un área tan sensible como el desarrollo urbano de nuestra ciudad”.

El también vicecoordinador del GPPRD en la ALDF, recordó que a diferencia de la época en que Andrés Manuel López Obrador impuso el Bando 2 en varias delegaciones de la capital, que hoy tienen sobrepoblación por la edificación indiscriminada de conjuntos habitacionales (ocasionando problemas como falta de agua, saturación en la red de drenaje, congestionamiento vehicular y falta de espacios para estacionamiento), el actual gobierno ha abierto a la ciudadanía canales de comunicación como el CONDUSE para discutir a profundidad los elementos que se requieren y sacar adelante de manera conjunta el programa de desarrollo urbano que requieren las y los capitalinos.

“No recuerdo que cuando López Obrador aplicó el Bando 2 de manera unilateral y sin consulta de por medio se haya detenido a escuchar una sola vez a los vecinos o a los diputados de la ALDF. El tabasqueño dijo este es el Bando 2, se firma y se cumple, y ¿cuál fue el resultado? No logró más vivienda popular, sólo encareció el uso de suelo de las zonas céntricas de la ciudad y con ello él sí benefició a grandes desarrolladores inmobiliarios”.

Sobre los asentamientos humanos irregulares en suelos de conservación, Flores García señaló que la mayoría de quienes habitan dichas zonas son compradores de buena fe que han sido engañados por vivales que lucran con la necesidad de vivienda de la gente, por lo que recordó que él personalmente recurrió a la Secretaría del Medio Ambiente a pedir que se detuvieran los operativos policiacos para desalojarlos hasta que no hubiese certeza jurídica sobre su propiedad. Pero sí reiteró que en esas zonas los recursos ambientales deben tener una mínima cuantificación porque los asentamientos están afectando estos recursos y a la vez quienes ahí viven carecen de todos los servicios, cuando podría implementarse un plan de manejo con ecotécnias para que pudiesen desarrollar sus actividades ecológicamente y sin dañar al medio ambiente”.

Al manifestarse por un Programa Genera de Desarrollo Urbano que beneficie a todos los vecinos pero que al mismo tiempo propicie la inversión e inhiba la corrupción, el también presidente del PRD en la CDMX puntualizó estar a favor de que con el PGDU se haga vivienda de calidad de corte social y popular para las y los habitantes de la Ciudad, que baje el costo del uso suelo y que los trabajadores que prácticamente fueron expulsados por no tener un lugar donde vivir en la ciudad no tengan que invertir tres horas en traslados para venir a trabajar a la capital de la República, que es donde deberían vivir dignamente. blasalejo@yahoo.com

Deja un comentario