Jesús Yáñez Orozco

 

Ciudad de México, (BALÓN CUADRADO).– Decantó desasosiego reapertura a la afición de los estadios de Liga MX, que comenzó hoy después del parón de siete meses a consecuencia de la pandemia de Covid 19. Sobre todo cuando México está en el dintel de los 86 mil decesos, que lo convierten en uno de los más letales del mundo y donde el balompié nacional ha registrado alrededor de 200 casos positivos entre hombres, mujeres y personajes de pantalón largo, de febrero a la fecha.

Hoy, los aforos de los partidos Necaxa-Xolos y Mazatlán-Ciudad Juárez, abrieron sus aforos entre 30 y 50 por ciento de los fans. Llamativo que en unas cuantas horas se agotó el boletaje. De acuerdo con especialistas en epidemiología, es altamente riesgosa la medida. Literal: desatino. Desafío a la muerte. Invita al suicidio colectivo.

Resulta demasiado negocio para ser deporte, a riesgo de vidas.

Hubo quienes lo tomaron con reserva. Incluso preocupación.

Por ejemplo, Juan Pablo Vignón, mediocampista de Pumas. La falta de aire y complicaciones para recuperar el ritmo en los entrenamientos son algunas de las secuelas que enfrentó, luego de dar positivo al Covid-19 en septiembre. Con esta amarga experiencia, hizo un llamado a la afición para seguir las medidas sanitarias y evitar más contagios en la reapertura de los estadios.

“Es un tema serio y delicado. Varios nos hemos contagiado y también falleció el papá de uno de mis compañeros de equipo. Duele y les pido tomarlo en serio, no es un juego, respeten las medidas sanitarias y cuídense”, dijo en videoconferencia.

Para Vigón era sencillo hacer ejercicios de entrenamiento, recorrer las distancias en determinado tiempo, cubrir al rival, pero después del coronavirus su rendimiento se vio mermado, sobre todo en temas de respiración.

“Me ha costado mucho la recuperación del Covid. En lo físico, en la capacidad pulmonar, en el oxígeno, ha sido difícil. Creo estar a un 90 por ciento, sigo trabajando para recuperarme. A algunos de mis compañeros les ha pegado más fuerte, a otros menos. Pero el cuerpo técnico lo ha trabajado muy bien y ha dado los espacios correctos para recuperarme”, explicó.

“Antes podía hacer tres o cuatro piques y me recuperaba rápido, después me costaba volver a tomar aire para seguir corriendo y hacer coberturas. Eso fue lo que más me afectó, en volver a tener aire para mis movimientos”, agregó.

Vigón es consciente de que en la Ciudad de México tardarán en regresar a la tribuna los seguidores por el alto índice de contagios en la localidad.

Incluso el exfutbolista Manuel Negrete, alcalde de Coyoacán, ya advirtió que no serán reabiertos los estadios Azteca y Ciudad Universitaria, que se encuentran en su demarcación.

Primero la salud

Añadió el jugador de Pumas:

“No se siente lo mismo jugar ante un recinto vacío, estamos para darle espectáculo a la gente. Salir a la cancha sin afición es raro. Pero sabemos que en la capital mexicana puede faltar cierto tiempo, primero es la salud para después regresar.

«Si a nosotros como futbolistas nos afectó tanto, para el resto de la gente puede ser más grave. Por eso nos sentimos responsables con nuestras familias y con el público.»

Pumas enfrentará el domingo a Toluca en la jornada 14, donde llegará con 24 unidades ubicado en el cuarto peldaño, por lo que buscarán la perfección en el cierre del torneo para conseguir su pase de manera directa a la liguilla.

«Mantenerse entre los cuatro primeros es complicado, pero lo hemos hecho con mucha jerarquía y humildad, estamos preparados para seguir ahí, vamos a dejar el alma y hacer todo lo que está en nuestras manos», afirmó.

«Somos Pumas, uno de los equipos grandes y nos gustan estos partidos. Los vamos a enfrentar desde la grandeza. Nunca nos ha gustado considerarnos como favoritos, pero si la gente así lo piensa, podemos aceptarlo y cargar con la responsabilidad», sostuvo.

Sueño o pesadilla

Por su parte, Gabriel Caballero, entrenador del FC Juárez, aseguró que luego de jugar durante casi tres meses a puerta cerrada, debido a la pandemia de Covid-19 será muy extraño volver a ver aficionados en las tribunas, lo cual sucederá este viernes en el partido entre su equipo y el Mazatlán, cuyo estadio fue autorizado el pasado miércoles para recibir a cerca de 6 mil espectadores.

“En todo este tiempo nos sentíamos como que estábamos en un entrenamiento, ahora volveremos a contar con ese apoyo, con la presión que genera el público. Desde hace varias semanas soñábamos con esto y hoy en día estamos preparados para jugar bajo estas circunstancias”, reconoció.

Y reconoció:

“Será muy extraño, pero es necesario adaptarse y acostumbrarnos de nuevo a ese ambiente que crean los hinchas, sin duda será una sensación muy agradable», externó.

Además de permitir el ingreso de algunos aficionados en el partido Mazatlán-FC Juárez, correspondiente a la jornada 14 del torneo Guardianes 2020, la Liga Mx también aprobó que el estadio Victoria, sede del Necaxa, abra parcialmente sus puertas al público para el duelo de hoy ante los Xolos de Tijuana.

Para Caballero, dichos encuentros serán “una gran prueba para verificar la efectividad de los protocolos sanitarios establecidos por la Liga Mx, así como la seriedad con la cual los tomará la gente.

“Me parece que los contagios van a continuar y hay que readaptarnos a como se están dando las cosas, aunque claro, siempre con las medidas sanitarias adecuadas. En ese sentido, la reapertura de estos dos estadios es como un ensayo, y tendremos que ver si nos sale bien o debemos retroceder”, argumentó.

Aunque se mostró emocionado por el rencuentro con el público, reconoció que al interior de su plantel existe preocupación porque todo salga bien y las cosas no se descontrolen. “Confiamos plenamente en la afición, esperemos que no haya ningún tipo de complicación y esto sirva de parteaguas para la reactivación de otras sedes.”

El timonel pidió a la gente que asistirá hoy a los estadios Kraken y Victoria que traten de comportarse adecuadamente y tomen las medidas de precaución necesarias.

“Es importante obedecer las indicaciones de las personas encargadas en ambos recintos, y valoren el esfuerzo que se está haciendo para que empiecen a regresar a las gradas.”

Por su parte, Mauricio Lanz, director general del Mazatlán, afirmó en entrevista con Fox Sports que no abrirán las puertas de su estadio por negocio, sino porque “creemos que ya se debe hacer, la vida sigue y tenemos que adaptarnos a esta nueva forma de convivir.”

Y arengó:

“Nosotros queremos que la afición venga y los jugadores empiecen a sentir eso que les ha hecho falta, es decir, la emoción, los gritos, que son fundamentales para ellos.”

Confió además en que la gente que asistirá hoy al Kraken cumplirá correctamente con los protocolos sanitarios impuestos por las autoridades de salud de Sinaloa, así como por la Liga Mx.

“Tengo mucha fe en quienes van a venir al estadio, hemos estado en contacto con la afición y entienden que esto es un esfuerzo de todos, saben que es por su bien y por el del futbol, así que todos debemos seguir las recomendaciones, pedimos su apoyo para que esto salga de la mejor manera”, indicó.

En tanto, Miguel Barbosa, gobernador de Puebla, dio luz verde para que el público regrese al estadio Cuauhtémoc.

“Vamos a echarnos los últimos dos partidos de local de Puebla, pero con todos los protocolos. Que nuestra población tenga un estímulo por ese buen comportamiento, para el día 23 (de octubre) ya estaremos en (semáforo) naranja y que la empresa nos ayude a cumplir todas las medidas sanitarias. Vamos con las matracas a apoyar a nuestro equipo”, comentó.

No obstante, la Liga Mx, así como el conjunto poblano, aún no han confirmado de forma oficial la apertura de dicho recinto para los duelos de La Franja.

Infecta, La Máquina

En tanto, Robert Dante Siboldi, técnico de Cruz Azul, negó que los tres casos de Covid-19 detectados esta semana en su plantel sean a causa de descuidos en las medidas sanitarias contra el virus durante la fecha FIFA.

Si bien aceptó que los jugadores infectados son bajas importantes, no serán una excusa para el duelo del sábado contra Tigres.

“No se contagiaron en el descanso, las pruebas fueron antes del fin de semana. Es cierto, no se habían tenido tres casos al mismo tiempo, hubo control, pero este virus es tan impredecible, y no sabemos cuándo podríamos infectarnos. Se tomarían todas las medidas a nuestro alcance y aún así dar positivo”, apuntó también en una conferencia virtual.

Respecto al regreso de los aficionados a los estadios, opinó que si las autoridades habilitan ciertas plazas, “seguro tienen la certidumbre de solventar ese tema. Si la Ciudad de México queda al último será porque es un mayor número de habitantes con un alto índice de contagios.”

El entrenador prefirió ser mesurado ante las declaraciones del zaguero Igor Lichnovsky, quien tras salir del plantel dijo que ganar la novena copa no es la felicidad y cuando alguien se va de una empresa es porque no se siente valorado.

“Su opinión es personal, pero en este equipo el único objetivo es ganar”, replicó Siboldi.

Asimismo, el estratega cementero respondió a Miguel Herrera, técnico de las Águilas, quien hace unos días dijo que Cruz Azul nunca podrá ser campeón.

“Mi perfil nunca ha sido el de buscar pleitos ni de calentar partidos o clásicos. Él en parte tiene razón, no hemos podido ser campeones, pero sólo es suponer que no lo haremos, y a mí no me gustan las suposiciones.”

Con 26 unidades en el segundo puesto, La Máquina recibirá en la jornada 14 a los Tigres, club que también reportó tres casos de coronavirus antes de este duelo.

(Con información del diario La Jornada)

 
 

Deja un comentario