Laura Castillo García

Ejercicio y desarrollo de las aptitudes cerebrales, concentración, memoria, abstracción, razonamiento y coordinación, son algunos de los beneficios que brinda la práctica del deporte-ciencia: el ajedrez.

Por ello -y porque Antorcha busca un desarrollo integral de los seres humanos a través de la práctica de la cultura y el deporte-, desde hace 17 años el Movimiento Antorchista Nacional organiza torneos de ajedrez en diferentes estados de la República a fin de que sus mejores jugadores luego se midan con ajedrecistas de todo el país.

El ajedrez es un juego de estrategia que obliga al jugador a resolver constantemente los distintos problemas que se plantean sobre el tablero, los cuales le obligan a la concentración y al análisis.

Dice Sergio Parra (xataka.com) que: “Justo después de que los dos jugadores de ajedrez ejecuten su primer movimiento, se abre un amplísimo abanico de posibilidades de juego. En concreto, existen 400 posiciones posibles en el tablero. Después del segundo turno, hay 197.742 partidas posibles. Y después de tres movimientos, hay 121 millones.”

Pero ese número de operaciones solo puede realizarlos una computadora; la mente humana debe conducirse por la intuición y la práctica, la cual hace al maestro en todos los deportes, artes, carreras profesionales y oficios, como se sabe.

La práctica constante del ajedrez la ofrecen los clubes que hay a lo largo y ancho del país, de los que forman parte los jugadores que también lo practican en las filas del Movimiento Antorchista Nacional. Todos los ajedrecistas, sin excepción, tienen interés en participar en algún torneo para medir sus fuerzas en contra de gente a la que nunca han visto en su vida y de la que no conocen su manera de jugar.

Este año, Antorcha del Estado de México realizará su primer torneo estatal de ajedrez. Con la participación de 700 jugadores provenientes de diferentes municipios mexiquenses, este primer torneo estatal de ajedrez se llevará a cabo el próximo miércoles 22 de agosto en el Centro Cultural Bicentenario, sito en el municipio de Texcoco, Estado de México.

Ciento cincuenta de esos jugadores, los mejores, pasarán a formar parte del XVII torneo nacional de ajedrez en donde se medirán, en sus respectivas categorías, con jugadores provenientes de otros estados, quienes también se sometieron a eliminatorias previas.

Aunque ni los ganadores de los torneos estatales ni los del nacional reciben premio económico alguno, los jugadores acuden con gusto a estos torneos que se desenvuelven con honestidad, limpieza y amor al ajedrez.

¿Por qué en los torneos de ajedrez organizados por Antorcha no se dan premios económicos? Porque Antorcha fomenta, en niños, jóvenes y adultos, la realización de actividades de excelencia, pero como una forma de desarrollar todas las capacidades que le ofrece su cuerpo, no propiamente para que la gente se dedique profesionalmente a este deporte ciencia.

En el caso del ajedrez, sin que lo sepan a ciencia cierta, los practicantes obtienen grandes beneficios: adquieren mayor concentración, se vuelven personas muy analíticas porque en cuestión de segundos deben analizar dos o tres alternativas de jugada para luego tomar la decisión que consideren más adecuada para llegar a su meta: derrotar al rival.

Pero las cualidades que durante el juego desarrolla el ajedrecista, también las aplica en todas las áreas de su vida cotidiana. Por ello, más que el incentivo económico, los ajedrecistas que participan en los torneos organizados por Antorcha lo hacen más por los beneficios que a su persona les ofrece este deporte-ciencia que, además, ayuda a la prevención del Alzheimer, ejercita ambos hemisferios cerebrales, mejora la creatividad, potencia la memoria e incrementa la capacidad lectora.

Laura Castillo García

Vocera del Movimiento Antorchista en el Estado de México

Deja un comentario