Ciudad de México.- El bailarín y coreógrafo Alberto de León crea el montaje infantil El Niño y el Toro, luego de reflexionar respecto a que la sociedad condena la muerte y al mismo tiempo ha permitido la existencia de espectáculos brutales, evidenciando así la incongruencia de la existencia humana, trabajo que presentará en el Teatro de la Danza Guillermina Bravo del Centro Cultural del Bosque.

Su compañía Fuera de Centro ofrecerá una Temporada de Danza Infantil en este recinto; las funciones se llevarán a cabo el sábado 25 y domingo 26 de agosto, a las 13:00. En septiembre podrá disfrutarse los sábados 1 y 8, así como los domingos 2 y 9, en el mismo horario.

De León, quien ha realizado más de 25 producciones en diversas compañías e instituciones en México, España, Francia, Canadá y Colombia, comenta que el detonador de esta pieza para niños fue una pregunta crucial que le hizo su hija: ¿Por qué hay guerras? Esta inquietud lo cimbró y lo hizo pensar en una pieza que pudiera darle una explicación razonable a través de un hecho escénico donde fusiona títeres, danza, diseño sonoro y textos.

Quien ha participado como bailarín en numerosas agrupaciones como Delfos, la Compañía Nacional de Danza y el Ballet Independiente explica que El Niño y el Toro narra la historia de un toro que morirá durante la fiesta brava y un niño que se enfrentará a esta realidad. A partir de esta situación se fundamenta el amor materno como base de la formación temprana en el niño; sin embargo, dicho sentimiento no es suficiente para explicar el delicado equilibrio entre lo bueno y lo malo, la vida y la muerte.

“El sacrificio del animal y la destrucción de los ideales de la infancia del pequeño como requisito para crecer se convierten en el paralelismo trágico que une y hermana a ambos personajes, mismos que pueden hablar entre sí en tanto la inocencia no se extinga”.

Señala también que la anécdota del pequeño con el toro es un pretexto idóneo para plantear la muerte física y espiritual de los seres vivos y la incongruencia de una sociedad. Más que dar un mensaje explícito, aclara, busca confrontar al espectador con un discurso contradictorio y que pueda contemplar a la vida espiritual de manera clara como se puede contemplar a la vida física.

El coreógrafo, quien fuera nominado al premio Lunas del Auditorio en dos ocasiones comenta que esta pieza viene a continuar con la búsqueda que ha hecho con su grupo, Fuera de Centro, de nuevas soluciones escénicas, alejándose de manera palpable de “fórmulas” y “recetas” que suelen repetirse en las piezas de danza contemporánea.

Finalmente, De León -que ha recibido apoyo del Fonca y ha realizado residencias creativas en varios países- se dice satisfecho de los resultados de El Niño y el Toro, ya que logró un tratamiento adecuado de un tema dramático como la muerte de un animal.

La compañía Fuera de Centro nació en el año 2000, haciendo su debut en el marco del Día Internacional de la Danza en el Centro Nacional de las Artes. Se ha presentado en los recintos más importantes de nuestro país, así como en festivales de larga tradición como el Festival de Danza de San Luis Potosí. La compañía se ha consolidado en el ámbito de las artes escénicas con una propuesta vanguardista e innovadora basada en la multi y la transdisciplina escénica.

1 Comentario

Deja un comentario