El juego de la oposición

Fecha:

Share post:

Manuel Aparicio

Cuando escucho hablar a Jesús Zambrano, líder nacional del PRD, que no volverá al pacto, que harán una consulta nacional para echar abajo la reforma energética, que toman la tribuna y que mejor se ausentan del congreso legislativo para no avalar la entrega del petróleo a manos del sector privado y extranjero. A muchos podría parecerles una decisión congruente, de verdadera oposición y hasta patriótica, pero viéndolo bien, no es más que un show con lo que la gente quiere escuchar.

Déjenme contarles que hace un tiempo, en el Estado de México, miembros del PRD, acusaron de traidor a un diputado de nombre Antonio Cabello, quien coincidentemente se ausento, justo cuando tenía que votar, se puede pensar lo que sea, pero gracias a ese voto no emitido, Montiel Rojas llegó a la gubernatura; después de esto, le fue muy bien al legislador. Ahora, si comparamos lo sucedido en el Estado de México, con la salida del PRD del congreso para “no avalar la entrega del energético a manos privadas y extranjeras”, por lo menos hay mucha similitud, no creen?.

Los legisladores perredistas no necesitan tomar la tribuna, ni las payasadas de desnudarse, no necesitan hacer el papel de indignados, cuando no lo están, porque finalmente la ciudadanía sabe que el único papel que han representado es el de comparsas, que han convertido al congreso en un teatro en donde presentan un melodrama; y como actores de reparto representan el protagónico que les han asignado: ser opositores de ficción. Ellos saben gritar, desgarrarse las vestiduras y luego ausentarse, lo que equivale a aceptar. Sería diferente si todos votaran en contra.

Cuando el PRI vota una iniciativa apoyado por el PAN, son PRIAN, y una serie de calificativos que es ocioso repetir, porque hasta los mencionan como traidores a la patria, pero cuando el PRI vota una iniciativa a la que se suma el PRD, entonces el PAN dice que hay contubernio, y otro tanto de calificativos. Pero lo que queda claro es que si votaran los tres partidos a favor de tal o cual iniciativa propuesta por el presidente Peña Nieto, dejarían de ser oposición.

Cuando aumenta la pobreza, y los políticos y funcionarios viven como príncipes, no podemos dejar de observar que sus apocalípticas declaraciones, manoteos y lloriqueos obedecen al interés de justificar su actuación de comparsas. El presidente Enrique Peña Nieto ya logró la aprobación de reformas constitucionales importantes y que van a provocar un cambio real en nuestro país. Tendremos que esperar para comprobarlo, pero no debemos echar las campanas al vuelo pensando que ahora sí “ya somos otros”

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Relacionados

Las políticas populistas representan un peligro para cualquier nación

Comentario político del periodista Raymundo Medellín para el programa radiofónico “Hablando Claro” de Radio Expresión México, que conduce...

Palabras Más / Vender el alma al diablo 

Es hipócrita hablar de acabar con la injusticia. Lo único que podemos hacer es hablar de equidad: dar las posibilidades...

Chimalhuacán cuarto lugar en inseguridad

  Chimalhuacán,  Méx. - El municipio de Chimalhuacán, según los datos del Semáforo Delictivo del Estado de México, se...

Imparte FNERRR conferencia: “La Crisis Educativa en México”

  Tenancingo, México.- Con la presencia del comité estudiantil  de la Región Tierra Caliente-sur (RTC) y del dirigente en...