*A cuatro años de distancia gobernar solo es su réquiem

Luis Repper

[email protected]

Una semana sí, la otra y la otra también, se abren frentes sociales en contra de la administración de Enrique Peña Nieto, que mantiene al país en una enorme inconformidad, y nadie de su Gabinete es capaz de apoyarlo. Así de sencillo.

Esto nos lleva a considerar que hoy, el inquilino de Los Pinos es el hombre más solitario del país, pues sus incondicionales, su partido (PRI), sus rémoras (PVEM, Nueva Alianza), vamos ni sus paisanos mexiquenses (en el gabinete) a quienes él llevo, le responden. Lo dejaron solo.

El mal es de origen. Desde que Televisa lo idealizó, siendo apenas Gobernador del Estado de México, los cálculos sociales, fallaron, es decir, si bien creó una figura mediática, un estereotipo de “político joven y guapo”, no reparó la televisora, que una cosa es la mercadotecnia y otra muy distinta la figura de un Jefe de Estado, de un líder capaz, inteligente y contundente, que tenía que representar, dirigir, gobernar a un país disímbolo, enconado –entonces- por las torpezas de su antecesor el panista Felipe Calderón, que había sembrado más de 105 mil muertes, en una “guerra fallida” contra el narcotráfico, provocado un clima popular de inseguridad, rabia, desesperación.

La televisora, sólo se fijó en el futuro de Peña Nieto (para 12 años, gobernador e inquilino de Los Pinos), pero jamás previó el pasado político y administrativo de la Presidencia de la República, como la “docena trágica” (PAN) y la “dictadura perfecta” (PRI), que tenían a los mexicanos hasta la madre de la corrupción, impunidad y desinterés político/gubernamental, a más de 120 millones de mexicanos. Los hechos y resultados están a la vistas.

En los 4 años de gestión peñista no ha tenido uno sólo de tranquilidad. La herencia de los maestros de la CNTE se convirtió en el viacrucis, en el estigma de un gobierno arrogante, pretencioso, intransigente que ya sembró sangre, el 19 de junio pasado, en una batalla que duró varias horas, en Nochixtlán, Oaxaca, en donde “oficialmente” se reportaron8 personas muertas y más de 100 heridas, algunas por disparos de arma de fuego.

No acaba de resolver la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa y el asunto de Nochixtlán, le estalló en las manos. Desde Bucareli se ordenó la presencia de la Policía Federal, que no supo manejar el asunto de sólo desbloquear las vías de comunicación, el operativo se convirtió en ataque y represión contra hombres, mujeres, ancianos y niños.

La arrogancia del salinista, Aurelio Nuño Mayer, Secretario de la SEP, provocó el descontento social, no sólo de los integrantes de la CNTE, sino que éste detonó a nivel nacional e internacional, al grado de que organismos mundiales como la ONU, OEA, Amnistía Internacional, critican la acción policiaca que culminó en más de 8 muertos y cientos de lesionados, sin que hasta el momento haya algún detenido por la fallida acción o al menos la renuncia de un Secretario del Gabinete, por incapacidad, negligencia, prepotencia u omisión.

Acciones como estas no ayudan a la administración peñista, pero él también esta jugando el mismo juego, pues no da el manotazo en la mesa y reordena el equipo de trabajo. Siguen en sus cargos Osorio Chong, Nuño Mayer,Enrique Galindo Ceballos, Arely Gómez, como si nada hubiese sucedido en Nochixtlán, Tlatlaya, Ayotzinapa y otros desastres, en donde han resultado cientos… ¡vamos, miles de muertos!

Las cosas de diciembre de 2012 a la fecha en el país, no sólo no mejoran, sino empeoran, lo que demuestra que Enrique Peña Nieto carece de operadores políticos, de asesores inteligentes, capaces y visionarios; inclusive, el CISEN es una caricatura, de lo que fue en las décadas de los 70, 80, 90’s, que se adelantaba a los movimientos subversivos y político/desestabilizadores. Inclusive, ni la Comunicación Social de Los Pinos es estable, no ha sabido cuidar, ponderar, defender, orientar la imagen presidencial, por tantos cambios e improvisaciones de los voceros en lo que va del sexenio.

Nochixtlán fue el detonante de la inconformidad contenida, no sólo por los miembros de la CNTE, sino de la sociedad nacional, que una vez vistas las escenas del ataque policiaco -a través de las redes sociales-, como corcho de botella de sidra, desató su ira y se unió en contra del Sistema agresivo, impune, desalmado.

Intelectuales, padres de familia, estudiantes, trabajadores, artistas, burócratas, etc. ya se agrupan para arremeten, protestar, bloquear, plantarse en calles, plazas públicas, zócalos de ciudades para exigir renuncias de los funcionarios federales, incluido EPN, responsables de las agresiones a maestros, mujeres, ancianos y niños.

Para rematar estas debilidades del gobierno federal se suma el tema de la inseguridad nacional. Retomo una información del Portal www.elsoldemexico.com.mx, que señala: “en mayo los delitos de homicidio y violación se colocaron en rojo con mil 746 y mil 207 ataques sexuales; adicionalmente, en el acumulado del año, ambas incidencia muestran incremento respecto a 2015. El homicidio se incrementó 15 por ciento y la violación 6 por ciento, revela la organización Semáforo Delictivo.

Los Estados con más homicidios por el crimen organizado son Guerrero, Michoacán y Veracruz; los de menores ejecuciones: Yucatán, Campeche, Chiapas, Hidalgo y Tlaxcala.

Un análisis de Lantia Consultores, señala que en mayo hubo 993 ejecuciones, 19 por ciento de incremento respecto a abril y 57 por ciento de los homicidios fueron ejecuciones del crimen organizado.

Secuestro y extorsión se mantuvieron en verde, en tanto que robo a vehículo, a casa habitación, a negocio y lesiones se ubican en amarillo, pero ahí están, nadie los inhibe o controla a nivel municipal, estatal y federal” (fin de la cita)

Esta inseguridad enfada, encoleriza, desalienta a la sociedad, que ahora debe protegerse por si misma, enrejando sus calles, contratando seguridad privada, llevando consigo sólo el dinero justo para pagar combi, camión, metro, etc. porque saben que de un asalto no se escapan. Y la gente se pregunta, ¿por qué si los policías en los tres niveles de gobierno cobran un salario adecuado y constitucionalmente están obligados a cuidar a los vecinos y transeúntes, porque tanta inseguridad?,

La respuesta es sencilla, esas autoridades municipales, estatales y federales, distraen a los cuerpos policiacos para “cuidar” a marchistas, protestantes, plantonistas, bloqueadores, desestabilizadores sociales, vendedores informales, etc. y no para lo que legalmente fueron contratados. Todo esto, reitero, tiene molesta, irritada a la sociedad, mientras los funcionarios públicos escondidos en sus mullidas oficinas, mientras la población vive desprotegida y en manos de la delincuencia común y organizada.

La situación del gobierno federal en contra de la CNTE no sólo se manifiesta con la toma de calles y bloqueos, en una “mesa de negociación” de Bucareli, en citas mediáticas y golpes. Ahora las autoridades que deben controlar, supervisar e impedir el robo a los consumidores, hablo de la Procuraduría Federal del Consumidor (PROFECO) duerme el sueño de justos y es omisa, pues a causa de los bloqueos de la Coordinadora, surgió el mercado negro de las gasolinas, como consta en las Bahías de Huatulco, Oaxaca, que ante la escases de combustibles, los embusteros cobran 40 pesos el litro.

En este destino turístico sólo existen dos gasolinerías que ya no tienen combustible, lo que provoca su venta clandestina en bidones. Muchos automovilistas se arriesgan a pasar por el retén magisterial dándoles una mordida y pagando hasta 40 pesos el litro de gasolinas.

Este es el escenario de México hoy, mientras el gobierno federale y los locales, varios gobernadores, políticos y el Jefe de Gobierno de la CDMX, ya piensan en sus candidaturas para el 2018, en una muestra de indiferencia, indolencia, desinterés, irresponsabilidad contra los mexicanos y su derecho a elevar su calidad de vida.

Le quedan dos años a Enrique Peña Nieto para rescatar dignamente al país caótico en que vivimos; no auguro que lo resuelva, porque estamos entrando al final del sexenio (el último año es meramente electoral y partidista por los candidatos) y como mantiene el mismo gabinete fallido difícilmente enmendarán los errores, porque los responsables de esta crisis Videgaray, Nuño, Osorio, Meade, etc. están más ocupados en la candidatura priista a la presidencia del país, que por hacer medianamente su trabajo.

Todo esto tiene enfadada a la sociedad y la cereza del pastel, Nochixtlán, detonó en la unificación de los mexicanos en contra del Sistema y de Enrique Peña Nieto.

¿Y así los priistas pretenden retener la presidencia del país?

La decisión está en manos de los enfadados votantes mexicanos

*Miembro de la Academia Nacional de Periodistas de Radio y Televisión (ANPERT)

Deja un comentario