Por Tony O´Farrill

¡Hoy como lo prometido es deuda!… tocare el asunto que cite en la columna anterior, con respecto a la juventud actual versus su participación en las elecciones y cito textualmente el párrafo de la nota anterior: Los jóvenes en la actualidad, inmersos todos en la globalización, obnubilados en un mundo cibernético en el cual se aíslan a grado total de importarles un comino la interrelación cara a cara, o cuerpo a cuerpo, pues aunque ustedes no lo crean hacen el amor vía internet lo que les permite no darse cuenta del “futuro que les espera”, quizá debí concretar el comentario refiriéndome a los jóvenes Millennials, que son reconocidos por haber nacido entre las décadas de los 80´s y el año 2000, quienes también han generado una nueva forma de llamarles que es: “Los Ninis” porque la gran mayoría “ni estudia ni trabaja”, como siempre no , no crean que les echo la culpa a los jóvenes, no sería justo sin aceptar que  también somos responsables en parte los padres de la generación “X” que alcahuetamente, hemos desatendido a nuestros hijos buscando satisfactores fantasmas que la globalización y la publicidad nos ha inoculado a través de nuestros hijos y nosotros en un afán por quitárnoslos de encima en una primera instancia, y en segunda instancia porque no padezcan una infancia y

adolescencia frustrante como la que aparentemente tuvimos algunos, por lo que tratamos con todas nuestras fuerzas el dotarles del teléfono celular de última tecnología y en esto tal vez incluyo a los niños de primaria que aún no rebasan los diez años, los tenis de marca, o el acceso ilimitado a videojuegos y/o a las redes sociales, sujetándonos a la zona de confort que nos propicia el trabajo exhaustivo que en el mayor de los casos es durante todo el día, para sacar el dinero y así poder comprarles  esos satisfactores, que nos hacen sentir que somos buenos padres pues estamos comprando su cariño y comprensión, esto nos impide estar a cargo de lo que hacen, con quien se juntan o frecuentan, no solo en su contexto, sino a nivel global en su interacción por las redes sociales, pues es lo que dicta la nueva moral para estar adhoc.

Para su información queridos lectores estos jóvenes decidirán el futuro de nuestro país en los próximos 6 años pues según el INEGI en el último censo de población y vivienda del 2010,  las cosas están así: La población entre los 18 y 24 años en el 2015 rebasa por mucho a los mayores de esta edad estando el porcentaje de 94.4 hombres por cada 100 mujeres en nuestro país, de aquí la importancia que estos jóvenes muy influenciables dentro de estas edades, tengan siquiera el mas mínimo conocimiento del cómo y por quien votar, sin embargo esto que debieran hacer los partidos políticos como parte del servicio social que tienen por obligación, cada vez es más limitado e ignorado, al grado que en mis viajes al interior del país he podido recopilar estos absurdos al preguntar acerca de las elecciones y la emisión del voto ciudadano:

A la pregunta a un ciudadano común de un poblado al norte de la republica que omitiré su nombre para no promover a la sarta de los rumores que alimentan el destape de la cloaca de las transas que se acostumbran en nuestro país, tanto partidos como candidatos la respuesta fue la siguiente:

“Ya nos dijeron los del partido reinante en el estado, que si no votamos por el mismo, no harán las elecciones”

En otra entidad más al centro de la republica el comentario fue el siguiente: “Nos dijeron que si les dábamos nuestra credencial de elector nos darían un apoyo económico y que ellos sabrían mediante el padrón por quien votamos y de no hacerlos por el que nos brinda el apoyo habría consecuencias”.

Y más al sur de nuestra república, el comentario fue el siguiente: “Nos dijeron que si no votamos por el partido que gobierna el estado no nos darían el apoyo para la reconstrucción de nuestras viviendas por los sismos del año pasado”        

                          Y el colmo de los colmos aquí en la CDMX, en una plática que tuve con un compañero comunicador al respecto de la nota anterior de esta columna en donde aconseje que tomaran todos los apoyos que les dieran los partidos y los candidatos fuere el que fuere, la respuesta fue: “No compañero te piden tu credencial de elector te apuntan y con ello saben por cual votaste” lo cual es prácticamente imposible, en virtud de que el voto es secreto, pues cuando estas en la casilla en el escritorio solo y aislado marcas con una cruz el sello del partido o candidato que quieres, doblas adentro del mismo cada boleta y depositas en la urna transparente, frente a los funcionarios de casilla, ¡claro que si no lo doblas, se puede ver por quien votaste!… en fin que este procedimiento tan sencillo, la gran mayoría de la población lo ignora por apatía y se creen lo que les dicen, por ello es mi intención con esta nota el plantearles el que no se dejen engañar, ni permitan que partidos o candidatos compren su voto, también les quiero comentar que en ningún momento les induzco que voten por un partido o candidato, simplemente les doy a conocer la normativa del voto que emitirán para que sea válido, y les planteo las causas que lo invalidan pues la decisión será suya, solo les suplico lo platiquen con sus hijos que acaban de cumplir 18 años y lo difundan entre sus amistades, pues el futuro de nuestro país por los próximos seis años está en su manos:     

               

Hay muchas otras formas erróneas de votar, que en su momento los representantes de los partidos en las casillas, debidamente capacitados pelearan, mi punto con esta nota es que su futuro y el mío está en estos jóvenes apáticos que al parecer les vale todo gorro, y es paradójicamente aunque ustedes no lo crean nuestra labor y obligación, orientarlos y el capacitarlos,  para tener una mejor vida a futuro, tanto de ellos, como personal y del país, compañeros cumplan con su deber y prodiguen esta información a todos los jóvenes que conozcan, sean sus hijos o no y sobre todo ínstelos a escuchar y a analizar las propuestas de partidos y candidatos, hasta otras letras.

Deja un comentario