Por Beatriz Astudillo

 

Ciudad de México.-  A seis años de Ayotzinapa, presentan el libro “Mundos de muerte. Despojo, crimen y violencia en Guerrero” que recapitula las complejas causas, contextos y formas de la violencia en ese estado, hace 70 años.

El libro del historiador Carlos Illades y la filósofa Teresa Santiago Oropeza -ambos catedráticos de la UAM- se presentó en la 31ª Feria internacional del libro de Antropología e Historia (FILAH).

En este ensayo analítico buscan explicar con una mirada global, la compleja realidad que han convertido al estado de Guerrero en uno de los polos paradigmáticos de la barbarie en México y que lo ha llevado a una debacle acelerada desde mediados del siglo XX hasta su cúspide hace 6 años.

La cadena de calamidades que ha vivido ese estado, puede darse por inaugurada con el agotamiento de la Reforma Agraria en los años 50s y el abandono del campesinado, continuada con la guerra sucia de las décadas de los 60 y 70 por parte del Estado a los grupos guerrilleros y el ordenamiento político caciquil en el estado.

Además del crecimiento desordenado de las ciudades, el auge del narcotráfico y su colusión con los cuerpos de seguridad, se sumó, finalmente, que a finales del siglo XX “la globalización no le sentó bien a Guerrero” con la llegada de nuevas dinámicas mundiales, el pobre desempeño económico de la entidad, la privatización de ejidos, el crecimiento de la migración y la proliferación de proyectos neoextractivistas (bosques y minas de oro, principalmente).

Coronando el conjunto, el escalamiento del crimen organizado en la región y la militarización como respuesta casi única.

Los autores, llevarán al lector a comprender con una mirada panorámica, histórica y analítica, porque el estado suriano de Guerrero “es el extremo pero no el límite” del proceso de profunda descomposición institucional y social que se vive en México.

Para Illades y Santiago, el caso Ayotzinapa dejó claro que “Guerrero muestra la descomposición social, el colapso institucional y el fracaso de las políticas de seguridad que tienen al país en vilo. La entidad no es una excepción, es el extremo”.

Nada de lo anterior es exclusivo de Guerrero, pero su alto grado de descomposición hace indispensable mirarlo con categorías de análisis precisas para comprender su complejidad y vislumbrar salidas, no sólo ahí, también en el resto del país, sin dejar de mirar que los guerrerenses “mayoritariamente pobres o miserables”, como las poblaciones de otras partes del país, resisten.

En ese sentido, Illades y Santiago advierten:

“Mientras sigamos pensando que la entidad es un simple ‘foco rojo’ en el mapa nacional, estaremos lejos de solucionar estos problemas que rebasan al Estado mexicano y descomponen el tejido social. Guerrero es el extremo, pero no el límite.”

El libro, continúa el abordaje de la violencia en México que los autores iniciaron con Estado de guerra. De la guerra sucia a la narcoguerra en 2014.

Mundos de muerte. Despojo, crimen y violencia en Guerrero, es una obra publicada en coedición por la editorial Gedisa y la Universidad Autónoma Metropolitana unidad Iztapalapa.

Deja un comentario