Blas A. Buendía 

Preocupados por su seguridad y preservar la vida a pesar de que en todo momento pudiera haber otra contingencias generada por los peligros naturales que en últimas fechas se han registrado en territorio mexicano, nutrido grupo de colonos de la colonia Centro se manifestó en contra del Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México (TSJCDMX) para cambiar una de sus sedes que se localiza en avenida Fray Servando y Teresa de Mier, 32, la cual presenta fracturas estructurales tras los terremotos del fatídico mes de septiembre.

Han sido incansables horas de desvelos y una sicosis colectiva que en todo momento la ciudadanía ha sufrido no solo en ese sitio, sino en muchos otros lugares que los sismos han dejado su huella imborrable al derribar un buen número de edificios tanto que eran ocupados para oficinas como zonas habitacionales.

En panorámica pancarta se leía: “Vecinos del callejón de Tizapán, colonia Centro, informa: el edificio del Tribunal Superior de Justicia en Fray Servando no. 32, ESTÁ POR COLAPSAR. Y todas las instancias de gobierno a las que les hemos solicitado un DICTAMEN PERICIAL idóneo, se ha negado en complicidad del inmueble para evitar una tragedia y miles de muertes.

Si bien los vecinos, trabajadores y público que ingresan a ese inmueble que tiene una antigüedad aproximada de cuarenta años, presenta serios daños que a simple vista se observan y que da hasta miedo saber, que de entrar al inmueble con el alto riesgo de ya no salir con vida … “si al venirse abajo, moriremos aplastados”, alertan.

Recientemente, el presidente tribunalicio magistrado Augusto Álvaro Pérez Juárez, dijo que su gran preocupación no es tan solo el acervo inmobiliario de este sector, sino es la propia vida de todas las personas y su personal que presta sus servicios abogadísticos en materia de Derecho, en todas sus ramas.

Asimismo, en otros inmuebles que pertenecen al TSJ como se hallan en calles como Nezahualcóyotl, Isabel la Católica y Sullivan, que están próximos a reanudar labores,  en éste último inmueble sus trabajadores se han ido organizando para promover amparos ante el inminente peligro que se guarnece bajo sus cabezas. “Lo tienen que firmar los compañeros que van a reiniciar labores en Sullivan”, destacan en sendos comunicados descritos por WhatsApp, donde se afirma que sus defensores entregarán ante las instancias correspondientes videos y fotografías de los daños que sufrió dicho inmueble.

“Si mal no recordamos, el inmueble de Sullivan pertenecía a la Secretaría de Marina, y con los temblores del 19 y 20 de septiembre de 1985, aunado con los sismos que han azotado año con año a la Ciudad de México, sus estructuras se han ido resintiendo de forma dramática”.

 MANCERA ESPINOSA

En tanto, la Asamblea Legislativa remarcó que la prioridad en la Ciudad de México es la gente, no los negocios inmobiliarios ni bancarios, exigiendo al Gobierno de Miguel Ángel Mancera acabar con el desorden inmobiliario que ha prevalecido durante los últimos cinco años.

En el marco de la “Primera Asamblea Inter-delegacional, Por la emergencia, la Seguridad y la Reconstrucción de Nuestra Ciudad con la Gente”, organizada por la Coordinadora Democrática de la Ciudad de México, A. C., destacó que solamente las viviendas de interés social y popular, construidas bajo la responsabilidad de organizaciones sociales permanecen de pie sin daños que lamentar.

Aseguró que hoy nos damos cuenta que las unidades habitacionales que se trabajaron con las organizaciones sociales son las que permanecen de pie porque sus estructuras no resultaron afectadas, lo decimos porque se está trabajado con mucha responsabilidad.

El recinto legislativo de Donceles, hizo notar que pese al burocratismo del Instituto de Vivienda del Distrito Federal (INVI), para requisitar la documentación solicitada al integrar un proyecto ejecutivo, las organizaciones han actuado con responsabilidad respetando las reglas de operación y de construcción.

Para acreditar un proyecto ejecutivo tardamos de 10 a15 años, con muchos peros al momento de requisitar la documentación solicitada, sin embargo, hoy podemos decir que hemos hecho un buen trabajo junto con los Directores de Registros de Obras (DRO), en equipo con los arquitectos e ingenieros que son miembros de las organizaciones sociales y que con mucha responsabilidad trabajaron sin el signos de pesos, del negocio.

Reveló que formalizar un proyecto ejecutivo para la construcción de una vivienda de interés social o popular con una inmobiliaria es costoso pero que con los DRO, arquitectos e ingenieros integrantes de las organizaciones sociales el costo es mucho más bajo con los que se puede salar el costo total en mensualidades. Destacó que en estos momentos muchos de ellos aparecen en las listas para revisar las construcciones dañadas, aunque, reconoció, son los menos.

En este sentido, la diputada morenista Ángeles Valencia expresó su compromiso de seguir trabajando con y para las organizaciones sociales porque la gente necesita viviendas a bajos costos, sin hipotecas que los encadenen de por vida a pagar por intereses. “Necesitamos levantar a nuestra ciudad del sitio donde nos tiene el GCDMX y vamos a exigir al señor Miguel Ángel Mancera sea más responsable”.

El Grupo Parlamentario de Morena, en la Asamblea Legislativa, ha exigido al Jefe de Gobierno que “no se  siga construyendo en las delegaciones donde hay peligros, pero no hace caso toda vez que en los últimos cinco año sólo se ha dedicado a destruir nuestra ciudad”.

La diputada de Morena se comprometió con los dirigentes de las organizaciones sociales de varias delegaciones capitalinas a seguir trabajando por que la reconstrucción sea incluyente, sin hipotecas ni prestamos agiotistas disfrazados de blandos y que todas las edificaciones colapsadas sean avaluadas por peritos antes de retirar los escombros.

Pese a toda esta preocupación y cuyos sismos han arrojado un total de 360 personas fallecidas y miles de damnificados, ingenieros y arquitectos certificados por Seduvi -dependencia del gobierno de la Ciudad de México-, están trabajando coordinadamente en la revisión estructural de cada uno de los edificios del TSJCDMX, ya con la intervención de peritos de la Facultad de Ingeniería de la UNAM, con la finalidad de que la ciudad no se quede sin el ejercicio de la impartición de justicia, consagrada en nuestro Pacto Federal. [email protected]

Deja un comentario