*Los mexicanos sabemos quiénes son corruptos e impunes… ¿y?

Luis Repper

lrepperjaramillo@yahoo.com

No debe sorprendernos, y no soy antinacionalista, pero merecemos el “honroso” segundo lugar mundial en Impunidad, que reveló el Índice Global de Impunidad (IGI), hecho público por el rector de la Universidad de Las Américas, Campus Puebla, Luis Ernesto Derbez, un vergonzoso sitio que por méritos propios el sistema público mexicano se gana.

Para entrar en materia, dejen les digo que Impunidad, proviene del vocablo latino impunitas, que refiere a la falta de castigo a quien comete una falta o un delito. Así de sencillo, así de claro.

El IGI analizó y comparó la información de 59 países que reportan a la ONU, sus sistemas de control de justicia, en donde observó que los de mayor impunidad son Filipinas, México, Colombia, la Federación Rusa y Turquía, que padecen problemas estructurales en seguridad e impartición de justicia.

La calificación de México fue 75.7, lo ubicó sólo por debajo de Filipinas, que tuvo 80 y Colombia tercer lugar con 75.6

El IGI 2015, representa el primer análisis en su tipo que midió este fenómeno a nivel internacional, en el que los expertos NO se basaron en conceptos de percepción sino en datos concretos de indicadores oficiales en materia de seguridad, justicia y derechos humanos. Casos, que más adelante, citaré, que demuestran que en nuestro país la Impunidad tiene derecho de corso en las altas esferas de la política nacional.

Cabe señalar que el fenómeno de la impunidad pone en duda el cumplimiento del derecho al acceso a la justicia pronta y expedita. La calificación de México, a partir de las dimensiones que conforman el índice, muestra entre otros datos, fallas por la sobrepoblación del sistema penitenciario favorecida por la saturación de la estructura judicial, que no se da abasto para sentenciar oportunamente a la población encarcelada. Este es sólo un ejemplo, de los daños que causan a familiares, detenidos, acusados injustamente, etc. algunos jueces y MP’s.

Un factor que incidió en el vergonzoso resultado, es que de los 7.48 millones de delitos cometidos al año en el país -del fuero federal y del común-, es que sólo se condena en promedio el 1 por ciento, los demás quedan en el limbo.

Desde luego no estoy descubriendo el hilo negro o el agua tibia, sino que tuvo que venir de una investigación académica, de una institución seria, formal, profesional, para poner en su lugar una verdad que desde hace más 89 años (PRI/PAN/PRI) han tolerado, impulsado, participado y cometido. De todos los mexicanos es conocido, han denunciado y documentado, pero desde Los Pinos, el burócrata de ventanilla, hasta el policía y el agente de tránsito de crucero practican y fomentan.

Cuando el Rector de la Universidad de las Américas, Campus Puebla, Luis Ernesto Derbez, hizo público el informe, asestando un duro golpe a la administración peñista, tenía que desviarse la atención del caso y de inmediato, con medios de comunicación afín, se desató un asunto que llamara la atención de los mexicanos (para ocultar el tema Impunidad) y surgió el engaño “Alondra Luna Núñez”, la adolescente que supuestamente “secuestrada” y sacada de su escuela por policías mexicanos de la Interpol, para llevarla a Texas, Estados Unidos, en donde una supuesta madre la reclamaba como suya.

Este capítulo, desde luego, bajó la atención, pero no la realidad sobre la Impunidad en México, pese a que “los medios afines” al Sistema siguen machacando con el caso Alondra, minimizando el IGI, o lo programaron como “nota secundaria” del guión.

Volviendo al asunto que nos ocupa, el Rector universitario detalló que América Latina representa los más altos índices de impunidad a nivel mundial. México, Colombia, Nicaragua, Honduras y El Salvador ocupan los más altos índices en la región; los menores son Panamá y Costa Rica.

En contraste, las naciones con el menor Índice Global de Impunidad son Croacia, con 27.5 puntos; Eslovenia, 28.2; República Checa, 34.8; Montenegro, 34.9, y Bulgaria, con 37.5 puntos. En estos países se observó que además de contar con una capacidad estructural en sus instituciones de seguridad y justicia, se respetan los derechos humanos.

En 2013 el Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey publicó un informe sobre la Impunidad en México, cuyos resultados arrojaron que 98.5% de los delitos que se cometen en el país quedan sin castigo.

CASOS DE IMPUNIDAD

Los siguientes son sólo algunos ejemplos de esta lastimosa corrupción e impunidad sexenio tras sexenio: La Matanza de Acteal, Tlatlaya, Ayotzinapa, México 68, Raúl Salinas de Gortari, los Hijos de Marta Sahagún, los asesinatos del Jueves de Corpus en Tacuba, el lamentable suceso de la Discoteca News Divine, Carlos Romero Deschamps y sus hijos; la muerte de la niña Paulett, en Toluca, los feminicidios en Cd. Juárez y en el Estado de México, el atentado contra Luis Donaldo Colosio y el de José Francisco Ruíz Massieu, el misterioso “accidente” de Manuel J Clouthier “Maquio”, la insultante construcción de la presa privada, con recursos públicos del gobernador panista de Sonora, Guillermo Padrés.

El Fraude del Fobaproa, la “guerra no declarada” contra la delincuencia organizada del panista Felipe Calderón Hinojosa (2006/2012), con más de 121 mil muertes violentas.

El asalto a la Ciudad de México que hizo el perredista (en aquel entonces) Andrés Manuel López Obrador, al bloquear el Paseo de la Reforma desde Periférico, hasta Avenida Juárez y de este punto hasta el Zócalo capitalino, por más de 50 días.

La bajeza de la CNTE que tiene en un puño a los gobiernos federal, de Oaxaca, Guerrero, Michoacán, incluidos asaltos, robos, destrozos, agresiones, pintas, bloqueos, plantones, marchas. Una de las más lamentables, el campamento por más de 30 días en el Zócalo de la CDMX, que produjo millonarias pérdidas económicas al comercio organizado de la zona.

Qué decir del ex gobernador de Coahuila y ex Presidente Nacional del PRI, Humberto Moreira Valdéz, quien timó a la entidad, con documentación falsa ante bancos acreedores, por más de 32 mil millones de pesos.

Él fue dirigente del partido cuando Enrique Peña Nieto “ganó” la elección de 2012, apoyado por dos actos de corrupción: la Tarjeta Soriana, y los monederos electrónicos de Monex.

A nivel nacional e internacional, se desató la controversia por la Casa Blanca, de las Lomas de Chapultepec, según propiedad de Angélica Rivera, esposa de Peña Nieto, que le vendió el privilegiado empresario dueño de la Constructora Higa, quien ha obtenido contratos públicos multimillonarios del gobierno peñista en el Estado de México y federal, incluidas las casas de Luis Videgaray y de Miguel Ángel Osorio Chong.

En el DF, también impera corrupción e impunidad en el Gobierno de Miguel Ángel Mancera Espinosa, ya que su ex secretario de Obras, Alfredo Hernández García, entregó contratos por más de 70 millones de pesos para la compra e instalación de luminarias a la empresa en donde trabaja su esposa.

Además por acusaciones de corrupción y conflicto de interés, Édgar Armando González Rojas, quien fuera Oficial Mayor, fue cesado por comprar a sobreprecio tonners para impresoras y llantas para los vehículos del gobierno local.

Sé que me quedé corto y usted, amigo lector, seguro conoce muchos más casos; todos los ejemplos citados hoy están impunes, se conoce a los actores, pero… siguen activos y libres, gozando de los millones de pesos o dólares que robaron, para disfrute de sus familiares, personal y coludidos.

Los inmorales ex funcionarios y funcionarios en activo, son miembros de los tres partidos más corruptos, PAN, PRD y PRI, sin embargo, los rémoras y más pequeños también tienen lo suyo.

*Miembro de la Academia Nacional de Periodistas de Radio y Televisión (ANPERT)

Deja un comentario