Por: Tony O´Farrill
Si le llamo la atención el título de esta nota, fije sus
ojos en la misma y entérese por qué se lo digo y lo afirmo,
usted pensara como llegue a esta conclusión y debo decirle
que la inspiración me llego, recostado en mi cama cuando
aparentemente dormía y mi cerebro no dejaba de trabajar
en contra de todo lo que se supone haga cuando uno
duerme que es el relajarse y descansar, por lo tanto en un
afán de ilustrar esta nota y suponiendo, lo que a la par le
paso a un gran hombre como lo fue Martín Luther King esa
noche tuve un sueño.

Así que parafraseando de manera textual esa frase
que llego a ser parte primordial de aquel discurso, y
guardando respetuosamente la distancia entre su
personalidad y la mía les diré:
Tuve un sueño: En donde podía salir de mi casa sin
santiguarme o encomendarme a mi creador para que me
permitiera regresar sano y salvo esa noche.

Tuve un sueño: Donde podía elegir libremente lo que tenía
que ver en la Tv, sin tener que tragarme una sarta de spots
de personajes que enfermos de poder, trataban de
convencerme de votar por ellos para controlar mi vida y
además pagar con parte de mi salario de trabajo sus transas
y crapulencia.
Tuve un sueño: En donde los niños, eran niños, hasta una
edad en la que alcanzaban su madures y jugaban con
juguetes simples, y no aparatos de alta tecnología, que los
despersonalizaban infectados por la publicidad hasta
hacerlos amos de la vanidad y la estupidez.
Tuve un sueño: En donde los jóvenes, no buscaban el ser
populares mediante la posesión de autos, celulares, zapatos,
drogas, modas absurdas y estúpidas que adquieren de otros
lares del planeta vía internet, en donde el arriesgar su vida es
símbolo de status y a cambio, aprovechaban su juventud y
fuerza en el servicio a la sociedad a la que pertenecen,
guardando un respeto a su familia y ocupándose hasta la
muerte de sus progenitores.
Tuve un sueño: En donde las personas de la 3ra. Edad, no
eran humilladas, no se hacía mofa o escarnio de ellos, a
cambio eran respetadas y aceptadas por las sociedades que
formaron, considerándolos como tesoros vivientes de
sabiduría y experiencia.
Tuve un sueño: En que los políticos no se servían de su
puesto para hacerse ricos, ni le regresaban a sus
representados como limosna el mismo dinero que ellos les
aportan mediante impuestos, a cambio había, servidores
públicos que realmente tenían una vocación y espíritu de
servicio y sus objetivos estaban en el engrandecimiento de
su país y de sus habitantes en todos los rubros.
Tuve un sueño: En donde al entablar una relación con algún
otro ser humano, ya sea hombre o mujer, no se pretendía
nada a cambio pues no había ningún interés mezquino de
por medio tales como, la obtención de algún puesto, el
allegarse sexo, matrimonio o dinero.
Tuve un sueño: En donde la familia era el eje primordial de
la sociedad en donde los hijos respetaban a los padres, y los
padres respondían con la misma moneda, dándole un
espacio a los jóvenes para existir, sin represión ni
obstrucción de su camino sueños y objetivos, y no como en
la realidad en la que en la actualidad nos desarrollamos en
donde los hijos pueden demandar a los padres por
corregirlos o coartar sus derechos humanos.
Tuve un sueño: En donde los ciudadanos que delinquían
eran castigados con una sentencia equiparable al delito
cometido, y no eran liberados por leyes absurdas que
respetan más los derechos humanos de los delincuentes que
de las victimas
Tuve un sueño: En donde las autoridades policiacas cuando
cometían un error en su trabajo se disculpaban con la
persona que fue encarcelada injustamente, le resarcían su
honorabilidad en los medios de comunicación, y le otorgaban
el monto del salario que percibía antes de ser encarcelado y
en ajuiciado en igual tiempo en el que estuvo preso.
Tuve un sueño: En donde los infractores de cualquier tipo,
que una vez cumplido el compromiso carcelario de pago con
la sociedad, no eran liberados y dejados al garete y a su
suerte, se les apoyaba al salir de nuevo a la libertad con un
trabajo honesto para su real reintegración a la sociedad y
evitar con ello el reincidir, al ser estigmatizados socialmente.
Tuve un sueño: En donde el ser humano de preferencias
sexuales opuestas a las heterosexuales de ambos sexos,
eran respetados en su individualidad y derechos, sin ser
criticados o relegados en trabajos, o contextos sociales de
todo tipo respetando su derecho a ser y estar.
Tuve un sueño: En donde el periodista realmente cumplía
su trabajo de informar, investigando todos los parámetros
afines del tema que trata, sin cortapisas ni tendencias, que
obedezcan a un objetivo mezquino o un salario mal habido,
para destrozar a las personas publicas y/o sociales de toda
índole, dejando la opinión final a su audiencia, para que ella
saque sus propias conclusiones con base en su criterio y
ética y no en una tendencia inculcada en la nota.
Tuve un sueño: En que la ayuda social ante un desastre de
cualquier tipo, ya sea climático, temblor, guerra, hambruna,
etc. No era una moneda de cuño para representar una
mascarada ante la comunidad mundial, en donde los que se
presentan para ayudar ya sean ciudadanos del país afectado,
políticos, o personal asignado para ello, no se conviertan en
estrellas fugaces, que disfrutan sus 30 segundos de fama
ante la tv o los medios, para cacarear su participación, y
abandonar al siguiente minuto a los que ayudaron a su
suerte, porque ya se acabó el bum o moda que se dio en ese
instante.
Tuve un sueño: En donde el respeto a la vida de cualquier
tipo ya sea plantas, animales y/o seres humanos era
primordial para subsistir, y no se arrancaba impunemente por
deporte, falta o escasa de progenitora u otra razón absurda.
Tuve un sueño: En que los antepasados y las tradiciones
que nos dieron pie a lo que somos, tales como los indígenas
y/o antecesores que conservan las vestimentas usos y
costumbres, no eran vilipendiados ni aislados en guetos o
áreas, excluyéndolos por el simple hecho de no reconocer de
dónde venimos para apegarnos a la contemporaneidad por
miedo a que nos hagan lo mismo que juzgamos.
Tuve un sueño: En donde las religiones o sectas de
cualquier tipo, no se enriquecían a causa de la fe o miedo
ante la incertidumbre, de hacia dónde vamos cuando
morimos, y nos vendían las indulgencias para comprar el
paraíso y evitar ir al infierno.
Tuve un sueño: En donde el mundo era libre de ir y estar
sin fronteras, ni vencidos o vencedores, en donde todas las
naciones se ayudaban para beneficio de la humanidad
como una sola raza poderosa e irrepetible, donde no había
ricos, pobres o clases sociales y reinaba el respeto al
individuo de cualquier sexo, por el único beneficio de ser y
estar vivo.
En fin que mi sueño solo fue eso, porque a la
mañana siguiente en que desperté me di cuenta que la
realidad supera a la ficción, pero no, ¡no crean que soy
alarmista!… afortunadamente en el mundo real, hay
individuos y seres humanos en este planeta que viven y se
dedican con todo su ser, a buscar esos ideales oníricos con
los que soñé y que aquí les mencione, tratando de reforzar
la libertad que en parte gozamos, y que por otro lado nos
roban los seres obscuros que también existen y por ende
nos la secuestran, la pregunta entonces sería ¿en dónde
está entonces nuestra libertad?… ¡de verdad nos la tienen
secuestrada?… usted que opina…mi opinión personal si
me disculpan mi atrevimiento se la voy a dar y pueden
compartirla o no pues es su derecho.
Para mí ¡si me la tienen secuestrada!… Porque
tengo miedo a morir al salir de mi casa y no regresar más
cada día que inicio una jornada de trabajo.
¡Si me la tienen secuestrada!… Porque me encuadran a
una sociedad corrupta en donde si no me integro a la
corrupción, sufriré todo el peso de la ley por absurdo que
esto suene.
¡Si me la tienen secuestrada!… Porque si no creo en
determinado dios seré estigmatizado, o causa de una
guerra santa por no entender los principios que la rigen.
¡Si me la tienen secuestrada!… Porque si no me apego a
algunas normas morales y/o modas que yo considero
absurdas y que no van con mi ética seré señalado y aislado
por no integrarme a la borregada social ya sea en los rubros
políticos, de moda, religiosos, deportivos u otros que
muchos consideran esenciales.
En fin que si analizamos todos y cada uno de los
puntos que conformaron mi sueño veremos que de alguna
marera mi libertad ¡y tal vez la suya están
secuestradas!… porque sabiendo y observando todo lo que
pasa, nos aislamos y fingimos demencia
despreocupándonos de ello para vivir en paz, no, ¡no crean
que eso es malo!… porque al fin y al cabo hay una libertad
que nadie puede coartar ni secuestrar y esa es “La libertad
de pensamiento”, y es ahí donde la gran mayoría estamos
en el supuesto de una libertad que conservamos en el
subconsciente para ser, estar y seguir tratando de vivir
felices ¡o no cree usted!… en fin, eso usted decídalo,
porque en lo particular con estas letras, yo solo lo que hice
fue tratar de dar una gotita de esperanza para usted,
piénselo y reflexiónelo, hasta otras letras.

Deja un comentario