Vladimir Galeana

Parece que las buenas noticias se agotaron para este país. Y no es que el pesimismo se haya apoderado de todos los mexicanos, simplemente es que como van las cosas nos encaminamos al fracaso, y eso es malo, muy malo para quienes viven al día, que es casi la mitad de la población. Hace cuatro semanas Oxfam puso el dedo en la llaga, y a quienes toman las decisiones poco pareció importarles. Si a ellos no les importó porque nadie se ha referido a los índices que en dicha encuesta se presentan, a los ricos menos, porque ellos están más ocupados en seguir acumulando riqueza que en buscar la forma de paliar la pobreza de la mitad de la población. Tan es negocio la pobreza, que el llamado Banco de los Pobres es el más usurero de este país.

Para colmo de males las reservas internacionales tuvieron una disminución de 388 millones de dólares esta semana. A eso hay que agregar que en Estados Unidos las ventas de minoristas bajaron de forma imprevista, lo que ha preocupado a los analistas porque la economía podría nuevamente debilitarse. Por su parte la Secretaria de Energía advirtió a los postores de la primera fase de la Ronda Uno, que las propuestas deberán ser mayor al precio mínimo fijado por Hacienda. Quizá eso haya sido el principal motivo para que de los 14 campos ofertados solamente dos fueron asignados. Esto no quiere decir que la asignación haya sido un fracaso, simplemente es que no se cuenta con experiencia para realizar este tipo de asignaciones o simplemente no se supo invitar a los principales interesados.

Por otra parte, la Encuesta Nacional sobre el Uso del Tiempo de INEGI reveló que de cada 10 horas que se destinan al trabajo, el 55.4% contribuye a la economía del país sin que medie pago alguno, lo que quiere decir que no solamente somos explotados por el sector patronal, sino exprimidos por el sector público. Para decirlo de otra forma, no tan solo son los particulares quienes explotan a los mexicanos, también la parte gubernamental hace lo suyo con mucho éxito, porque en esto no hay quien pueda escaparse.

La fuga de Joaquín Guzmán Loera vino a profundizar la crisis social, política y económica que desde hace tiempo tiene y mantiene este país, y no se avizora cuando podemos superarla. Las predicciones económicas no son las mejores, y aunque nos digan que desde hace más de treinta años crecemos a un ritmo de 2.4%, eso no justifica que nos incumplan la promesa de crecer a un 6% anual. Miguel Ángel Osorio Chong ya anunció que no renunciará, con lo que la crisis de gabinete se profundizará con toda seguridad. Mal comienza la semana para quien ahorcan en lunes, y este país pareciera que trae la soga al cuello. Definitivamente para México no hay buenas noticias por el momento, y eso tiene que preocupar a quienes nos gobiernan porque la crisis se puede poner peor. Al tiempo. [email protected]

Deja un comentario