Blas A. Buendía
Al considerar que los mexicanos respaldan la iniciativa del presidente para acabar con el flagelo del neoliberalismo que saqueó descaradamente el Patrimonio de la Nación en materia petrolera, a través de “piratas huachicoles” de alta mar, el doctor en Derecho Miguel Arroyo Ramírez afirmó: “Ha sido verdaderamente escandaloso el nivel de corrupción que se generó en la empresa paraestatal más importante que representa para el desarrollo de México: Petróleos Mexicanos (PEMEX)”.

Y, por supuesto, comentó, la extracción ilegal era inimaginable, bandas criminales tenían un emporio de corrupción sistematizado con la utilización de gigantescos buques-tanques que se anclaban en las plataformas para huachicolear el producto.

Ha sido verdaderamente escandaloso –recalcó-; “creo que nunca nos imaginamos a qué nivel llegaba todo este problema, seguramente el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador tampoco daba crédito a la gigantesca estafa maestra petrolera que desarrollaban portentosas bandas delictivas, que enflaquecieron las finanzas públicas del país”.

Precisó: “Si bien había indicios muy fuertes de este tipo de problemas de seguridad, en los hechos, el saqueo del Patrimonio Nacional sobrepasaba lo imaginable”.

En su análisis político-jurídico de Antena Radio que se transmite por el 107.9 del cuadrante de FM, perteneciente al Instituto Mexicano de la Radio, mejor conocido como el IMER, el Doctor Miguel Arroyo Ramírez estacó que el modelo neoliberal, toleró el modus operandi de este tipo de prácticamente delictivas, que bajo la complicidad de altos funcionarios de gobiernos anteriores, el huachicoleo – cabestro del crimen organizado-, pudo robarse todo lo que quería referente a los recursos energéticos de la nación. Se pronunció por la aplicación de toda la fuerza de la ley.

Alertó: “Ahora, el crimen organizado alrededor del huachicol, como se conoce, está reaccionando, su coletazo podría ser desastroso si no se actúa de inmediato. La sociedad ha sido testigo de los últimos acontecimientos; el huachicol está tratando de intimidar a las fuerzas constitucionales del gobierno mexicano”, como es el caso de las narcomantas aparecidas en el estado de Guanajuato, donde reside el ex presidente Vicente Fox Quesada, acérrimo oposito del presidente López Obrador.

Al respecto, el presidente Andrés Manuel López Obrador, reveló en la víspera, continuará con la lucha contra el huachicoleo tras las amenazas en su contra hechas con una narcomanta colocada cerca de la refinería de Salamanca.

“No vamos a hacer caso a ningún acto de intimidación, tenemos nuestra conciencia tranquila. Vamos a seguir con el programa de transformación, se va a acabar la corrupción, se va a acabar la impunidad, me canso ganso”, dijo el presidente, para glorificar: “El que lucha por la justicia, no tiene nada que temer”.

Es de consignarse que en la madrugada del jueves 31 de enero, cerca de la refinería Pemex-Salamanca, fue dejada una narcomanta, aparentemente, de “El Señor Marro” donde exigía al presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, retirar las Fuerzas Armadas de la refinería, “o de lo contrario, se tomarán represalias en contra de la población”.

El Doctor Miguel Arroyo Ramírez, en este contexto, se sumó al enunciado presidencial, para que todas las fuerzas constitucionales del Estado mexicano, evidentemente no sean intimidadas, “porque el presidente López Obrador tiene una decisión inquebrantable de terminar con todo esto”, aseveró.

Dijo que las autoridades federales deben realizar las investigaciones pertinentes para llegar al fondo de esta amenaza intimidatoria, porque por ejemplo, “en el caso de los buques-tanques, indiscutiblemente cuando cualquier navío se acerque a las costas mexicanas y no se identifica, inmediatamente debe ser interceptado por la Marina de México”.

Ejemplificó: “Si llega un velero extraño, aun tratándose de una embarcación deportiva a las costas o puertos mexicanos, y no se identifica, inmediatamente la Armada de México tiene la facultad de exigirle a sus tripulantes pasar a una exhaustiva revisión”.

Ahora -añadió- si esto no se realizaba en un buque-tanque, que son de tamaños descomunal, habría que sacar conclusiones de qué era lo que estaba pasando y cómo el huachicoleo se robaba la riqueza energética que pertenecen a los mexicanos”, expresó finalmente el Doctor Miguel Arroyo Ramírez, quien es también integrante del Consejo de la Judicatura del Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México. [email protected]

Deja un comentario