Blas A. Buendía

A través del tiempo, Andrés Manuel López Obrador, el hombrecillo que de facto ha marcado la Agenda Política Nacional y la posible desestabilización nacional, ha sido mucho más inteligente para agitar al gallinero ponzoñosamente político.

Viejo zorro, viejo astuto, viejo tramposo y viejo bipolar…

Con su vieja labia disléxica, el viejo es capaz de hacer creer a todos de su “bondad”…

Es un viejo sagaz y un viejo marrullero, más que de un “inteligente” que se ha engreído bajo el sello de la petulancia y con base a la arquitectura de sus viejas mentiras sistemáticas…

El viejo dice una cosa y se contradice al día siguiente…

El viejo cuenta con una personalidad de ser un viejo esférico esquizofrénico paranoide, muy propio de un viejo enfermo mental…

Será un viejo incapaz de gobernar con planeación estratégicamente económica…

Todo al aventón…, solo por llegar al poder y perpetuarse en la silla de Palacio Nacional, al muy estilo de su “guía” espiritual Benito Juárez, quien estuvo 15 años en la presidencia que para el oaxaqueño “no fueron nada”, sino su fanatismo por el poder que tuvo fatídicos desenlaces, hasta vivir la agonía por una angina de pecho que lo despachó a otra dimensión.

Nada tonto, el viejo López está haciendo la compra de votos más grande en la historia de México. El derroche supremo en pejelandia.

En comparación al ejercicio público del Benemérito de las Américas cuando fue Presidente de México quien cuidaba las arcas y las riquezas nacionales, el señor López ofrece dinero a manos llenas a la tercera parte de la población del país, solo para “congratularse” que la empresa que va a dirigir, se llama México.

El 12 por ciento son adultos mayores, o sea 14 millones de personas de 60 y más; tres millones de ninis, según el INEGI, un millón de madres solteras, 15 millones de estudiantes.

Total, por ahora, 33 millones de mexicanos a razón de 2,000 pesos mensuales por cada uno en promedio, el gobierno de pejelandia tendría que pagar un total de 66 mil millones de pesos al mes.

De ese tamaño es la compra de votos. Un viejo político corrupto que no se ha vestido de corderito, sino de un viejo zorro mañosón para “atender” a sus tontos útiles.

Por 72 meses de un sexenio, ¡su compra no tendrá madre!

¿De dónde el viejo va a sacar esos billones de pesos para enriquecer su estafa populista trasnochada para repartir el botín de guerra?, muchos se preguntan sin hallar respuestas tácitas.

Se compagina otra realidad: deuda externa igual que hipotecar al país; aumento de impuestos; IVA desorbitado, servicios públicos caros, etcétera; gasolinas costosísimas, el costo del gas por las nubes y, no se diga el consumo de luz… luz por luz, económica por economía, pobreza por la ruina…

Pero lo más grave será la reducción de las pensiones que por años trabajados, los afiliados al IMSS, ISSSTE y otras instituciones, a dos salarios mínimos por mes, los propios pensionados morirán en el olvido con el padecimiento de enfermedades terminales marcadas por el hambre y la extrema pobreza.

 Aumentos en tenencias desastrosas, el IVA al 35 por ciento, los pagos de prediales a 45 por ciento, y muchos más etcéteras…

“¿Para eso trabajaste 30 años o más?”, interroga la voz populi para sentenciar que un viejo loco populista, viejo enfermo de poder, acabe con los legítimos derechos de los trabajadores, de sus pocos ahorros, en tanto que el país elevará su deuda pública de forma incontrolable.

No se diga la deuda externa, aterrará saber cómo el Peje- hipotecará a México con las trasnacionales, sobre todo la soberanía de México se verá mancillada, menguada, ultrajada por un viejo lobo de mar…

“¡Ni un voto para AMLO!”, alertan las redes sociales, que se han convertido en un termómetro de la realidad que aterrizan en la víspera de los programas electorales de los aspirantes a la Presidencia de la República.  

Y otra… realidad que muchísima gente no ha dado cuenta de ello.

¡López Obrador no es mexicano…!

Solo basta analizar con detenimiento que su acta de nacimiento es apócrifa y tiene marcadas inconsistencias jurídicas. Tan igual como su título universitario y su fatídico Historial Académico que no concuerdan con la legalidad.

Por ejemplo, la nacionalidad de sus abuelos maternos y paternos, “carecen de nacionalidad”, y se presume que el ahora viejo López, nació en alguna parte de Centroamérica y fue traído a territorio mexicano desde bebé.  

Se presume igualmente que en 1953, la directora del Registro Civil con cabecera en el municipio de Macuspana, Tabasco, María Inés de la Fuente Dagluna, aparentemente incurrió en la omisión de datos oficiales en un documento tan importantísimo como es el Acta de Nacimiento de todo ciudadano.

Parafraseando la tesis del ex presidente Adolfo López Mateos: “La Constitución no es solo nuestra ley, sino nuestro escudo y nuestra bandera”, a México le espera un régimen de horror con el arcaico político López Obrador…

Deformará los cánones de la Constitución…

Eclipsará los Poderes de la Unión…

Establecerá una casta de jueces y magistrados de consigna…

La Suprema Corte de Justicia de la Nación la transfigurará en un ente adulador y encubridor…

Derogará los preceptos del Artículo Primero del Pacto Federal.

Prohibirá la convocatoria de libre reunión…

Abolirá los artículos sexto y séptimos constitucionales que consagran la libertad de expresión, y sus Leyes Secundarias, y será permanente persecutor de periodistas críticos.

Oscurecerá la leyenda “Voto Efectivo. No Reelección”.

Con sus nefastos plebiscitos, el viejo López irá construyendo el edificio de su reelección, lo que obligará llamar en automático la sinergia del espíritu de José de León Toral, el magnicida material del presidente electo Álvaro Obregón Salido.

El crimen y las Mafias del Narco-Poder, previamente Peje-AMNISTIADOS,  enlutará a millones de hogares mexicanos…

La PURGA anti-pejista será incontrolable…

Venezuela se quedará como si fuera un kinder Garden…

El escenario se teñirá de sangre porque habrá ajustes de cuentas en las Plazas Públicas, todo por disentir y no apoyar la “Peje-Doctrina” de un tirano.

El Movimiento Estudiantil del 68, será solo un referente de la historia trágica de México, y el cruento devenir con el viejo López Obrador.

El viejo Peje crispará aún más a toda la sociedad hasta NO ver caídos a los hermanos mexicanos a quienes creé sus acérrimos “enemigos”.

El baño de sangre será un Océano…

El viejecito Andrés Manuel López Obrador, para ese entonces en la curva de su sexenio y el de su propia vida, con todas esas tendencias criminales buscará reelegirse con base a referéndums, que desde ahora obligan a alertar al núcleo social, que AMLO, realmente, NO ES MEXICANO.

Es un viejo hijo del demonio…, por eso sistemáticamente manda con satisfacción y alegría, “…al DIABLO con las instituciones…”

¡El viejo Peje-RATA –como lo califican en mítines-, jamás dejará de ser un PATÉTICO PELIGRO PARA MÉXICO…!

Entre la razón y la desazón, México sufrirá un Estado de intranquilidad, se recrudecerá la tristeza en que se encuentran actualmente millones de personas a causa de la alteración desquiciada, física y moral, y un connotado desabrimiento del famoso viejo Peje.

“¡Di no al romántico Peje-loco!, este domingo Primero de Julio…”, es, finalmente, la consigna que en boca de todos se escucha decir en cafés, cines, teatros, restaurantes, en el transporte público, en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México y en programas de radio y televisión.

La causa y efecto es para que el país no caiga en una espiral de zozobra social y mucho menos que haya una fuga de capitales que simbolice el terremoto sociopolítico, económico y financiero del México moderno que está a punto de colapsarse en la dimensión de otra crisis recurrente. blasalejo@yahoo.com

Deja un comentario