El arbitrio del Ejecutivo

Fecha:

Share post:

 

Blas A. Buendía

 

Parafraseando a uno de los filósofos más grandes que haya tenido la humanidad en el periodo 384 a. C., Aristóteles: “Un Estado es gobernado mejor por un hombre bueno que por unas buenas leyes” y “en la pobreza y otras desgracias de la vida, los verdaderos amigos son un refugio seguro”.

Para el actual régimen obradorista no existe ese don moral, más que la transformación de una actitud arrogante que ha tropezado en una extraña monarquía emanada de la Oclocracia retrógrada, opresora, déspota y arbitraria que no conducirá a ningún buen puerto por el bienestar de México.

Alumno de Platón, el legado de Aristóteles sigue manteniendo plena vigencia a través de los milenios, que si bien fue uno de los más grandes filósofos de la Grecia inmemorial, ilustró también expresando: “Cómo es posible que quién cometa una injusticia o un crimen no sea aun completamente injusto o criminal”.

El propio pensador dio cabal respuesta a la pregunta planteada cuando afirmó: “Sólo se comete delito o se hace un acto justo cuando se obra voluntariamente, lo mismo en uno que en otro caso”; “lo que hay de voluntario en la acción es lo que  constituye la inequidad”.

Todo lo expuesto está asentado en su obra Moral, a Nicomaco, (Editorial El Ateneo, Libro V, Capítulo IV), la cual ha ejercido una notable influencia sobre la historia intelectual.

Ahora bien, es la voluntad y los actos que por ella se realizan en la nombrada Cuarta Transformación de la República, lo que Aristóteles (volviendo a su valioso pensamiento) considera como fundamento para la existencia del delito, en el México de hoy —y en el día de hoy—, con el objeto de llegar a comprender esa concepción filosófica es menester saber: ¿Existe voluntad y actos voluntarios en la forma de gobernar de algunos funcionarios de la actual época?

Si tomamos como punto de partida lo asentado —resplandece la sapiencia filosófica de la Academia de Derecho Penal del Colegio de Abogados de México— bien valdría la pena apoyarnos en conocimientos especializados para efectuar “un estudio imprescindible” cuando se quiera dar la razón a la Cuarta Transformación de la Nación, a fin de que se determine si en lo actuado por esos ciertos funcionarios de la cuarta, existen actos voluntarios, o son simuladores profesionales.

Este conocimiento —apunta el Ateneo del Derecho Penal— es indispensable para que gobernantes y gobernados, tomen conciencia sobre los aplausos o sanciones penales que a futuro se puedan decretar. Solo así se podrá saber si los actos de ciertos Siervos de la Nación son una injusticia o un delito.

Por mínimamente informados que estemos —señala— los abogados sabemos que el acto voluntario es aquél cuyo principio se encuentra en la persona misma, que es quien conoce los pormenores de todas aquellas condiciones que su acción encierra, pero también aciertan que los actos involuntarios son todos aquellos que se realizan obligados por la fuerza mayor o estimulados por la ignorancia. Aquí, sólo aquí, cabe preguntar ¿Nuestros gobernantes lo saben?

Y añade: “En opinión de mucha gente pensante de la República, los actos de gobierno de Andrés Manuel López Obrador no se tratan de actos involuntarios, a razón, de que los mismos no han sido realizados a instancias de fuerza mayor”.

Pero la Academia continúa con lo expuesto: “La voluntad que matiza el comportamiento del Presidente Constitucional de los Estados Unidos Mexicanos, se encuentra salpicada por su comportamiento político y ahí, los que saben dicen que radica el libre albedrío. Políticamente cabe asentar que el hacer de Andrés Manuel López Obrador es un acto voluntario, ya que se presupone que valoró y realizó reflexivamente su elección, o sea, cuando al conocer y saber las diferentes formas de actuar, optó y actuó en consecuencia”.

Abunda: “Según la posición aristotélica, el presidente de la República es responsable de las consecuencias de sus actos, porque es libre y tuvo voluntad de elección. Ahora bien de ese libre albedrío resulta la consecuencia que refiere Aristóteles. La pregunta obligada es ¿Habrá alguien que le haga saber al presidente que con su manera de actuar está cometiendo una injusticia o un delito?

“La Academia de Derecho Penal del Colegio de Abogados de México, A. C., deja al vuelo esa pregunta. La respuesta la darán los electores para un futuro cambio sexenal gubernamental. ¡Es cuanto!”, puntualiza Alberto Woolrich Ortiz, presidente de este Colegio Penalista de México.

Premio México de Periodismo Ricardo Flores Magón-2021

[email protected]com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

De miedo Luy

Relacionados

De miedo Luy

Cartones de Luy De miedo Luy

La Secretaría de Salud informa acerca de dos casos de viruela símica en el Estado de México

  Toluca, Méx.- La Secretaría de Salud del Estado de México informa que se tiene registro de dos casos...

Participan Relámpagos en la Primera Reunión Interestatal de Servicios de Urgencias

  Tonatico, Méx.- La Unidad de Rescate Aéreo “Relámpagos” participó en la primera reunión interestatal de servicios de urgencias,...

Primera Reunión Interregional para la Construcción de la Paz, en la Región Oriente

  Nezahualcóyotl, Méx.- En representación del Gobernador Alfredo Del Mazo Maza, la titular de la Secretaría de las Mujeres,...