El Ejecutivo sigue corrompiendo el aparato de justicia de México

Fecha:

Share post:

· La sociedad espera que “un rayo de luz de justicia penetre en la dramática obscuridad por la cual atraviesa la Representación Social Federal”, afirma el abogado Alberto Woolrich

Blas A. Buendía

El siniestro y bestial enunciado que hiciera jocosamente Andrés Manuel López Obrador, de considerar que “los delincuentes son seres humanos, que merecen también nuestro respeto…”, incurre en otro abusivo acto de retratación, cuyo objeto es el de “obtener” una sentencia de ambiguas nulidades a favor del crimen organizado.

La Universidad Nacional Autónoma de México jamás había tenido a un “alumno” reaccionario a favor de los intereses extranjeros con tendencias comunistas, rompiendo normas y principios de la República, que gracias al repudio generalizado pluriétnico en contra del “sistema”, logró encumbrarse en la Silla Imperial de Palacio Nacional.

El historial académico de ese “alumno” sigue siendo clasificado como uno de los más bajos perfiles que hayan surgido de nuestra Máxima Casa de Estudios, que al arrastrar cuando menos nueve materias reprobadas, la sociedad sigue estando incrédula de cómo un individuo con ese perfil, convenció a más de 30 millones de mexicanos, estableciendo un record mundial en materia electoral, para llegar a ser Presidente.

Si bien ese “alumno” conquistara el poder presidencial, con el paso de las épocas, pese a todo, la UNAM sigue formando profesionistas útiles a la sociedad, organizar y realizar investigaciones, principalmente acerca de las condiciones y problemas nacionales, y extender con la mayor amplitud posible los beneficios de la cultura y la ciencia.

Pero la creencia de ese “alumno” no es así, porque está influenciado por el Foro de Sao Paulo, el cual aglutina a los políticos latinoamericanos izquierdosos más reaccionarios en contra de todo polo de desarrollo, y más aún, eternos adversarios de Estados Unidos.

Ese “alumno” que padece de una dislexia irreversible, su ausencia en las aulas era permanente porque el caudillo del sur tabasqueño, escaló peldaños para transformarse en la máxima figura política de la Nación. Se valió más por la improvisación que por el tangible estudio universitario.

La Academia de Derecho Penal del Colegio de Abogados de México, A. C., hizo referencia jurídicamente al “Acto de Retractación”, y acusa al presidente López, junto con su fiscal Alejandro Gertz Manero, de inclinar peligrosamente la balanza de la justicia a favor de la delincuencia organizada, resquebrajando todo esquema del Estado de Derecho, dejando desprotegida a la sociedad a merced del fenómeno de la narco Oclocracia.

Se dice y se dice bien —apunta el prestigiado abogado Alberto Woolrich— que en la depravación de la justicia por la cual atraviesa la Fiscalía General de la República, existe un adverso que es la honorabilidad, el conocimiento, la dignidad y el amor por México que tienen contados Agentes del Ministerio Público de la Federación.

Éste generoso impulso —añade— para la justicia y la institución, siempre ha sido característico en togas de decoro y pundonor, se ha despertado dado el incorrecto actuar de Alejandro Gertz Manero, al negarse a indagar el fenómeno de la narco-justicia.

Afirma que contados y honorables agentes del ministerio público ante tan inusitado problema de ser omisos para indagar a la narco-política, tuvo por fin un acto de constricción, que aun cuando no deviene en remedio inmediato, cuando menos permite la posibilidad de que “un rayo de luz de justicia penetre en la dramática obscuridad por la cual atraviesa la Representación Social Federal”.

Si bien reconsidera que el Ejecutivo se ha transformado en un fascista del terror y embajador plenipotenciario de los océanos de la mentira, advierte que las actas de averiguación previa de la narco-política necesitan de agentes del ministerio público decentes, incorruptibles, autónomos, doctos y valientes, no sólo con talento jurídico, sino incluso con el necesario coraje de impedir recomendaciones y presiones políticas, que las más de las veces han impedido que prevalezca la justicia.

Se tiene que escoger para tan gigante empresa al abogado o abogada, perfectos del sistema, ese o esa que sepa lo que es procurar justicia con honestidad, para que como moderno Luis Cabrera, investigue la médula de un problema de corrupción que se arrastra desde la época de Carlos Salinas de Gortari.

Y señala: “La investigación de los actos criminales de la narco-política, de los cuales desde añejo conoce la Procuraduría General de la Republica -hoy Fiscalía-, debe recaer en abogados que sepan y que conozcan lo que es procurar justicia con lealtad a México, además que sean especialistas en detectar la impronta del delito, que tengan la experiencia y el talento para dirigir adecuadamente a un grupo de policías de investigación probos y viriles, que conozcan además las entrañas de lo que es procurar justicia, cualidades adecuadas por sí mismas, que les impidan caer en actos de corrupción, que no busquen además, tener acceso al poder en el futuro”.

En el acto de arrepentimiento asentado en líneas antepuestas, indica Woolrich, hay muchos abogados y señores agentes del ministerio público, todos ellos eminentes juristas que desde luego son aplaudidos sin reserva alguna por la Academia de Derecho Penal del Colegio de Abogados de México, A. C. Tal parece que con ese fenómeno de arrepentimiento se ha rectificado el rumbo para proveer justicia para nuestro México”.

Entre los propósitos, el abogado Woolrich propone: “Los togados que sean seleccionados para tan histórica encomienda, deben de contribuir con todos sus conocimientos a reivindicar la institución que fue orgullo de México.

“Ojalá los tiempos del neoliberalismo y de las omisiones de la Cuarta Transformación de la República cambien, se modifiquen y, que el poder del narcotráfico que se infiltró en nuestras instituciones de procuración e impartición de justicia, ahora sí, sea encarcelado a través y por la vía de la ley, de los derechos humanos y de la Constitución Política. Si así no aconteciera, el acto de arrepentimiento apuntado, no sólo quedará como el reflejo de una fallida intención y un mal gobierno. ¡Es cuanto!”, abundó.

Por lo pronto, el Ejecutivo sigue corrompiendo el aparato de justicia de México, adviertó finalmente el prestigiado penalista Alberto Woolrich Ortiz, presidente de la Academia de Derecho Penal del Colegio de Abogados de México, A. C.

Reportero Free Lance *

Premio México de Periodismo Ricardo Flores Magón-2021

[email protected]

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Relacionados

Las políticas populistas representan un peligro para cualquier nación

Comentario político del periodista Raymundo Medellín para el programa radiofónico “Hablando Claro” de Radio Expresión México, que conduce...

Palabras Más / Vender el alma al diablo 

Es hipócrita hablar de acabar con la injusticia. Lo único que podemos hacer es hablar de equidad: dar las posibilidades...

Chimalhuacán cuarto lugar en inseguridad

  Chimalhuacán,  Méx. - El municipio de Chimalhuacán, según los datos del Semáforo Delictivo del Estado de México, se...

Imparte FNERRR conferencia: “La Crisis Educativa en México”

  Tenancingo, México.- Con la presencia del comité estudiantil  de la Región Tierra Caliente-sur (RTC) y del dirigente en...