Blas A. Buendía

Actúan de manera irresponsable y con una evidente intención política quienes critican la operación del Sistema de Transporte Colectivo Metro y olvidan que el recorte presupuestal del Gobierno de la República afecta gravemente a ese medio de transporte, dijo a manera de ultra-defensa la diputada Elizabeth Mateos, a favor de su director.

Recordó que el Metro brinda un servicio estratégico a capitalinos, habitantes de la megalópolis y turistas, por lo que los críticos debieran sensibilizarse ante el recorte al Fondo de Capitalidad y de otros recursos federales que afectan su operación, lo que debería ser suficiente para unir a todas las fuerzas políticas para no permitir mayores recortes para el ejercicio fiscal del Presupuesto 2018.

A diferencia de la postura crítica que siempre ha asumido el líder del perredismo local diputado Raúl Flores García, dista mucho la postura de la vocera del Grupo Parlamentario del PRD.

Es decir, a manera de ultra-defensa, la legisladora dijo que ese fuego amigo en lugar de estar buscando cómo descalificar al director del Metro de manera irresponsable, deberían tener claro que los recortes federales han afectado directamente la operación de ese transporte.

Al referirse a la reciente comparecencia del director general del STC Metro, Jorge Gaviño, ante las Comisiones Unidas de Movilidad, Presupuesto y Cuenta Pública y de Vigilancia de la Auditoría Superior de la Ciudad de México, reconoció que el funcionario ha hecho “una gestión excelente” con los recursos que se tienen, pese a que se subsidia a dos millones de usuarios de la Zona Metropolitana y otras entidades que visitan la capital del país.

La representante popular recordó que el funcionario señaló que el problema de deudas del Metro obedece fundamentalmente a “una mala administración de Marcelo Ebrard que asumió en su momento”, en referencia a la Línea 12, de la cual por cierto, el mismo Gaviño “tiene mucha opacidad que ver en el asunto”, pero se niega a ver la realidad, porque cuando fue diputado local e investigador legislativo, enfocó sus baterías para destruir la imagen del ex jefe de gobierno que para la politóloga priista María de los Ángeles Morena Uriegas, lo consideró ser un histórico saqueador del STC.

Si bien infinidad de actores políticos han demandado la destitución fulminante de Gaviño al frente del Metro de la Ciudad por las continuas fallas que ha tenido últimamente el Metro y que ha puesto en riesgo la vida de miles de usuarios, inexplicablemente la diputada Mateos Hernández fundamentó sus dichos para que el funcionario permanezca en su cargo y termine su gestión.

Él –apuntó- “lo ha hecho bien y con transparencia; me preocuparía que se fuera porque él tiene clara la situación del Metro y sería terrible que alguien más ocupara su lugar sin conocimiento del tema”, puntualizó.

En este sentido, la diputada Elizabeth Mateos, asimismo se niega a reconocer que Gaviño llegó a la dirección del Metro al dar, junto con el jefe de gobierno Miguel Ángel Mancera, “un golpe de Estado” en contra de Joel Ortega Cuevas por cuestiones políticas y conflicto de intereses, yéndose éste al ostracismo con una supuesta liquidación de ocho millones de dólares lo que le permitió pasearse por meses por  Europa.

La situación del Metro de la gran capital, también se debe a los extraordinarios conflictos de intereses del sindicato “nacional” del sempiterno charro Fernando Espino Arévalo, ya que toda su camarilla–cuan asociación delictuosa-, planeó desde hace años cómo explotar desmesuradamente la riqueza del STC, a través de espurios contratos y chuecas licitaciones.

Deja un comentario