Con una manifestación con más de 120 elementos del Personal médico del Hospital General 90 Camas, exigieron el otorgamiento, por parte del gobierno estatal, de un incentivo económico por su labor en la atención de pacientes con COVID-19.

Los médicos, enfermeras y más trabajadores del nosocomio acusan al líder sindical José Luis Borja Rojas de nepotismo, debido a que designó a discreción el que el bono de productividad a personal ajeno a quienes brindaron sus servicios durante la contingencia.

“Hoy levantamos la voz porque es injusto que este bono llegue a manos de personas que nunca han estado dentro de las áreas COVID. Hablo por todos los departamentos, médicos, enfermeras, camilleros, trabajo social, mantenimiento y limpieza”, indicaron personal de camilleros.

Por su parte, trabajadoras de enfermería, señalaron que existen actos de intimidación y amedrentamiento de los que han sido objeto. Incluso, algunos compañeros se ausentaron de la manifestación por temor a represalias.

“Basta de que nos amedrente. Nosotros nos dedicamos a la salud, a ayudar a la gente más vulnerable y que viene a solicitar ayuda al área de urgencias. No estamos aquí con fines políticos, solo para exigir nuestros derechos”.

Agregaron que una comitiva representativa del Hospital General 90 Camas acudirá a la ciudad de Toluca, Estado de México, para solicitar una audiencia con el gobernador estatal, Alfredo del Mazo Maza, a fin de que intervenga y ponga solución a las irregularidades.

Finalmente, trabajadores del centro médico exigen un alto a los actos de intimidación y discriminación del que son objeto, pues tienen derecho a ser reconocidos por estar al frente de esta emergencia atendiendo a la población.

Deja un comentario