Jose Antonio Garcia Diaz

 

“Se puede engañar a todos poco tiempo, se puede engañar a algunos todo el tiempo, pero no se puede engañar a todos todo el tiempo”.

John F. Kennedy

SIMEX Mx.- (GARDIJA).- La situación económica y social para México comienza a verse minada por el contexto nacional e internacional. De forma local la oposición a la reforma educativa en estados con gran población indígena y rural sigue con cierres de carreteras. De forma internacional el Brexit da un golpe a la economía elevando el precio del dólar y poniendo en duda la política de bloques. Sólo falta ver como se decide la Ley 3 de 3, después del vergonzoso acto del presidente Enrique Peña Nieto en Canadá.

El primer golpe del Brexit a México es el pago de créditos con tasa de interés variable en créditos inmobiliarios, hipotecarios, de nómina, etcétera, concretados desde hace ocho años, cuando no había crisis y el dólar estaba más barato que el limón. Hoy, después de dos crisis geopolíticas, el dólar está más caro y los intereses en los créditos ya anuncia subastas de casas abandonadas, por lo menos en la zona centro del país y en Guanajuato. La Condusef informó que cerca del 13 por ciento de los prestamos en México se encuentran en estas condiciones.

Sin embargo en México, específicamente Oaxaca, Chiapas y Guerrero, los estados con más carencias, se avecina el recorte a los sectores de Educación y Salud, una medida anunciada por el secretario de Hacienda, Luis Videgaray, que consta de 31 mil 714 millones de pesos.

Es incongruente que mientras se cuestiona el “desabasto” de centros comerciales por los cierres carreteros en Oaxaca, no se hable del recorte federal con la misma intensidad. Incluso se habla de la falta de leche en polvo, frijol, arroz y sólo falta que ahora digan que hace falta gorgojo en los pueblos más pobres. ¿No serán los negocios de la Sedesol y Diconsa los que están en peligro? Hay que destacar el uso de las redes sociales y los medios de información alternativos donde se demuestra que los mercados tradicionales (donde los indígenas venden sus productos) tienen lo suficiente para surtir a los ciudadanos de dicha región.

Hay que subrayar que el 83 por ciento de pequeños productores agrícolas, que cubren las tres cuartas partes del territorio nacional productivo, no tiene acceso a apoyos gubernamentales y vive en situación de pobreza y pobreza extrema.

También hay que preguntarse ¿qué negocia la CNTE con la Secretaría de Gobernación sin que el secretario de Educación Pública esté presente?

Las plazas no son indispensables a menos que se adjudiquen directamente a las Normales Rurales, donde la competencia educativa tendría que incrementar el estatus de “Normal” a “Universidad de Educación Rural”.

La evaluación es correcta, pero no debe justificar un despido por no realizarse; al contrario, el negarse a realizar la evaluación es un signo de incapacidad. Por lo tanto, es de facto capacitar a quienes se opongan sin reproches o castigos. ¿Quién vigila a los inspectores escolares?

Otro punto importante sería regular las escuelas privadas. Cada vez es más frecuente ver que de mil estudiantes de una escuela privada uno sea el que no abandone sus estudios y se integre al mercado laboral, donde la reforma laboral ya permite que deambulen miles de jóvenes de outsourcing en outsourcing, con la universidad trunca, para ir llenando su Afore (qué por cierto, muchos no tienen). ¿Quién vigila a los inspectores escolares?

Asimismo, si van auditar sindicatos y organizaciones sociales (no se diga más de la Ley 3 de 3 y el veto presidencial) deberían empezar con los partidos políticos y las organizaciones sociales que “maman” de ellos, así como con las empresas, ya que de allí se explica la partidocracia responsable de tanta corrupción, atraso y centralización de los poderes federales… y ya de paso, la contaminación.

Preguntas sin resolver:

¿Por qué la Policía Federal eligió un domingo de tianguis para realizar el desalojo si había comerciantes y compradores ajenos a la protesta que iban estar esa mañana en Nochixtlán?

¿Cuándo se juzgarán a las empresas trasnacionales que contaminan áreas naturales (como los ríos de Veracruz y de Sonora)? ¿Cuándo se nacionalizarán las playas mexicanas de Quintana Roo?

¿Qué va pasar con los médicos, enfermeras y la falta de medicinas y sistemas adecuados para la calidad que merecen los afiliados?

Con el Brexit, ¿qué pasará con los costos de las medicinas y otros insumos básicos que se pagan en dólares (casi todo en México) gracias al TLCAN(Tratado de Libre Comercio de América del Norte).

¿Y el SNTE?

© GARDIJA 2016

Deja un comentario