Autoridades, legisladores y directivos responsables del futbol

Fecha:

Share post:

Luis Repper

 

*Gobierno y legisladores indiferentes ante la reacción popular

[email protected]

Regularmente en mis colaboraciones no me ocupo de temas deportivos, aunque conozco del tema, me resulta mínimo para el gran lector de esta página y Portal. Sin embargo, hablar del fracaso de la selección mexicana de futbol, en la eliminatoria de CONCACAF rumbo al Mundial de Brasil 2014, es necesario. Analizar y poner en el colectivo los nombres de los responsables de esta afrenta a los mexicanos tiene que hacerse.

De entrada hay que dejar claro que este deporte es patrimonio privado, de sólo unos 4 o 5 dueños de equipos, pero en manos de 2 está el control explotación, comercialización y ganancias, sin que estas se reflejen en beneficios de la población.

Los fanáticos, “clientes cautivos” de las televisoras, o los afectos a un equipo son las víctimas de la enajenación de los intereses comerciales, económicos, políticos y mediáticos de Televisa y Televisión Azteca, aunque han nacido otras frecuencias, sólo obtienen migajas, del pastel de Chapultepec y  Periférico Sur. 

Bajo un mamotreto llamado Federación Mexicana de Futbol (Femexfut), con un corporativo denominado “Dueños de Equipos”, esta caterva de millonarios usufructúan frecuencias propiedad de la nación, toman decisiones unilaterales, violentando reglamentos y leyes federales.

Los locutores y comentaristas de ambas empresas se jactan de vociferar que el futbol es un deporte nacional, pero omiten mencionar que es un producto consumible, pues basta con saber el costo de  los spots, comerciales, publicidad estática, etc. para saber que a las firmas sólo les interesa obtener ganancias, importándoles un bledo el deporte.

De ahí que ante el fracaso de la eliminatoria, el dueño de Televisa, Emilio Azcárraga Jean, y quien mueve en la Femxfut todos los hilos del negocio, amenazó a su títere Justino Compean, Presidente de la Federación futbolera, que corrigiera la plana, despidiendo al DT Víctor Manuel Vucetich y designara al entrenador del equipo América, Miguel Herrera, como su sucesor, pues la ausencia de la selección en Brasil 2014, significaría para Televisa la pérdida de 80 millones de dólares, ya comprometidos en publicidad, patrocinios, y ventas de comercialización durante el torneo mundialista.

Nunca mencionó Azcárraga o los “dueños del balón”  el aspecto lúdico, deportivo y popular del impacto social que representaría la eliminación definitiva de la selección.

La “decepción nacional” como popularmente se menciona a los ratones verdes, carece de personalidad, sus jugadores se convirtieron en ficha de cambio de empresas privadas, que incluyen en los uniformes sus logotipos. Existe otro actor que ha prostituido el noble deporte de las patadas, los “representantes” del jugador, que con su intervención para colocarlo en un equipo y por ende en la Selección, se lleva entre 35 y 45 por ciento del total del contrato.

Y la suma crece cuando el “ducho futbolista” es integrado al equipo nacional, porque aquí el entrenador y los directivos del equipo “tienen la obligación” de ponerlo a jugar, aunque éste sea un tronco y este mal, como el “Chicharito” Hernández, que carece de técnica y habilidades, pero que se ha convertido en producto mercadológico de “Banamex” y de otras firmas publicitarias transnacionales.

Más aun, el futbol mexicano a lo largo de 50 o 60 años, ha sido el producto televisivo más lucrativo para Televisa y posteriormente para Canal 13, Imevisión y TV Azteca, hoy, que transmitían los partidos por su frecuencia abierta, plagados de publicidad visual, oral y estática. Con la explosión de los canales restringidos, cable, parabólicos, satelital, etc,  mañosamente, con “mala leche” y la complacencia de las autoridades federales Gobernación, RTC, Comisión de Telecomunicaciones, etc. las televisoras decidieron trasladar la transmisión de  los partidos al cable, es decir, obligar a la población a que si quiere ver a su equipo favorito, tiene que suscribirse (con tarifas demasiado caras, para la pobre programación que ofrecen) a una empresa cablera, ignorando las necesidades económicas del consumidor.

 

Es decir, doble traición de televisoras y autoridades federales al televidente leal y eternamente asiduo al futbol, dejar de transmitir los partidos en señal abierta y obligar a pagar un servicio ínfimo y sujeto en ocasiones al capricho  de la naturales, como SKY, que si está nublado o tormenta pierde la señal.

Todo el escenario anterior fue sólo para ubicar en su justa dimensión que Televisa y TV Azteca, jamás se han interesado por el verdadero aficionado al futbol, únicamente   defienden sus intereses económicos bajo el peregrino argumento de ser “los canales oficiales de la selección”

Un tercer responsable (aleatorio, pero real) de este fracaso futbolero, aunque  el “equipo de todos” vaya a Brasil, por la forma en que podría conseguirlo, es el Congreso de la Unión, porque los Diputados y Senadores han sido omisos e indiferentes a la práctica y explotación comercial de este deporte. Al grado de que cuando los futbolistas pretendieron organizarse en un sindicato para defender sus derechos e intereses, los dueños de los equipos lo impidieron y los “representantes populares” ni se acercaron a ellos para busca un camino legal –al que tienen derecho- para respaldarlos.

Los legisladores saben que para los mexicanos el futbol es parte de su vida, que de ello se han aprovechado, a lo largo de los años, los empresarios de la televisión para usufructuar un bien nacional, el espacio aéreo, las ondas hertzianas, etc, en beneficio de un particular, sin oponer reglas y obligaciones para no permitir tan cínicamente enriquecimiento ilícito.

Algo tienen que hacer estos zánganos legisladores que tenemos, están viendo la actitud de Televisa y TV Azteca, que rabietan la inoperatividad del “Tri” pues ven como los millones de dólares en publicidad y comercialización se les van,  tuercen los reglamentos internos de la Femexfut, para “salvar lo suyo” y nada hacen.

También a los particulares debe sometérseles al régimen de la ley. Tiene que mediarles poder, por las sencilla razón de que el futbol es un bien nacional y que ellos han particularizado con la complacencia de las autoridades federales. Si no lo hacen a través de una modificación a la ley de espectáculos, comercial, de interés público, etc. entonces nadie más en este país los controlará.

¡Ojala no vaya la selección mexicana de futbol al Mundial al Mundial Brasil 2014, para provocar un sisma entre particulares y la autoridad, a ver si así reacciona el gobierno federal!

 

*Miembro de la Academia Nacional de Periodistas de Radio y Televisión (ANPERT)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Relacionados

Falta de medicamentos, negligencia y trato despótico en clínicas del IMSS

  CDMX. SIMEX.- Aunque en todas las instituciones del sector salud, hay quejas, en clínicas del seguro social, se...

Estudiantes demandan mejoras a su escuela en Cuautitlán Izcalli

  Por:   Andrea Anahí Cuautitlán Izcalli. SIMEX.- “El gobierno municipal, no ha cumplido con la obligación de brindar mejores...

Caníbal Indignación total, crea polémica entre la SCJN y alcalde de Atizapán

  Por: Redacción Atizapán, Méx. SIMEX.- “Todos sabemos de antemano que el alcalde panista de Atizapán de Zaragoza, Pedro Rodríguez...

Palabras Más / ¿Nos resignamos? 

El hombre es el medicamento del otro hombre. Ikram Antaki Arturo Suárez Ramírez / @arturosuarez  De entre las carencias que tiene López...