Canelo: perdí, pero volveré a intentarlo

Fecha:

Share post:

 

BALÓN CUADRADO/Agencias

Jesús Yáñez Orozco

 

Ciudad de México. Desmedido elogio de la prensa mexicana para Saúl Álvarez.

Canelo no conoce otra lengua que la competencia, opina el diario La Jornada en su edición de hoy. La conoce y la habla con solvencia, un idioma que implica el esfuerzo arduo por tratar de ser el mejor e imponerse retos, no importa si en el camino se le cruza alguna derrota, como recién le pasó cuando quiso triunfar en los semipesados, agrega la publicación supuestamente de izquierda.

Estima que a  principios de mayo, el ruso Dmitry Bivol venció a Saúl Álvarez por decisión unánime con “una estrategia” a medio camino entre “la inteligencia y la fuerza”.

El segundo revés en su carrera, que, sin embargo, no le dejó la moral demolida.

“Desafortunadamente perdimos”, pluraliza la derrota el púgil tapatío.

Pero eso no quiere decir, aclara, “que no lo voy a intentar otra vez. Lo importante es la perseverancia, yo soy una persona muy perseverante y vamos a hacerlo de nuevo”.

Y antes de que crezca la duda, Canelo adelanta que la siguiente pelea será contra su antiguo rival, el kazajo Gennady Golovkin, con quien sostendrá un tercer combate en septiembre.

También, por si hiciera falta, advierte que queda pendiente la revancha ante Bivol.

“Lo seguro es que regresamos en septiembre”, aclara Canelo.

Explica:

“Ya teníamos ese contrato; tenemos que seguir lo que empezamos y esas son las dos peleas más importantes en el boxeo: la de Golovkin y la revancha con Bivol”.

Perder es una sensación que él conoce en dos episodios amargos. El primero ante el taimado Floyd Mayweather, cuando Canelo aún era una joven promesa que aprendía el oficio y fue una caricatura boxística sobre el cuadrilátero.

El segundo, este reciente tropiezo, con un Saúl maduro y en la cúspide del éxito.

“Pero que no pudo ante un peleador más grande que sacó todo el provecho a esa superioridad”, justifica el periódico.

Si en la categoría supermediana, donde conquistó los cuatro cinturones de campeón, no había nadie más que pudiera derribarlo del trono, Saúl pensó que podría hacer lo mismo un peldaño más arriba y subió a la división semipesado.

La apuesta no prosperó y tuvo que asimilar la derrota:

“A nadie le gusta perder”, insiste el pelirrojo.

Es, acepta, “un sentimiento muy feo. Pero hay que tener valor para reconocerlo”.

Aunque hay detractores que estiman que Canelo es una impostura sobre el ring, reflejo de la crisis del boxeo mundial, La Jornada está convencida que “no sólo es un hito” en el éxito deportivo mexicano.

Según el periódico, “pocos en este país” han alcanzado una “cima” (sic) de popularidad internacional (sic) semejante a la del tapatío, quien además de la “habilidad en el pugilismo, también ha dado señas de saber moverse en otros campos”.

 Por ejemplo, estima la publicación, “en el agua de los tiburones mercantiles. Los negocios son otra división en la que quiere triunfar”.

Y “fiel a su instinto depredador en los terrenos que exigen la máxima competencia”, agrega el diario, “el pelirrojo se ha obsesionado con el golf”.

Cuando no trabaja de manera disciplinada en el gimnasio de boxeo, aprovecha el tiempo jugando en los verdes campos de ese juego calmo.

“Tengo la iniciativa de apoyar el talento en diferentes ramos y este torneo es para impulsar a los mexicanos, sacar cualidades y que haya más campeones internacionales en nuestro país”, resume.

Estas declaraciones las hizo durante la presentación del torneo No Golf, No Life, paráfrasis de su marca No Box, No Life. Una competencia benéfica realizada ayer en el club Bosque Real, la cual buscará apoyar a jóvenes promesas, porque está convencido que este país desborda de gente con cualidades a la que hace falta impulsar.

“Cuando empecé en el deporte no tuve apoyo, sé lo que se siente no tenerlo”, recuerda Canelo y pasa por su mente cuando en la infancia y adolescencia vendía paletas en la zona conurbada de Guadalajara para apoyar la frágil economía de su casa.

Por eso, enfatiza, “quiero brindar lo que pueda para el golf o el boxeo, para que los niños tengan oportunidades de crecer y realizar sus sueños”.

No hay que olvidar que Ignacio Beristáin, forjador de casi una treintena de campeones mundiales –hombres y mujeres— suele decir, entre ellos a Balón Cuadrado, que prefiere ver futbol, sobre todo cuando juega Cruz Azul, equipo de sus amores, que mirar una pelea del Canelo.

El que sabe, sabe.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Relacionados

Porque las noticias nos buscan…

CLERO PIDE EVALUAR LA ESTRATEGIA ANTICRIMEN Y EXIGE PAZ PARA MÉXICO. CONCESIONES Y SEQUÍA ACENTÚAN SED DEL NORTE....

La extinción de dominio, acción preventiva para desarticular al crimen organizado

Blas A. Buendía   El juez 28 Civil de Proceso Oral del Poder Judicial de la Ciudad de México (PJCDMX),...

Las políticas populistas representan un peligro para cualquier nación

Comentario político del periodista Raymundo Medellín para el programa radiofónico “Hablando Claro” de Radio Expresión México, que conduce...

Palabras Más / Vender el alma al diablo 

Es hipócrita hablar de acabar con la injusticia. Lo único que podemos hacer es hablar de equidad: dar las posibilidades...