Por Tony O´Farrill

¡Hola!… nuevamente con ustedes a través de estas letras, hoy escribo esta columna a manera de “Juan Pueblo” esto quiere decir que como un ciudadano común y corriente de a pie, o uno más de los emanados de la maza proletaria.

Me encuentro totalmente confundido, porque como en la nota que escribí algunos años atrás durante el periodo de elección presidencial pasada, no hay quien tenga cordura, decencia, ni idea de lo que es un trabajo político, esto lo digo exclusivamente dedicado para los candidatos a la presidencia de la república, de todos los partidos en contienda, que cual “candidotes”, se han dedicado en estas precampañas a pavonearse con los supuestos logros que han tenido que francamente nadie los ve ni los disfruta pues de haberlos tenido el país no estuviera como esta en la actualidad, déjenme me explico mejor, las candidaturas de todos así como los debates que esporádicamente se han venido realizando a cuadro en los diversos canales de la televisión abierta nacional, la radio, la prensa escrita y ahora las redes sociales, están cargadas, de una ambición desmedida por el poder, que ensalzan con acusaciones mutuas, destapando las cloacas personales de cada uno de los personajes participantes y más aun de los diversos partidos sin ton ni son que nos relatan las peripecias de la rapiña en la que se han  desempañado todos y cada uno de ellos durante los últimos años, tal parece que al descalificarse los unos en contra de los otros, piensan que el pueblo es idiota o ignorante y que no nos damos cuenta que todos y cada uno de ellos tienen cola que le pisen y sueñan ilusamente que ese es el camino correcto hacia ganar una credibilidad que ya perdieron años atrás, pero no, no se engañen señores políticos el pueblo no es tan ignorante como piensan, estamos hartos que los principios que en la actualidad los rigen sean:

En lugar del servicio público profesional, elijan el servirse de lo público, ya sean personas, recursos del pueblo, despachándose con la cuchara grande mientras la gran mayoría de los ciudadanos nos miramos los unos a los otros como víctimas del pago de impuestos, que si se utilizaran bien y para lo que son, pienso a nadie le molestaría pagarlos, sin embargo sabiendo el destino a donde fueron a parar y el descaro con que exhiben cínicamente los políticos el enriquecimiento que algunos han logrado con estas maniobras como ladrones de cuello blanco, cubriéndose los unos a los otros, para seguir viviendo del presupuesto como sanguijuelas chupa sangre, pues cualquiera se desilusiona, y a no querer entra al sistema que aparentemente combaten y a su vez promueven el que lleva por nombre “Corrupción”; Si, ¡no se espanten!… ustedes son juez y parte en esta pléyade de estupidez que todo el pueblo comparte, pues son los principales promotores como es bien sabido, pues a diario en los diversos medios lo conocemos, ojo no lo digo yo lo dicen, promueven, divulgan y cínicamente exhiben ustedes “la clase política” si entrecomillado, porque que si tuvieran idea de lo que esto significa, no estarían haciéndolo.

Perdonen queridos lectores he querido ilustrar esta nota con alguna imagen, pero no encuentro la forma de describir la tristeza, la indignación y la forma de expresar mi desilusión del país actual en el que vivo, estoy cierto que algunos de ustedes también lo estarán y compartirán este sentir, déjenme relatarles algo del México que yo recuerdo y que los jóvenes en la actualidad, inmersos todos en la globalización, obnubilizados en un mundo cibernético en el cual se aíslan a grado total de importarles un comino la interrelación cara a cara, o cuerpo a cuerpo, pues aunque ustedes no lo crean hacen el amor vía internet lo  que les permite no darse cuenta del “futuro que les espera” como amos de la apatía y la zona de confort en la que se encuentran inmersos, al amparo de quienes les pagan los satisfactores que requieren, ya sean sus padres o el gobierno que así compra su ignorancia y pasividad, pero esto último será tema de otra nota, así que retomo.

 El México que yo conocí, era un país en donde la seguridad se sentía en todas partes, ciertamente había delincuencia pero no se había desatado el aquelarre que hay en la actualidad, al viajar a cualquier estado de la republica te encontrabas todavía en algunas ciudades, sobre todo donde el calor era agobiante, autos con las ventanas abiertas estacionados en las calles incluso con las llaves de ignición pegadas en los swich y no había quien se los robara, las personas eran amables y confiadas regalándote su amistad recibiéndote alegremente, hoy a cambio aun con la alarma puesta te desvalijan el auto, te lo roban con violencia e incluso te matan por quitarte alguna cantidad irrisoria de dinero, que nos pasa, a quien pedir auxilio, al Chapulín Colorado, al Santo el Enmascarado de Plata, Kaliman u otro héroe nacional, no ya no es posible algunos ya murieron y otros ya no son los originales y sus intereses han cambiado, porque como todos nosotros han perecido integrados al sistema.

Siguiendo con este tipo de comentarios que de una manera chusca hago para aminorar un poco el dolor de nuestra situación, con la técnica chimoltrufia basada en que: como digo una cosa también digo otra, quiero hacer notar la presencia en la política nacional de un personaje que en su oportunidad, dio cátedra de lo que debe de ser una campaña política en una elección presidencial, su nombre Gabriel Ricardo Cuadri, que en las elecciones del 2012, postulado por el partido nueva alianza, nunca de los nuncas, ensucio su nombre, ni su persona descalificando a sus contrarios contendientes de la escena política de aquellos entonces, pues siempre que aparecía en los medios, su afán era dar a conocer sus propuestas que no juzgo buenas ni malas sino propuestas, no ilusiones ni palabras huecas, soeces o de descalificación, no, no crean que estoy vendido con Nueva alianza que también tiene lo suyo nada más es emanado de las huestes de Elva Esther Gordillo, ¡ya sabrán ustedes!… tampoco quiero ponderar a Cuadri, como político ni hacedor de milagros, pues fue sacado de la manga para hacer su candidatura porque para el grueso de la población era un ilustre desconocido; Mi punto es que en aquellos entonces estaba enfocado a encuadrar paradójicamente y valga la redundancia con su apellido, a encuadrar la problemática nacional, presentando propuestas, vías de solución y estrategias para su logro muy a su estilo pero había algo que comentar al respecto de soluciones, sin embargo en la actualidad ,¡para que les digo si lo están padeciendo al igual que yo y el resto de la población!…

Como epilogo quiero decirles que el mejor castigo es el olvido, si el olvido al momento de las urnas de aquellos que han dañado al país, el olvido a la fidelidad que ellos han tenido para con quienes los elegimos y tal vez promover la acción que una vez electos gane quien gane,  se cree una organización civil patrocinada en sus recursos por el gobierno federal con independencia de acción y de elección de sus integrantes de la sociedad civil por votación, que anualmente cree una consulta de los avances en la problemática que atañe al país, enjuiciando el actuar de los funcionarios a todos los niveles y/o los resultados de su trabajo, removiendo a los que no cumplan o se tenga sospecha de corrupción, para mantener viva la esperanza y regular el actuar de los que elegimos, al fin y al cabo somos sus patrones, pues comen del sueldo que reciben por los impuestos que pagamos, y que dadivosamente en algunas ocasiones nos regresan a manera de limosna, para comprar nuestro voto en las campañas donde nuevamente cobramos importancia para ellos, y que una vez elegidos olvidan para que se les puso y se sientan en sus laureles a roer el hueso durante su gestión aunque cerca de la culminación de su periodo ya nada más lo besan, atragantándoselo todo para no dejar nada para el que sigue. Ustedes dirán, si ello ya existe, y lo hacen cuando citan a los funcionarios a comparecer en las cámaras de diputados o senadores que en teoría son nuestros representantes, si es cierto pero mi propuesta trata de una organización apolítica de servicio realmente social a través de la custodia de nuestros ingresos,  se trata de que sus integrantes no tengan filiación con los partidos políticos, ni hayan contraído compromiso alguno al respecto de su futuro o permanencia en la política porque estará integrado por personajes sobresalientes de la sociedad en los diversos ámbitos, que también serán sustituidos y removidos cada año para mantener fresco el afán de su servicio social

            No compañeros no quiero con ello iniciar una revolución ni nada parecido, tan solo quiero que piensen razonen y actúen en consecuencia, según su ética y criterio al respecto, mientras tanto recuperen sus impuestos aceptando todo lo que les den sea del partido que sea, amacicen y gocen hasta el día de la elección y atásquense ahora que hay lodo, porque una vez electos ya no habrá nada, y no se quejen, porque los mexicanos tenemos el gobierno que queremos y elegimos y decidan conscientes de lo que hacen porque el voto es secreto y nuestra tragedia y/o bonanza durara 6 años, compañeros reflexionen. 

            Y este consejo también es extensivo a los políticos nacionales avíspense y recuperen su credibilidad y electores, hasta otras letras.

Publicidad

Deja un comentario