Raymundo Medellin

Manlio Fabio Beltrones ha dicho que tiene la piel dura para 2018, esto por el tiempo que falta para que se diera a conocer su aspiración a la Presidencia de México, sin embargo no van a faltar quienes quieran recordar informaciones negativas que se han dado en relación a su personalidad y en el ejercicio político.

Debemos recordar que el 23 de febrero de 1997, el diario estadunidense The New York Times publicó información en la que vinculó a Manlio Fabio Beltrones y Jorge Carrillo Olea (entonces gobernadores de Sonora y Morelos, respectivamente) con el narcotráfico. De acuerdo con la investigación presentada en el diario por los reporteros y autores de la nota, Sam Dillon y Craig Pyes, un informe elaborado por la agencia antidrogas de Estados Unidos (DEA, por sus siglas en inglés) revelaba esta información. El reporte acusaba a los funcionarios de proteger al narcotraficante Amado Carrillo Fuentes, “El Señor de los Cielos”.

El diario New York Times señaló que el origen de la información se remitía a más de 20 fuentes del gobierno mexicano y sus agencias de seguridad pública. Esta información también fue replicada y ampliada en el periódico El Tiempo, de México.

Ante estas notas Manlio Fabio Beltrones envió una carta a la dirección editorial del periódico en la cual negaba los rumores publicados y afirmaba que en su calidad de gobernador del estado de Sonora, se caracterizó por denunciar por primera vez las actividades ilegales de Amado Carrillo Fuentes en el estado, acción que derivó en la confiscación de muchos de los bienes pertenecientes a este capo de la droga.

En la misma misiva, Beltrones notifica que el New York Times fue demandado ante la Procuraduría General de la República solicitando que lo reportado por este periódico fuera investigado. A principios de octubre de 1997 la Procuraduría General de la República afirmó en un comunicado que los rumores reportados por el New York Times no eran veraces, y que si bien los reporteros responsables del citado reportaje incurrieron en difamación y calumnia, la procuraduría no podía ejercer acción alguna puesto que el reportaje fue publicado fuera de territorio mexicano.

Posteriormente a la publicación del reportaje en el cual se reportaban los rumores de los presuntos vínculos entre Manlio Fabio Beltrones y el narcotráfico, el New York Times en la nota titulada “U.S. Scolds Mexicans Over Drug Money”, reportó el reconocimiento de las autoridades estadounidenses a las labores del gobernador Beltrones en la lucha contra el narcotráfico y el lavado de dinero.

Según el periódico La Jornada, la procuradora de Suiza, Carla del Ponte, presentó un informe con “los nexos de Raúl Salinas de Gortari con el narcotráfico”, involucra a otros prominentes políticos, empresarios y militares en actividades presuntamente vinculadas con delitos contra la salud. Según los testimonios recogidos en el Expediente 04, acta 6, el testigo Jorge Pallomaris, miembro del cártel de Cali y contacto de Amado Carrillo Fuentes, jefe del cártel de Juárez, aseguró que en la reunión en Las Mendocinas en 1990, se encontraban presentes Justo Ceja Martínez, Emilio Gamboa Patrón, Manlio Fabio Beltrones, Luis Carlos Ruano Angulo, Quirós Hermosillo, (Arturo) Acosta Chaparro, (José María) Córdoba Montoya, Javier Coello Trejo, Porte Petit, Tiburcio Rodríguez Flores.

En noviembre de 2007, por medio de una carta firmada por el subprocurador Jurídico y de Asuntos Internacionales José Luis Santiago Vasconcelos, la PGR deslindó a Manlio Fabio Beltrones de tener vínculos con el narcotráfico. En esta misiva se asegura que desde 1996 no existen investigaciones que lo implicaran, ni información de inteligencia de algún órgano auxiliar de procuración de justicia nacional o extranjero, en especial respecto a la Agencia de Combate a las Drogas de los Estados Unidos de América (DEA, por sus siglas en inglés), que lo relacionaran de alguna forma en actividades del narcotráfico.

La vacuna ahí está para quienes quieran iniciar su estrategia de descrédito.

Publicidad

Deja un comentario