*Meade candidato para “cubrir espaldas”

Por Luis Repper Jaramillo*

[email protected]

Iniciamos 2018. Para ustedes todos los éxitos que busquen; buenaventura para la familia y toda la salud posible, sin ella, cualquier esfuerzo se trunca, nos limita, frustra y afecta a nuestros seres queridos. Ojala mis predicciones se cumplan y sean felices.

Sin ser pesimista, no auguro un buen año en lo político, lo social, económico, financiero, electoral, en la solución a la inseguridad, pobreza, empleo, marginación y el combate a la corrupción/impunidad… ¿y saben por qué?, por ser año electoral, fin –gracias a Dios- del fallido gobierno de Enrique Peña Nieto y el PRI, que a toda costa, mañas, trampas, mentiras, buscará mantener Los Pinos, “cueste lo cueste”.

Ya se ve, apenas en pre campaña el Sistema, su partido, sus medios de comunicación afines, el INE, TRIFE, trampean enarbolando la bandera de la anti corrupción, en manos de un sujeto gris, mentiroso, impopular, manipulable, José Antonio Meade Kuribreña, que sin ser militante del tricolor, por su maniabilidad, el Grupo Atlacomulco lo maneja para “proteger las espaldas” del líder de los Golden Boys toluqueños, Enrique Peña, cuando por fin el 30 de noviembre se largue y deje de “joder” a los mexicanos.

Cada 3 y seis años es lo mismo, las triquiñuelas del PRI para mantenerse en el poder, sin embargo, 2018 será distinto, pues los mexicanos (más del 98 por ciento) está hasta la madre de un sexenio errático, entreguista (Pemex, gasolinerías, medios de comunicación, etc.), incapaz, inmoral (Casa Blanca de Las Lomas, de Ixtapan de la Sal, viajes oficiales con la parentela), inculto, insensible, corrupto, indiferente, impune.

El partido oficial y sus rémoras (PVEM, Panal) se lavan las manos –como Poncio Pilatos- púes sabe que con Meade no triunfarán en la presidencial, y como en el año 2000 (Francisco Labastida Ochoa), mandan a la contienda a un candidato perdedor, porque tras de sí cuelgan varios pecados económico/financieros FOBAPROA, IPAB, gasolinazos, evasión fiscal, impuestos excesivos de los cuales “Pepe Toño” es directa e indirectamente responsable. 

El Sistema sabe que el pésimo gobierno peñista, (hazmereir incluso en el extranjero), es la razón del fracaso. No aprendió de “la Dictadura Perfecta” (70 años de gobiernos consecutivos) de los descalabros sexenales de Díaz Ordaz, Luis Echeverría, José López Portillo, Miguel de la Madrid, Carlos Salinas, Ernesto Zedillo y Enrique Peña Nieto, que tienen sumida en la miseria y miseria extrema a más de 52 millones de mexicanos, la inseguridad más perversa, inhumana e irresponsable, el desempleo galopante de más de 23 millones de personas y lo más lamentable, la vergonzante corrupción/impunidad de que se tenga memoria, superando incluso la de López Portillo, Salinas de Gortari.

Muestra de ello, sólo un botón, la “nueva generación priista –como bautizó Peña- a sus amigos Javier Duarte (Veracruz), César Duarte (Chihuahua), Beto Borge (Q. Roo), Luis Miranda Nava, Luis Videgaray, Gerardo Ruiz Estrada, Rosario Robles (hoy flamante priista), quienes en sólo 5 años indignamente robaron, defraudaron, timaron a gobernados, contribuyentes, mexicanos… No había mencionado dos ejemplos de corrupción, impunidad, deslealtad, los hermanos Humberto y Rubén Moreira, ambos gobernadores de Coahuila, que se despacharon con la cuchara grande para dilapidar, durante 12 años, las  arcas de los coahuilenses.

Con estos atributos políticos, los priistas se han hecho el harakiri, y ante lo evidente prefieren postular a un candidato impopular, para justificar la primera semana de julio su derrota. Tal y como tuvieron que tragar saliva en el año 2000, cuando Vicente Fox, del PAN, arrolló al insignificante Labastida Ochoa y fueron “sacados a patadas” de Los Pinos, por el sorprendente guanajuatense, que luego mostró el cobre; pero logró su objetivo quitar 70 años de gobiernos priistas.

Dice el refrán, “quien no corrige sus errores, está condenado a repetirlos”. Tal es el caso peñista, que inició aquella aciaga mañana del 3 de diciembre de 2012, a dos días de haber asumido la presidencia, cuando Peña Nieto fue invitado a la FIL de Guadalajara, y no supo explicar cuáles fueron los tres libros que marcaron su vida, bla bla bla… historia conocida.

Bueno, pues nadie quiso, supo o se atrevió a corregir esa incapacidad que derivó en 5 años de pesadilla para el mismo mexiquense… y siguen si corregir. Apenas el 11 de diciembre, ha “volvido” a demostrar su ignorancia, pero esta vez a nivel mundial, cuando en un discurso en Paris, ente líderes mundiales en la OCDE, dijo seguro y contundente: “de los avances que México ha tenido, del éxito y del referente que se ha volvido para otras naciones a partir de los cambios que ha alcanzado –sic-” lo que desencadeno en burla mundial y que en las redes sociales se volvió tropic tender.

Esa incultura es parte del desencanto generalizado de los mexicanos, que podría ser pecata minuta, si se compensara con habilidad, capacidad, liderazgo, contundencia, intuición, sensatez, honorabilidad, honradez, transparencia, etc. que un mandatario “normal” debe tener, pero a Peña no se le da. Prueba de ello es que “sus asesores” son más bien sus enemigos pues es cinco años no han orientado al Jefe a comportarse como dirigente de un país, porque además de los actos de corrupción que empañan su sexenio, sus yerros a lo largo del quinquenio, uno tras otro, lo marcan como ignorante.

Entre los propios traspiés como burócrata panista y priista José Antonio Meade, tampoco se ayuda, tal parece que el estigma peñista se trasminó al hoy precandidato, porque no es capaz de emitir un mensaje ante gente popular, indígenas, jóvenes si no es leído; es decir, no tiene capacidad discursiva,  por experiencia, capacidad, vivencias, intuición, conocimiento de los temas. Pero esto tal vez no sea trascendente, por ahora, lo que sí es un estatus de su partido y del Sistema, la corrupción, la incapacidad, la indiferencia del gobierno que lo postula, que ya no salvará la impopularidad y el hartazgo de los ciudadanos, por lo que el fantasma del año 2000 cierne sobre Los Pinos y el PRI.

Aunado a lo anterior, los medios de comunicación paleros del gobierno están juegan las contras a su candidato, al abrumar a los mexicanos con spots al 2 y 3 a 1 de Pepe Toño, contra sus contrincantes, lo que enerva al votante, por la parcialidad de algunas televisora privadas, grupos radiofónicos, periódicos, revistas, portales de la red, que dolosamente  halagan al priista.

Insisto, el PRI no aprende de sus errores, esto mismo sucedió en 2012 cuando el entonces candidato oficial, Enrique Peña Nieto, fue favorecido con campañas mediáticas “de sus medios de comunicación afines –especialmente Televisa y Radio Fórmula- hasta hacerlo “presidente”. Desde que era gobernador del Estado de México, la televisora de Chapultepec 18 y su estrella estrellada, le tendió el camino desbordando información, notas, entrevistas, menciones, citas, imágenes, etc. construyendo el sendero desde el Palacio de Gobierno de Toluca hasta Constituyentes y Parque Lira (Los Pinos), con el desastroso resultado que hoy padecemos.

Eso mismo están haciendo con Meade Kuribreña, sin que éste demuestre capacidad, liderazgo, convencimiento, credibilidad,  empatía, atractivo, conocimientos o destreza para encarar a masas, Las reuniones masivas que encabeza son los paleros, los acarreados de siempre del aparato corporativo del PRI, lo mismo se ven gritones pagados con la chamarra roja en la CDMX, que en Monterrey, Guadalajara, Morelos, con las cantaletas de siempre, guiones, consignas, halagos para “Pepe Toño”… esto no es poder de convocatoria, sino negocio de lidercillos de los distritos y sectores del tricolor que cobran por llevar “acarreados” a los mítines del candidato.

No aprenden de su pasado los priistas, en 2018 la oposición le recetará la misma medicina que en 2000, por la sencilla razón que es más de lo mismo, un candidato impuesto por el dedazo de Peña Nieto, para “cuidarle las espaldas”, para el continuismo del gobierno fallido que tiene sumido al país en la inseguridad, pobreza, desempleo, marginación, corrupción, impunidad, indiferencia y hartazgo.

Aunque el inútil Presidente Consejero del INE, Lorenzo Córdova Vianello, jure y perjure que “hay piso parejo”  para todos, lo cierto es que es mentira, Meade tiene el respaldo no sólo del PRI, Verde y Panal, sino del gobierno peñista con toda su infraestructura, dinero público, logística, medios de comunicación  afines, lo que muestra parcialidad y viola el principio de equidad y democracia.

La cargada oficial y oficiosa está a favor del responsable directo e indirecto del IPAB, FOBAPROA, gasolinazos, impuestos que ahogan a contribuyentes, mejor conocido como José Antonio Meade Kuribreña, el absoluto continuismo –si lo dejamos- del sexenio fallido de Enrique Peña Nieto.

El domingo 1 de julio de 2018 los mexicanos decentes tenemos la decisión, no a más de lo mismo

*Miembro de la Academia Nacional de Periodistas de Radio y Televisión (ANPERT) y de Comunicadores por la Unidad (CxU)

Deja un comentario