Leopoldo Mendivil

LIC. JESÚS MURILLO KARAM,

EX PROCURADOR GENERAL DE LA REPÚBLICA:

+Permitir una injusticia es abrir el camino a todas las que siguen: Willy Brandt

Sabe usted que siempre le he tenido respeto, aprecio y confianza, por lo que le he conocido en las etapas de su carrera política —no han sido todas— en que hemos tenido alguna cercanía, y jamás pensé en tener que preguntarle si me equivoqué en juzgarle.

Pregunta que tendría que ser hecha directamente a usted, por ser el único que se conoce lo suficiente como para tener las presuntas respuestas.

No pensé en lo anterior porque, obviamente, le consideré siempre un grado muy alto de lealtad y de responsabilidad política para cumplir a fondo con la sociedad y con las instituciones al servicio o al frente de las cuales ha estado. De manera específica pensé que usted estuvo realizando un inmenso esfuerzo durante los meses que corrieron entre septiembre y el último día en que se desempeñó como procurador general de la República, muy en especial por el daño que el caso de los 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa, Guerrero, estaba provocando al Jefe del Poder Ejecutivo y, por su conducto, al país entero.

Naturalmente conoció la información publicada ayer por el periódico Reforma en torno al caso Ayotzinapa y a la cantidad de etapas en el proceso de investigación del caso que realizó la SIEDO, principalmente, y que fue turnada a los jueces de la materia contra prácticamente todos aquellos a quienes la PGR encontró presuntos culpables de los hechos que confluyeron con la muerte de ese grupo de estudiantes… Pero los jueces respectivos encontraron todas esas investigaciones insuficientes para proceder a juzgar a los inculpados.

La magnitud de esta información periodística es inaudita, casi imposible de creer, pero no es posible suponer que un medio de comunicación haya incurrido en una irresponsabilidad de ese tamaño. De mi parte, me siento entre dos fuegos que son: creerle al medio o creer en el personaje político que conozco desde que ascendía en su carrera política como secretario particular de un secretario de Estado; a menos de que ambos se encuentren en la misma verdad expuesta por los jueces, que incluso podrían estar por liberar a los presuntos responsables del delito que mayores daños ha provocado en los últimos años a la República Mexicana, casi en toda su integridad y casi en todos los rincones del planeta.
Espero, licenciado Murillo Karam, que tenga usted los elementos suficientes para derrumbar estas virtuales acusaciones que se han hecho en su contra. Que aclare el papel desempeñado por todos y cada uno de los directivos de la PGR que hubieran violentado la verdad de los hechos, si es que en realidad lo hicieron, o que aclaren por qué integraron con tan inaudita cantidad de errores procesales las averiguaciones del caso, hasta el grado de dejar, hoy más que en los meses anteriores, más abajo que por los suelos la responsabilidad del gobierno de la República. El país, por lo menos, está a la espera de su respuesta.

[email protected]
[email protected]

Deja un comentario