Ciudad de México.- ¿Ya comieron su maíz?, advierte una frase que se integra a la guerra cibernética de las benditas redes sociales.

Infinidad de chairos amanuenses chayoteados por la nueva mafia oclocrática en el poder, paralelo a dicha frase, se concluye: “Los chairos son tan fanáticos que si López Obrador les cortara las manos, le aplaudirían con las n… (glúteos)”.

La definición es de risa, pero elocuente y preocupantemente  para meditar.

En las propias redes sociales corre un excelente análisis -no tiene desperdicio- de un alumno que llega a la conclusión de la no existencia de un plan social gratis.

En la mitad de una clase, en una universidad, uno de los alumnos, inesperadamente, le preguntó al profesor:

-¿Usted sabe cómo se capturan los cerdos salvajes? -El profesor creyó que era una broma y esperaba una respuesta graciosa.

El joven respondió que no era una broma, y con seriedad comenzó su disertación:

-Para capturar cerdos salvajes, primero se localiza un lugar en la floresta al que los cerdos salvajes suelen ir, y allí se coloca diariamente un poco de maíz en el suelo.

Así, los cerdos salvajes vienen todos los días a comer el maíz “gratis” y, cuando se acostumbran a venir diariamente, usted va construyendo una cerca alrededor del lugar donde se acostumbraron a comer, un lado por vez…

Cuando ellos se acostumbran a un lado de la cerca, vuelven para comer el maíz, y usted construye otro lado de la cerca…

Ellos vuelven a acostumbrarse y vuelven a comer.

Usted va construyendo la cerca alrededor, poco a poco, hasta instalar los cuatro lados del cercado alrededor de los cerdos.

Al final, instala una puerta en el último lado.

Los cerdos ya están habituados al maíz fácil y a las cercas, y así comienzan a venir solos por la entrada.

Es entonces cuando usted cierra el portón y captura a todo el grupo.

Así de simple, paso a paso, hasta que en el último segundo los cerdos pierden su libertad.

Ellos comienzan a correr en círculos dentro de la cerca, pero ya están presos.

Después, comienzan a comer el maíz fácil y gratuito.

Se acostumbran tanto a eso que se olvidan de cómo cazar por sí mismos, y por eso aceptan la esclavitud.

Incluso, se muestran agradecidos con sus captores y, durante generaciones van felices al matadero.

…Ni siquiera desconfían de que la mano que los alimenta es la misma que los mata…

El joven le comentó al profesor que era exactamente eso lo que él veía que sucedía en su país, en su provincia, en su ciudad, con su pueblo.

Los gobiernos populistas, en sus proyectos dictatoriales, escondidos bajo el manto “democrático”, estuvieron lanzando maíz gratuito durante tiempo suficiente para alcanzar la mansedumbre sistemática.

Y cada nuevo “Gobierno Salvador” disfraza de “programas sociales” sus limosnas, da dinero que saca del bolsillo del propio trabajador, realiza misiones, planes, indulgencias, leyes de “protección”, subsidios para cualquier cosa, expropiaciones indebidas, programas de “bienestar social”, fiestas, ferias o festivales, uniformes, pan y circo, transporte “gratis”, y no se diga, espectáculos gratis en la gran plaza que se conoce como el Zócalo de la Ciudad.

Toda esa “gratuidad” que nos ofrecen tales estafadores, disfrazados de políticos, llena de felicidad a un pueblo mal acostumbrado con las migajas del maíz fácil y “gratuito”. Nos roban la capacidad de ser críticos, pensantes y personas emprendedoras.

Sin embargo, claro que nada nos salió “gratis”.

Consecuentemente, ¡“no existe almuerzo gratis”!

Finalmente, si usted se da cuenta de que toda esa maravillosa “ayuda” gubernamental es un problema que se opone al futuro de la democracia en nuestro queridísimo México –como lo advierte un filósofo de San Ángel-, “no critiquen a López, sino frenen sus violaciones” a la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, con eso le cortarán las alas del rencor y la ignorancia.

Que en lugar de ver “taranovelas”, escuchar las patibularias mañaneras del encargado del jefe del Ejecutivo federal, o cruzarse de brazos en sus moradas, “no se quejen” –que ni los cerdos lo hacen-, porque no dejarán de pertenecer a esa mansedumbre sistemática de la 4T, gobernada por un soberbio que se transformó desde chamaco en el Caín de Macuspana, esperando la matanza que ejercerán los morenos por todos lados donde desgobiernan.

Si bien existe un fuerte clamor del “¡México, ya despierta!, porque con este “nuevo gobierno” las cosas se van a poner cada vez más feo y peligroso, la voz populi sentencia: “México estaba mucho mejor sin López Obrador”.

Para espejos de malos gobiernos populistas en América Latina, sobran, pero el de nuestro país donde AMLO es un verdadero peligro para México, de la noche a la mañana se convirtió también “en un genocida en potencia” al dejar sin presupuesto al sector salud donde millones de mexicanos enfermos, han encontrada su salida “con los pies por delante”.

Bipolaridad

Zorro astuto, tramposo y bipolar.

Con su “labia” es capaz de hacer creer a todos de su bondad.

Es sagaz y marrullero, más de un “inteligente” se ha creído sus mentiras.

Dice una cosa y lo contrario al otro día.

De personalidad esquizofrénica paranoide, es un enfermo mental e incapaz de gobernar con la mínima planeación estratégica.

Nada tonto está haciendo la compra de votos más grande en la historia de México.

Ofrece dinero a manos llenas a la tercera parte de la población del país.

El 12% son adultos mayores, o sea 14 millones de personas de 60 y más; tres millones de ninis -según INEGI-; un millón de madres solteras y para acabarla, 15 millones de estudiantes.

Un total por ahora de 33 millones de mexicanos, que a razón de dos mil pesos mensuales por cada uno en promedio, da un total de 66 mil millones de pesos al mes.

De ese tamaño es su compra de votos.

Calcúlale multiplicado por 72 meses de un sexenio, su compra no tiene madre.

¿De dónde va a sacar ese dinero para su populismo? 

Ahí les va…

Crecer la deuda externa, hipotecando al país.

Aumento de impuestos, IVA, SERVICIOS, etcétera, GASOLINA, GAS, LUZ, y lo más grave, reducción de las pensiones de jubilación por años trabajados en el IMSS, ISSSTE, otros, a dos salarios mínimos al mes.

Aumentos en tenencias, prediales, etcétera.

¿Para eso trabajaste 30 años o más?

¿Para que este loco populista enfermo de poder acabe con tus derechos, tus ahorros y el país entero?

Ni un voto para AMLO/MORENA en la revocación de mandato ni en elecciones locales ni federales, pero sobre todo en este 2021, cuando se elijan nuevos diputados federales.

López Obrador tiene que perder el control del Congreso Federal, porque independientemente de ser este un documento interesante, a la administración amlista se le debe investigar cuál es el origen del dinero y la identidad de los que lo reciben, a quienes se les considera ser presuntamente ¡delincuentes seleccionados y protegidos!

 

60 segundos

 

Un año de gobierno en 60 segundos.

Llega y cancela el nuevo aeropuerto, tira 200 mil millones de dólares, adiós a la confianza de los inversionistas.

Le declara la guerra al Huachicol sin un plan. Desabasto de gasolinas en diez estados, mueren 137 en la explosión y todo para nada… el robo sigue…

Escases de medicamentos. Acusa del problema a las farmacéuticas, compra las medicinas en el extranjero sin un ahorro.

Quita millones a ciencia, cultura, tecnología y deporte. Se los da a los programas que generan votos.

El secretario de Hacienda y el director del IMSS, renuncian. Ven debacle. No quieren estar ahí.

Comienzan los fraudes.

Entrega la Comisión de Derechos Humanos a incondicionales. Hace lo mismo con otros organismos autónomos.

Cancela refugios para víctimas de violencia. Programas de detección de cáncer y guarderías. A los niños que los cuiden los abuelos.

Normalistas secuestran camiones. Les regalan plazas. La CNTE toma vías de comunicación. Les entregan la educación.

El culiacanazo. El operativo peor planeado de la historia.

El Cartel toma la ciudad, y el gobierno es forzado a liberar al capo.

¡Mienten! Nunca se supo cómo pactaron. 2019, es el año más violento.

Caso LeBarón. Asesinan a mujeres y niños.

Nuevo Laredo, Aguililla, Coatzacoalcos, 30 mil asesinados, 580 por semana.

Santa Lucía no tiene viabilidad, nunca aterrizará ningún avión comercial.

El Tren Maya sin proyecto técnico. Nunca será negocio. Dos Bocas es un capricho del presidente. Nadie serio quiere construirla, y el terreno se inunda.

El avión (presidencial) sigue sin venderse.

La sociedad más polarizada que nunca.

Desmantelaron el Seguro Popular.

El Estado Mayor Presidencial ahora protege a dictadores socialistas.

Dice (López Obrador) que “ya no corrupción”, pero defiende a Bartlet.

75 mil empleos perdidos.

La economía no crece, y lo peor, en su infinita soberbia el presidente no acepta que hay que hacer cambios de estrategia. ¡Estábamos advertidos! ¿O no se podía saber?, puntualiza el video “un año de gobierno en 60 segundos”.

Las redes sociales destrozaron la fanfarrona imagen de “la esperanza de México”, mostrada a través de famosos memes, un humor negro para levantar conciencias.

Pintan a López Obrador vestido de narco empistolado y mal encarado, con sombrero de ala, teniendo a sus espaldas, un reguero y apilados cadáveres producto de la guerra del narcotráfico.

Una feroz y cruenta crítica en contra de un gobierno que se ha distinguido de ser mentiroso, lascivo y tendencioso, al cual también califican como “El Infierno 4T”, enumerando varios “premios”…

2019, año más violento.

Sin decomisos de droga.

Protección a los Carteles.

Impunidad.

Amnistía a criminales.

Inseguridad desbordada.

Una comedia negra sobre corrupción.

Narcotráfico.

Mentiras; y…

Ven-Ganza.

No obstante de todo ello, desde Paris, Francia, el científico y psicólogo francés Gerard Simonelli, comentó  en la mañana del 17 de enero (2020), ante la prensa internacional, que el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, presenta todos los síntomas de una persona con demencia senil, al referir que es evidente que las decisiones que toma en materia de seguridad, economía y salud pública son más producto de su imaginación y de una distorsión de lo que es real, que de estrategias fundamentadas en cualquier precepto de gobernabilidad o administración pública.

Deja un comentario