Blas A. Buendía
Aunado a las reformas estructurales que tendrá el Poder Judicial de la Ciudad de México conforme a su nueva Constitución Política pero sustentada con el Pacto Federal, es necesario que todos los agentes políticos unan sus ejercicios para dotar al Tribunal Superior de Justicia capitalino del mejor presupuesto para el Ejercicio fiscal 2019.

“Si el TSJCDMX tuviera el presupuesto suficiente, sería el mejor del mundo para el próximo año”, dijo a modo de celebración el doctor en Derecho Miguel Arroyo Ramírez, al hacer una serie de puntualizaciones en comentario difundido por Antena Radio del Instituto Mexicano de la Radio (IMER).

Sin embargo, reconocer que “no cabe duda que los recortes presupuestarios en algunas áreas son, no impactantes tanto en su monto, sino impactantes en el sentido de que se hubieran podido realizar desde hace mucho porque son recursos públicos que se han aplicado durante muchos años a cuestiones no prioritarias.

Por ejemplo –agregó- el Poder Judicial de la Federación, el Poder Judicial federal, anuncia un recorte muy fuerte que anda, si mal no recuerdo, alrededor de los cinco mil millones. Y hoy también, algunos diarios se dan cuenta de un recorte muy similar -es decir, cinco mil millones de pesos- dentro del Congreso, que se refiere en este último caso a cuestiones –verdaderamente- que sorprende que se estuviera gastando los montos en asesores, en viajes, en coches, en comiditas, en vinitos franceses, en fin.

Cosas que verdaderamente –estimó- que son ofensivas para la realidad del pueblo mexicano, pero además, se refieren a lujos que muy pocos legisladores conocieron en su origen de cuna, lo cual no tiene nada de malo, sino que de pronto nos volvemos exquisitos y ofendemos al pueblo con estas cuestiones.

En esta tesitura valoró: “¿Y qué tanto representan estos montos? Y por eso me digo a mí mismo y quiero compartir con ustedes que sorprenden. Miren, cinco mil millones de pesos es prácticamente todo el presupuesto del Poder Judicial de la Ciudad de México, que comprende -por supuesto- los tribunales que todos conocen, ustedes conocen, los tribunales civiles, los familiares, penales, los de oralidad, en fin, todos los tribunales de la ciudad.

Abundó: “Es el presupuesto que se otorgó para un año, cinco mil millones de pesos, este presupuesto -lo hemos dicho en nuestros micrófonos- pues alcanza prácticamente para gasto corriente y un poco de implicación en nuevos proyectos. Hemos dicho que ojalá que se escuche estos llamados, que no son a título personal, por supuesto, si no que las Barras, Colegios de Abogados, pues están pugnando por esto, hemos dicho lo siguiente: que tenemos uno de los mejores tribunales del mundo.

“El Tribunal Superior de Justicia, el Poder Judicial de la Ciudad de México es uno de los mejores tribunales del mundo, amigos del auditorio, sin temor a equivocarme. Y si contara con el presupuesto que necesita, que se solicitó a la Asamblea -en su momento- de la Ciudad de México, es más por supuesto de lo que se otorgó, se otorgó probablemente alrededor del 30 por ciento, 35 por ciento de lo solicitado… Bueno, si contáramos con el presupuesto que necesita, este tribunal sería el mejor del mundo.

La pregunta es –destacó- ¿quieren tener la mejor justicia del mundo? Los que quieran tener la mejor justicia del mundo en esta ciudad que levanten la mano y, amigos del auditorio, yo creo que todos estamos ya levantando la mano en este momento. Y Bueno, para eso se necesitan recursos que antes estaban aplicando en cuestiones que no eran prioritarias. Digamos que con ocho mil, nueve mil millones de pesos, el Tribunal tiene para establecer los nuevos proyectos de juicios en línea, de expedientes digitalizados, de oralidad con juzgados suficientes para que los juicios orales sean una cuestión ya prácticamente en todas las materias, de espacios dignos para la gente.

El Tribunal Superior de Justicia –insistió- tiene muchas cosas que probablemente no sabemos, pero tiene lactarios, tiene guarderías para sus empleados, que no son ningún lujo sino que permiten a las madres trabajar de mejor manera; tienen una propuesta de equidad de género fuertísima, trabajan en derechos humanos, están en apoyo a las personas con discapacidad, están actualizándose constantemente nuestros jueces en instalaciones apenas dignas; en fin, muchas cosas, hay que invertir La primera exigencia de nuestra ciudadanía y de nuestra población, del país en general, son dos cosas: primero seguridad y luego justicia.

Así que me parece que hay que aplicar algunos de estos cinco mil millones que se estaban gastando quién sabe en qué, en cuestiones sustanciales como es la justicia para la Ciudad de México y por supuesto, también para todo el país, en materia de fuero común, concluyó el doctor en Derecho Miguel Arroyo Ramírez, quien es titular de la sexta sala del Consejo de la Judicatura del Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México. [email protected]

Deja un comentario