Jesús Yáñez Orozco

 

Ciudad de México, (BALÓN CUADRADO).- Después de un año difícil, donde el mortal covid 19 le impidió subir a los encordados durante más de 12 meses y sostuvo rounds de sombra en los tribunales, Saúl Canelo Álvarez no quería decir adiós al 2020 sin pelear. La tarde de ayer anunció que peleará contra el inglés Callum Smith, a quien reconoce como uno de los mejores en peso supermedio de Europa, el próximo 19 de diciembre, en sede por confirmar.

No sólo tuvo que afrontar los efectos de la pandemia en su calendario, sino además sus consecuencias en el acuerdo millonario con DAZN y la empresa que lo lanzó a la fama, Golden Boy.

Entre demandas y la ruptura definitiva con su ex promotora, su futuro era incierto.

“Fue un año difícil porque no nos gusta estar envueltos en demandas”, dice Álvarez.

“Pero estamos contentos con el resultado que tenemos hoy. No quería que el 2020 se fuera así nada más, sin una pelea del Canelo”, agrega.

Eddy Reynoso, entrenador del peleador tapatío, también aludió a todos los problemas de naturaleza administrativa que sortearon este año y cuyo desenlace fue el estatus de agente libre del pelirrojo.

“Tuvimos contratiempos administrativos y demandas”, explica Reynoso, “pero nos mantuvimos entrenando durante la pandemia y queríamos una pelea este año.”

Tener un peleador como Saúl, enfatiza, disciplinado y que está siempre en el gimnasio, te da la pauta para poder subir al cuadrilátero en cualquier momento.”

Según el propio Canelo, la pelea será posible tras un acuerdo con el promotor británico Eddie Hearn y DAZN. Y harán lo posible para que acudan aficionados a la arena donde se realice.

“Hacemos el mejor esfuerzo para que asistan fanáticos”, comenta el púgil mexicano

“Estamos trabajando para que pueda entrar público”, afirma.

Eddy describe a Callum Smith como un rival peligroso, campeón invicto por la Asociación Mundial de Boxeo y The Ring, la revista especializada de boxeo, además de poseer el cinturón diamante de la categoría por el Consejo Mundial de Boxeo. Advirtió que se trata de un peleador que ha ganado casi todas sus contiendas por nocaut y eso representa un gran riesgo que debe asumir un peleador como Canelo.

Trabajamos para este tipo de riesgos, asegura Eddy; Callum Smith es un tremendo boxeador, un peligro muy fuerte, pero Saúl es el mejor del mundo.

La pelea será en 168 libras, división supermedio, y en los próximos días harán pública la sede del combate. Estoy con buen ritmo. En estos niveles te tienes que adaptar a todas las situaciones, sentenció el Canelo.

(Con información de Juan Manuel Vázquez, reportero del diario La Jornada)

Deja un comentario