Jose Antonio Garcia Diaz

¿La empresa o el empleado?

[La “Opinión Pública” (hoy) no es pública porque no habla de las instituciones ni del federalismo para mejorarlas, habla de las “personas” que las “representan”, a final de cuentas personas, como un acto más de proselitismo. Además, excluyen a la mayoría de la gente que allí trabaja,labora o requiere de un servicio (Servicio Público).]

¿Por qué les aplauden?

Siempre que alguien renuncia, les aplauden como si fuera un logro. Después de la visita de Trump y del Cuarto Informe de Gobierno por parte de la administración federal actual, llegó la renuncia de Luis Videgaray como secretario de Hacienda y Crédito Público. En su lugar José Antonio Meade, tomó las riendas de las finanzas y dejó la Secretaría de Desarrollo Social. En el mismo sentido el dólar golpea la economía mexicana -principalmente con las exportaciones y la mayoría de los productos consumidos en la Ciudad de México- y ahora se encuentra en 19.40 pesos. Un máximo histórico en contra del bolsillo de las familias y de las microempresas mexicanas.

Lo que no se entiende es como después de esta debacle económica y social en el país, aún hay personas aplaudiendo una renuncia. En México se vive una crisis de instituciones desde su imagen pública. Lo excluido por la mayoría de la “opinión pública” ante el pésimo trabajo estructural es la falta de valor para realizar un despido y no sólo aceptar una “renuncia”.

Lo “malo” es que con la “renuncia” la empresa queda en “duda” a diferencia del efecto y la razón de un despido porque de esa manera se sabe que el empleado no cumplió con su trabajo.

Entonces ¿quién la “regó”? ¿Fue la empresa o el empleado?

El teatro de Arne

Otra de las reacciones más críticas y criticables después de la visita de Donald Trump a México fue la del “ex funcionario público” de la Delegación Miguel Hidalgo, Arne Aus den Ruthen, quién intentó quitar unas vallas que protegían la embajada de Estados Unidos de las últimas marchas en la Ciudad de México.

En un video que el “ex funcionario” transmitió en vivo se ve como gente con casacas verdes y algunas escaleras, así como pinzas para cortar candados intentan retirar las vallas porque “es un muro de Estados Unidos dentro de la Ciudad de México, que permitió el Gobierno de la Ciudad de México”, según dijo el “ex City Manager”.

Sin embargo, analizando el video se aprecia que las tomas grabadas con un dispositivo móvil nunca reflejan el contexto total y se interrumpe continuamente. Nunca se ven los más de cien activistas confirmados, según Arne Aus den Ruthen, nunca se ve una verdadera agresión por parte de los policías de la Ciudad de México, según Arne Aus den Ruthen y, sobre todo, nunca se detiene al ex funcionario de la delegación Miguel Hidalgo, sólo a dos o tres personas que iban con él.

Por otro lado, Arne Aus den Ruthen no tiene la autoridad para realizar ese tipo de “operativos” “públicos”, además de convocar gente para que sea detenida. También se logra apreciar que quien va en la camioneta, remolcada por estar mal estacionada, es gente de casacas verdes, es decir, gente de Arne Aus den Ruthen y también se ve la provocación y hostigamiento por parte del ex funcionario hacia los policías de la Ciudad de México.

Ahora el “exempleado” de la Delegación Miguel Hidalgo es acusado por Hiram Almeida, secretario de Seguridad Pública de la Ciudad de México, de caer en provocaciones y de provocar a los elementos de seguridad pública de la capital.

Entonces ¿quién la “regó”? ¿Fue la empresa o el “exempleado”?

 

© GARDIJA 2016 SIMEX

Deja un comentario