1ra. Parte. Inicio y Mito.

 Por: Tony O´Farrill

          Hola amigos, hoy me meteré en “camisa de once varas”… como comúnmente se dice cuando alguien está en problemas de manera personal y consiente, por lo cual sé que tal vez con esta serie de notas, seré estigmatizado y señalado como chovinista, machista, anti natura, en síntesis hasta loco, pero estas letras que compartiré con ustedes ciertamente son un trabajo de investigación que lejos de darme algún resultado, me han ampliado mis dudas de manera directamente exponencial al avance de mi conocimiento sobre el tema, nuevamente salvajemente honesto como suelo ser, llamare al pan, pan… y al vino, vino… por ello algunos de ustedes mis queridos lectores no importando su sexo, encontraran esta serie de artículos ofensivos, ridículos y ¡otros tantos adjetivos más que surgirán por los mismos!… pues pondrán en jaque, su moral, su ética y hasta su propia concepción y opinión al respecto del tema, para estas personas que se sientan ofendidas o malamente representadas, les anticipo una disculpa, pues estos artículos son un trabajo sucio, pero considero que no por ello dejan de tener trascendencia o intrascendencia para la vida de las personas, pues pondrán sobre la mesa desde lo más sublime hasta lo más bizarro, de ambos sexos de la especie humana. Sin más preámbulo adentrémonos en el tema.

ANTECEDENTES HISTORICOS

Desde la era cuaternaria, se ha marcado al humano y algunas especies de animales  pertenecientes  al sexo masculino como el poseedor del sexo femenino, siendo parte de los placeres que la vida le proporciona, luchando a veces salvajemente, y otras tiernamente involucrando mañas, rituales y/o técnicas para tener su derecho de apareamiento o procreación, y así poseer a la hembra; Sin embargo a pesar de que de manera muy marcada están bien diferenciados físicamente como genero los machos: “Con sus angulosidades, fuerza e irracionalidad”, y las hembras: “Con sus redondeces, ternura y sensualidad”, siempre se ha hablado que por la fuerza bruta con la que cuentan los machos, “Ellos son los llamados  dominantes”,

sin embargo las hembras no se quedan atrás, pues son la mayor de las veces, las que deciden con quien aparearse, dejándose tiernamente en su abandono sexual hacer de ellas lo que su macho quiera, esto que parece ser un regalo por parte del sexo femenino, lleva una carga genética oculta en donde el principal objetivo es la procreación de un nuevo ser, y la dominación y por ende la emancipación del hombre o macho, por lo que racionalmente, todavía un gran número de féminas buscan la protección y mantenimiento de su cría por parte de su contraparte sexual.

Entonces la pregunta sería ¿Cuál es realmente el sexo débil?… ciertamente a últimas fechas, se ha comprobado que la mujer detrás de esa aparente ternura y cuerpo frágil, guarda una fuerza inmensa, lo que ha sido demostrado en los programas de TV de práctica de deportes extremos como “Fear Factor” en donde las féminas compitiendo a la par de los hombres, han demostrado tener una gran disciplina, una mayor resistencia pues su umbral de dolor supera por mucho al del macho, además de poseer un arrojo y tenacidad propias de cualquier macho dominante, pero sin perder su femineidad, esto también se puede apreciar en el reino animal, pues las hembras suelen ser más agresivas, incluso hay algunas que devoran al macho una vez terminada la copula, y para muestra un botón: a la mujer se le corta el tramo de carne que separa el ano de la vagina para que nazca su bebe, nosotros los hombres solo de pensarlo nos horrorizamos y ante una simple inyección temblamos por el temor a un piquete “de aguja no sean puercos”, retomo entonces ante estos hechos usted responda la pregunta que antecede este texto: ¿Cuál es realmente el sexo débil?…

Una disculpa a todos los mero machos del genero masculino, que les he roto su teoría y esto no quiere decir, que yo no lo sea, o no tenga algo de machismo, sino que ante la verdad no se puede tapar el sol con un dedo y aunque hay unas hembras que nos permiten hacer con ellas lo que queramos, no con ello quiere decir que nosotros los machos dominamos sino que esto se apega a un dicho que a la letra reza: “El valiente dura hasta que el cobarde quiere” y la prueba de ello esta, en que cuando a uno lo deja a la mujer que ama, se queda desecho y aunque tenga la o las sustitutas de esa relación, nunca olvida a la mujer que amo  por lo tanto en esta lucha del mito de que el hombre es el más fuerte, las hembras ganan un punto en esta guerra.  Aunque les  he de decir que también hay machismo femenino, machihembras o pre machos, pero eso por ser algo que difiere entre los dos géneros a los que me avocare en estas notas, será cuestión de otra reflexión, pues no tiene nada que ver con la presente.                  

LA MUJER COMO OBJETO O COSA

QUE SE PUEDE POSEER

            Ciertamente hay ejemplos en la historia universal de la utilización de la mujer, como cosificación u objeto y sujeto de posesión no solo para los para los placeres del hombre, sino de manera utilitaria como se utilizó, en el Nacismo en Alemania con Adolfo Hitler, en el Fascismo en Italia con Benito Mussolini, en Rusia con el Comunismo de  Josef Stalin y en España con el Franquismo de Francisco Franco y a pesar de que el devenir histórico les ha ayudado a las féminas para ganar algo de libertad e igualdad ante los hombres, todavía en la actualidad se maneja a la mujer como una posesión, demeritando su estatus de ser humano en un mundo patriarcal, que cada día afortunadamente y/o desafortunadamente según con el punto de vista con el que se mire, la mujer sigue considerándose propiedad del hombre y a diario lo percibimos simplemente en la publicidad

 

            Pues con el hecho de tener una buena posición social, uno como hombre ya puede aspirar a poseer y tener para sí, una bella mujer de escultural figura y/o juventud, por el simple hecho de “Billete Mata carita, edad, físico u otro defecto que se salga del  común denominador”. Esto me hace pensar, que la mujer utiliza como moneda de cuño corriente su figura y atributos que invitan al sexo, para obtener los satisfactores que le brinden estabilidad y zona de confort, o dicho de otra manera: ¿La mujer vende su juventud, virginidad y belleza al mejor postor?… la repuesta que he obtenido y me he percatado a lo largo de mi vida: ¡Es que desgraciadamente sí!… pues si traes un buen coche y tienes una buena posición social, aun estando viejo, panzón, feo, desalineado y/o siendo  guarro o patán, todo se te perdona con base en un interés, ¡el dinero!… y esto puedo manifestarlo porque pude observar muy de cerca un amigo que era muy rico que fue abandonado por su esposa por haberse quedado sin dinero, y cuando lo abandono la frase que no olvido fue con la que se despidió de él su esposa de él: “Regresare contigo cuando vuelvas a tener dinero”… pues la había conocido con una estabilidad y solvencia mayor a la que tenía, pues callo en un bache financiero, ¡y si!… un tiempo después del abandono, regreso a él su suerte y el dinero, recuperando la posición en la alta sociedad  que tenía  y como es obvio su ex le llamo para reconciliarse una vez cerciorada de lo que había perdido, ¡Pero mi amigo!… ya no se le pudo ayudar, pues con esas características ya tenía a su lado varias jóvenes mujeres, mucho más hermosas que ella y aun queriéndola como la quería, no regreso nunca más con ella, aunque es de admirarse que hasta la fecha habla de su ex-esposa como su único y verdadero amor, y perdónenme féminas pero esto es un punto para el género masculino.

POR FIN, ¿AY ACOSO?…

 ¡O NO HAY ACOSO!…

Ahora bien analizando las notas que últimamente, han salido en relación al supuesto acoso sexual que les han imputado a: Los Directores de Cine, Entrenadores Deportivos y otros tantos más que saldrán a la luz, cuando más féminas se unan a esta protesta, ya sea por moda, solidaridad o hecho,  pues como en todo hay dos caras de la moneda y no siempre lo negro, ¡es es negro!…  ni lo blanco,  ¡Es blanco!… en las relaciones humanas, pues la realidad supera a la ficción y hay blanco ostión , blanquiazul, gris , Negro azabache, Negro pardusco, o de a tiro ¡negro hijo de su!… perdón me salí del tema retomo, como en todo hay también la contraparte de la moneda, representada por la serie de féminas que se han revelado en Paris, en contra de esas mujeres que han denunciado el acoso sexual por parte de los hombres, bajo la premisa de que no se puede tener o aspirar a formar una pareja, si no se cede en algo al supuesto acoso sexual, que hacen los del género masculino, anteponiendo a su aseveración como ejemplo lo brutos e insensatos  que son hombres y las diferencias hormonales que les caracterizan, los distancian y a su vez paradójicamente les unen a la mujer,  por lo tanto, no pueden estigmatizarse como acosadores, pues es parte de su esencia genética, de su ser, y del espíritu del cortejo que se ha venido llevando a cabo con los años a través de la historia, como ven mis queridos lectores de ambos sexos, hay una ambigüedad en lo que se pelea en contra del sexo masculino que incluso es defendido por las mujeres, a donde llegara esto no se sabe, pero si puedo adelantarles algo, como decía Oscar Chávez, en una de sus melodías: “Pero aquello de que hablamos que no lo dejen de hacer, aunque sea por favor” punto para la mujer  hasta el otro capítulo, ¡adiós y tan, tan!…                       

 

Publicidad

Deja un comentario