Acá, Sahuayo Michoacán.- Queridos lectores reciban un saludo desde estos lares, déjenme les comento que como en todo el país la delincuencia organizada esta grave por acá, al grado que la celebración del 16 de septiembre de 1810, fue suspendida en uno de los pueblos aledaños  y después de las 8 de la noche estas ciudades disminuyen su actividad y las calles casi se encuentran solas, en fin que el contraste con aquel México de mi niñez, es bastante.

Sin embrago no todo está perdido, pues como les relatare, los buenos mexicanos, somos más, si esos que día con día salimos de nuestros domicilios valientemente a ganarnos la vida honradamente, con el sudor de nuestro esfuerzo y trabajo, y no somos como toda esa bola de holgazanes, que ya sean: “Ninis, Delincuentes o Políticos”, que han escogido el sendero torcido para allegarse su dinero a costa de los que pisotean, sirviéndose de ellos vilmente, ¿que no les sabrá amargo su pan?…

A cambio la gran mayoría del pueblo de México, no salimos a servirnos de los demás, sino al contrario a servir a los demás…, ese pueblo que celebra a sus héroes nacionales con el orgullo que al igual que ellos, tienen las agallas para seguir por el camino recto no importando las piedras o peñascos que se les atraviesen, de ellos quiero hablar en esta nota, esos que aun sin tener para comer, hicieron un esfuerzo, para comprar el atuendo que sus hijos lucieron hoy en los diversos desfiles conmemorativos que se dieron, a esos padres, a esos maestros que de verdad trabajaron, demostrando su creatividad y guía y no se escudan en peticiones absurdas, “algunas para no trabajar” y sobre todo a esos niños que orgullosos desfilaron hoy por las calles de Sahuayo y de todo el país, les dedico esta nota con el agradecimiento y la esperanza de que esa generación sepa de verdad engrandecer a nuestro México, más adelante verán ustedes un collage de imágenes de varias escuelas que participaron en este desfile conmemorativo aquí en Saguayo un total de 45 planteles, en el presidium representantes encabezados por el presidente municipal, de las fuerzas armadas, de las zonas escolares de muchas otras instituciones que promovieron, coadyuvaron e hicieron posible el desfile, a todos ellos nuestro reconocimiento aunque no los nombrare porque esta nota no pretende ser política, lo realizado fue parte de su trabajo, y diré que estuvo bien hecho, el ambiente entre la asistencia era de júbilo, de fervor patrio, papás y mamás, observaban orgullosos a sus retoños que cansados avanzaban lento llevando un paso militar, muchos de ellos y ellas, participantes de las diversas bandas de guerra, por ser de educación básica portaban tambores que contrastaban con sus pequeños cuerpecitos porque era más tambor que niño o niña, algunos con sus pequeños pulmones apenas alcanzaban a sopletear algo que emulaba ser un toque militar, otros disfrazados como los héroes que nos dieron patria, demostraban la habilidad de las mamás en la realización de sus vestimentas, y la creatividad de los maestros, entre las pancartas que portaban los niños, resaltaba una que  a la letra decía: los niños y las niñas somos iguales y tenemos los mismos derechos, y otra a manera de ¡ya basta!… pedía paz en nuestro país.

Después de algunas horas el desfile se cerró con la presencia de la policía estatal y una ambulancia representaba los servicios médicos del estado y el municipio, dirán ustedes y eso que tuvo de diferente a los demás desfiles del país, pues les diré, la esperanza que representan esas nuevas generaciones de niños y niñas, que como ya se los mencione, ojala ellos si tengan las agallas de acabar con la delincuencia y les dejen un país mejor a los que vienen, porque lo que es nosotros la estamos regando, así pues como dice el dicho ellos son una gotita de esperanza, y vitaminas para el alma, de todos nosotros para ellos y para ellas felicidades por un buen trabajo realizado y hasta otras letras.      

 

Deja un comentario