El desprecio de un maniático con poder

Fecha:

Share post:

 

 

La oscuridad no puede acabar con la oscuridad: sólo la luz puede hacerlo. El odio no puede acabar con el odio: sólo el amor puede hacerlo

Martin Luther King

 

 

 

Blas A. Buendía

 

En el libro del escritor e historiador Arnulfo M. Licona Ocaña, amigo desde la niñez de Andrés Manuel López Obrador, revela sobre la plática que sostuvieron en el mes de abril de 2018 en el pequeño pueblo de pescadores Puerto Ceiba, donde bajo la sombra de una palapa, bebieron algunas cervezas.

Si bien causa trauma sicológica al leer este extraordinario texto, revelado en las benditas redes sociales, se suma a esta compilación de hechos tangibles e irrefutables, toda vez que el político tabasqueño manifiesta una antipatía en contra de los periodistas incómodos, como él ha dado por llamar a todos que están en contra de su “ideológica” Cuarta Transformación, la famosa 4T.

Desglosando el tema, en la página 68 del libro titulado Todo el poder al nuevo Emperador de México, expone la opinión de López Obrador sobre los pobres de México, haciéndolo de una manera enfermiza.

“Son una bola de hambrientos miserables que dejan huella de su paso por la vida, no tienen pasado (…), no tienen presente (…glup!…) y no tendrán futuro (¡…!), pero son muy útiles para mi proyecto de gobierno porque les avientas un puño de frijoles y serán incondicionales a mi persona”.

La proyección del ahora presidente López Obrador, hace rememorar La Metáfora de la Gallina Desplumada, donde se enfatiza que en una de sus reuniones en Stalingrado, Iosif Stalin, dictador soviético, durante el periodo de 1941-1953,  solicitó que le trajeran una gallina. En cuanto se la llevaron, la tomó fuertemente por el cuello con una mano, y con la otra, empezó a sacar sus plumas. “Así de fácil se gobierna a los estúpidos”, presumía. En contraparte, “un país que olvida su historia, está condenado a repetirla para luego beneficiarse de ti”, avizoran críticos.

Prosiguiendo con el libro incómodo de Arnulfo M. Licona Ocaña, en la página 123 se registran las palabras de López Obrador sobre las fuerzas armadas:

“El Ejército y la Marina están infestados de corruptos cegados por la codicia y el amor al dinero, son altamente peligrosos, con ellos no me puedo meter pero los tendré comiendo de mi mano dándoles grandes presupuestos para las grandes obras de mi gobierno”.

Una vez más, se rememora la dramática e histórica conducta de Stalin.

“En cuanto a las drogas, especialmente a la amapola de Guerrero, el Ejército será el único beneficiario de la explotación y trasiego hacia los Estados Unidos”.

Aunque en todas las páginas del libro Todo el poder al nuevo Emperador de México, se exhibe la maldad y perversidad de este siniestro personaje (López Obrador). Es en la página 187 donde desnuda su plan para proletarizar y empobrecer a las clases medias y así tenerlas controladas con miserables dádivas que apenas les permitan sobrevivir.

“La población de las clases medias es estúpida y comodina, solo aspiran a comprarse ropa de marca, un carrito en abonos y a comer de vez en cuando en un restaurante de lujo. Esta clase es aspiracional y egoísta, solo les interesa ganar dinero y más dinero, pero yo les enseñaré a arrodillarse ante mi gobierno, para que aprendan estos mediocres”.

Como última referencia sobre el contenido del libro Todo el poder al nuevo Emperador de México -escrito por su viejo amigo López Obrador-,  se refiere a la oligarquía de México, formada por los grandes millonarios, los jerarcas de la Iglesia católica y por los intelectuales a los que él llama orgánicos, sobre todos ellos nos dice:

“Son un grupito de cabrones (sic), una minoría rapaz que se ha adueñado de nuestro país, pero todos tienen cadáveres en el closet y con solo amenazarlos con auditorías y revisiones a sus fortunas mal habidas los tendré bien calladitos y obedientes porque además son hipócritas y cobardes, nunca serán capaces de rebelarse a mi gobierno“.

Si bien Andrés Manuel López Obrador, con el estilo maquiavélico de Iosif Stalin, habla de “cadáveres”, a la sociedad no solo de México, sino de todo el mundo, le urge conocer de su propia boca los motivos que orillaron para que asesinara de un certero balazo en la cabeza a su hermano José Ramón López Obrador, así como la otra truculenta historia de su amigo José Ángel León Hernández, a quien le quitó también la vida al lanzarle un cobarde pelotazo de béisbol impactándole en su cabeza y dejándolo por años y décadas, postrado como un vegetal hasta morir.

Dos crímenes, que aun cuando en el estado de Tabasco se tiene “prohibido” hablar de los fatídicos recuerdos del también zoofílico Andrés Manuel López Obrador, todos esos temas “tabúes”, han quedado plasmados en el libro Crímenes Ocultos de López Obrador, el cual en su momento fue censurado y una persecución política que sufrió su autor, en la época cuando fue jefe de gobierno del entonces Distrito Federal.

El texto de Todo el poder al nuevo Emperador de México, al igual que el de Crímenes Ocultos de López Obrador, fueron clasificados “non gratos” por el gobierno del todopoderoso macuspano, incluso al buscar un ejemplar del primero de ellos, los llamados Siervos de la Nación se dieron a la tarea de retirarlo de las librerías y comercios.

Como un dato no solo anecdótico, sino comparativamente histórico porque revive la fuliginosa época del dictador alemán Adolf Hitler, dichos Siervos siguen buscando para retirar todo libro que hable mal del Caín de Macuspana, incluso trasciende que han llegado hasta secuestrar un camión que viajaba a la ciudad de Puebla con un cargamento de 12,000 ejemplares y hasta el día de hoy se desconoce el paradero de esta unidad, así como el de su chofer y un ayudante que lo acompañaba.

Este y muchos otros son los ejemplo del gobierno de Andrés Manuel “Iosif Stalin” López Obrador, quien tiene la maña de censurar patibulariamente su negro pasado, como si se hablara del desprecio de un demente con poder.

El “p…” es usted…!

Fósil de la UNAM, que nuestra bendita Máxima Casa de Estudios jamás debió darle cobijo a un mediocre sicópata y tolerarle sus andanzas en las islas “quemándole la cola al diablo”, es otra de las estrujantes narrativas que corren en las benditas redes sociales, las que ahora, Andrés Manuel López Obrador odia y detesta porque creyó que “gobernar” a México sería una visita de campo.

Titulado como “El hipócrita del par de zapatos”, con plena exactitud desnuda al macuspano –de quien se dice que no es mexicano sino que nació en República de El Salvador-.

La sociedad en general, sigue estando enardecida por la mala conducción del gobierno mexicano en manos de un sujeto al que urge que le hagan un examen sicológico de pe a pa, porque ha resultado ser todo un cáncer para México.

¡No se equivoque Presidente!

¡México no es un país de mediocres y fracasados como usted piensa!

¡No señor…!

¡Si algo nos caracteriza a los mexicanos, es el deseo de luchar y salir siempre adelante, de superar el miedo y el medio, de ser mejores!

¿A poco usted cree que los mexicanos que emigran a Estados Unidos para mandar dólares a sus familias, lo hacen para que ellas sigan viviendo en las mismas condiciones de pobreza?

¿A poco usted cree que los jefes y jefas de familias pobres, que hacen un esfuerzo sobrehumano para mandar a sus hijos a la universidad, lo hacen para que  sigan viviendo en las mismas condiciones de pobreza que ellos?

¿A poco usted cree que los millones de mexicanos que, a través del voto  le dieron su confianza con la promesa de que “estarían mejor”, lo hicieron para seguir igual o peor como estamos ahora?

¡…Claro que no, de ninguna manera…!

¡El pobre votó por usted con la esperanza de salir de pobre!

¡Él clase-mediero, que fue quien le dio el triunfo, votó por usted para tener una vida mejor, una vida libre de corrupción!

¡Así que ahora no salga con que tienen que enfocarse más a lo espiritual que a lo material, porque “aspirar a la riqueza es pecaminoso” y que por lo mismo  debemos conformarnos con un pinche par de zapatos, unos cuantos trapitos y una carcachita, porque “de los pobres es el reino de los cielos”…!

Con todo respeto, ¡no mame Presidente…!

¡Entendemos que usted en su vida estudiantil fue siempre un mediocre y que como profesional es un pobre fracasado (el hecho de ser presidente por una coyuntura histórica ni lo hace un triunfador ni un profesionista exitoso)!

¡Por eso es que en su infinita mediocridad, envidia con una envidia patológica a los profesionistas y a los emprendedores que han tenido éxito y que se han esforzado  en sus vidas!

¡Pero de eso a pretender que todos los mexicanos seamos igual de mediocres “como usted”, aprovechando el poder presidencial para ello, eso es no tener ni siquiera tantita madre…!

¡Bastante tenemos que con dinero que no es suyo (porque según usted no tiene en ni en qué caerse muerto) propicie la mediocridad a través de programas clientelares que en lugar de impulsar a la gente a trabajar y superarse, la hacen dependiente de sus dádivas, como si se tratara de incapaces!

¡Además, no se vale que utilice el púlpito presidencial para pontificar una pobreza franciscana que ni usted, ni mucho menos su familia, profesan!

¡Bola de hipócritas!

¡Así es que no se equivoque Presidente, los mexicanos nunca nos hemos conformado con estar jodidos ni mucho menos con ser unos mediocres conformistas “como usted”, piensa!

¡No Señor Presidente, no somos pendejos, el pendejo es usted!

La fábula del niño Andrés

Cuentan que un niño –casualmente llamado Andrés-, que criticaba mucho a los demás, fue a una Iglesia a confesarse. El sacerdote después de escucharla le dijo: “Vete, compra una gallina, y vuelve aquí quitándole las plumas por el camino y tirándolas al suelo”.

La personita lo hizo, compró la gallina y fue hacia la Iglesia desplumándola. Al llegar no le quedaba ni una pluma a la gallina. El pobre animal cacaraqueaba de intenso dolor. El niño entró sonriente y campante a la Iglesia, cargando al pobre animal que yacía cabizbajo a punto de la muerte. Le comentó su osadía al “representante de Dios”.

El sacerdote le espetó: “Ahora, vuelve y recoge todas las plumas y tráemelas”.

El menor sorprendido, reclamó: “¡Eso es imposible, padre! ¡Nadie podrá hacer eso, y mucho menos hoy, que hace tanto viento!”

-Lo sé -le respondió con pasmosa tranquilidad, pero con una dulzura de voz‐, pero he querido hacerte comprender que si no puedes recoger las plumas de una gallina desparramadas por el viento, ¿cómo vas a poder reparar las cosas negativas que vas diciendo por ahí de la gente?

El niño Andresito quedó mudo, sin saber qué decir, y mucho menos responder a un cuestionamiento por demás lógico.

Muchos años después, ese niño sigue llamándose Andrés Manuel López Obrador, una boñiga de presidente que México haya tenido en toda su triste historia.

¡Maldita la hora en que lo vio parir el mundo!”, sentencian sus antagonistas.

Reportero Free Lance *

[email protected]com

 
 

7 COMENTARIOS

  1. Mal intento… PÉSIMO sería más justo!
    Y este Arnulfo se supone que es su “AMIGO”? Y no hay una sola imagen del historiador y escritor ni portada de su libro?

  2. Felicitaciones por este articulo, me gustaria poder obtener el libro mecionado de Todo el Poder……. Aunque sea usado

    • Que historia tan mas facinante nacida de la mediocridad de un ser humano carente de amor y respeto por su propia gente !

  3. Estoy conociendo “Radio Expansión” me parece escandaloso el artículo “El desprecio de un maniático con poder”, lo creía probable, hasta que llegue al autor y citan un tal “free lance”. Ustedes que son tan exactos en sus expresiones debieran saber que esto se llama anonimato y que quién hace uso de el en un medio de difusión masiva no es digno de confianza. Al menos yo perdí la confianza en la información del ensayo en el momento en que no supe quien me proporcionaba tal información.

    • al parecer si tiene autor, pero viene arriba: by Blas A. Buendía 06/23/2021 in Ciudad de méxico, Columnas, Guerra de papel, Nacional, Política, Portada

    • Esto es más FALSO que la aparición de la Virgen de Guadalupe en el Tepeyac. EL tal Arnulfo lo buscas como escritor o historiador y no hay NADA, ni biografía, ningún otro libro ni trabajo de este señor. Si va a escribir un artículo sobre un libro pones al menos la portada del mismo y una imagen de su autor. Pero solo pones un nombre elaborado y como indicativo veraz el que es su “Amigo” de la infancia. Que tal si el escritor hubiese sido Calderón o Fox sería más creíble porque ellos si odian a AMLO.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Relacionados

Trevi ofreció su primer concierto en España

  Gloria Trevi triunfa en Starlite. Mónica Naranjo recibe el cariño del público y ofrecen gran noche María Esther Beltrán Martínez...

Málaga tiene nueva canción promocional con la voz de la cantante española  Luz Casal

María Esther Beltrán Martínez   Málaga, España .- La canción  Un lugar perfecto, será la que de promoción a la...

Miguel Ríos continúa en  los escenarios comulgando completamente con su público 

María Esther Beltrán Martínez     Fotos: J. Carlos Santana   Málaga, España.-  El verano del 2022 será recordado por...

Sin Punto y Coma… Populismo partidista

  Vladimir Galeana Solórzano   Sin lugar a duda, van con todo y contra todo aquel que se oponga al establecimiento...