Jesús Yáñez Orozco

 

Ciudad de México, (BALÓN CUADRADO/agencias).- Con un siglo de historia, que se cumple este año,, la NFL –uno de los tres deportes más populares en Estados unidos, a la par del beisbol y basquetbol profesionales— se prepara para la temporada más atípica. Incluye  cambios a los protocolos de inicio del partido, sin aficionados, migrando lo más posible a las inconmensurables herramientas digitales y un férreo control sanitario diario.

Y este jueves con la patada de salida a un nuevo torneo que será muy diferente a las ediciones anteriores por varios factores. Entre ellos, también, la inquietud por la sombra del coronavirus, el anhelo de disfrutar de las flamantes nuevas estrellas como Patrick Mahomes y Lamar Jackson, así como el nuevo capítulo del legendario Tom Brady con los Bucaneros de Tampa Bay.

Los vigentes campeones, los Jefes de Kansas City, y los Texanos de Houston protagonizarán hoy el partido inaugural, en el que los aficionados podrán apreciar un duelo de talentos entre Mahomes y Deshaun Watson, los dos nuevos jugadores mejor pagados de la NFL.

Junto a Lamar Jackson, jugador más valioso (MVP) de la pasada temporada con los Cuervos de Baltimore, Mahomes y Watson son los estandartes de una nueva generación de mariscales de campo, ahora mucho más atléticos y móviles que predecesores como Brady, quien no se deja intimidar y a sus 43 años se resiste al retiro.

Después de dos décadas con los Patriotas de Nueva Inglaterra, donde conquistó un récord de seis Supertazones, Brady vestirá por primera vez un uniforme distinto luego de comprometerse con los Bucaneros de Tampa Bay.

Pese a las suspensiones y retrasos que el coronavirus generó en otras competiciones, como la NBA y la MLB, la NFL siempre mantuvo que se pondría en marcha a inicios de septiembre como tenía previsto.

Ese objetivo parece logrado, pero los desafíos para mantener los cinco meses de temporada, hasta el Supertazón de Tampa (Florida) en febrero, a resguardo de la pandemia, son colosales.

La NFL desechó concentrar a todos los equipos en una sede burbuja, como la de la NBA en Disney World, y se dispone a jugar en las canchas de las franquicias y a viajar constantemente por todo el país.

Los protocolos de seguridad han arrojado hasta ahora resultados alentadores y ningún equipo ha sufrido un brote importante.

De acuerdo con el último reporte, se realizaron 44 mil 510 pruebas a ocho mil 349 jugadores y personal entre el 30 de agosto y el 5 de septiembre, y sólo ocho dieron positivo.

“Los protocolos están funcionando. Pero lidiamos con mucha incertidumbre. Esta es una pandemia de la que todavía estamos aprendiendo”, dijo el comisionado de la NFL, Roger Goodell, en una conferencia.

A la crisis sanitaria se suma un contexto social marcado por las manifestaciones contra la desigualdad racial desde el crimen del afroestadunidense George Floyd en mayo.

Hace cuatro años, el entonces mariscal de campo de los 49’s de San Francisco, Colin Kaepernick, comenzó a hincar la rodilla en el césped durante el himno previo a los juegos para protestar contra el racismo y la brutalidad policial.

Objeto de feroces críticas desde numerosos sectores, Kaepernick nunca volvió a ser contratado al salir de los 49’s a principios de 2017.

Pero su figura se ha reivindicado en los meses recientes y su gesto de hincar la rodilla es uno de los símbolos de las protestas en el deporte que podría replicarse ahora en las canchas de la NFL.

Goodell, quien admitió que se manejó mal el caso de Kaepernick, prometió apoyar a los jugadores que expresen sus reivindicaciones en el campo.

La liga planea inscribir lemas como Acabar con el racismo en la zona de anotación y permitir que los jugadores porten nombres de víctimas de discriminación en los cascos.

Logística sin burbuja

De acuerdo a declaraciones recopiladas días antes del inicio de la NFL, sólo seis de los 32 equipos tienen planes de recibir a los fans con una capacidad significativamente reducida. Entre ellos los Cowboys, los Browns con el 10%, los Colts con 35%, los Jaguars con 25%, los Chiefs con 22%, los Dolphins con 20%.

Aunque se desconoce la cifra que se permitirá en los juegos de los Cowboys, SportsPro adelantó que la franquicia se prepara con pagos y boletos electrónicos, protocolos de seguridad en transporte, estacionamiento, compras en el estadio, medidas de distanciamiento social entre grupos de fans y servicios médicos.

El resto de los equipos anunció que comenzarán la temporada sin fans, con la esperanza de incorporarlos en fechas posteriores. Sin embargo, como se ha vuelto costumbre en el regreso de los deportes tras la pausa por coronavirus, el sonido ambiente del público estará presente de manera digital durante los juegos.

Michael McCarthy, de Front Office Sports, informó que la NFL no permitirá presentaciones del himno nacional en vivo antes de los juegos, sino que serán remotas o pregrabadas y reproducidas en el estadio.

Adicionalmente, se informó en un comunicado a los equipos que solo pueden enviar a una persona al lanzamiento de la moneda para cada juego y todos los que participen en este acto deberán usar cubrebocas; este equipo de protección personal también será recomendable usarlo cuando se encuentren fuera del área de juego, más no obligatorio, sólo en San Francisco y Buffalo.

El contagio en la NFL es casi inevitable debido a que no estará jugando con un concepto de burbuja como el que la NBA y la NHL. Por fortuna, los resultados de las pruebas de coronavirus positivas se han mantenido relativamente bajas.

La liga dio a conocer el martes pasado que en el periodo del 21 al 29 de agosto, de un total de 44 mil 510 pruebas aplicadas a 8 mil 349 miembros de los equipos, ocho resultaron positivos, entre ellos un jugador.

En un memorando actualizado de la liga enviado a los equipos el sábado 5 de septiembre, la NFL indicó que administrará pruebas de Covid-19 a los jugadores y empleados esenciales todos los días de la temporada regular, excepto el día del juego.

A los jugadores se les dio la opción, antes del 6 de agosto, de optar por no participar en la temporada 2020 y se les adelantará 150 mil dólares de salario de su contrato en 2021, sólo aquellos que decidan retirarse por cuestiones médicas, calificados de alto riesgo,  recibirán 350 mil y no contará como adelanto de la siguiente temporada.

Al día de la fecha límite, 67 jugadores declinaron a jugar. Sólo en caso de emergencia podrán darse de baja pasada esta fecha.

La liga acordó expandir las listas de equipos de prác. 

Deja un comentario