Miguel Ángel Casique

De la austeridad a la risa y el ridículo

Que tendremos un gobierno de austeridad, que los funcionarios no podrán ganar más que el presidente de la República a partir el 1 de diciembre, que lo que se recaude con ese esquema de ahorro se invertirá en programas sociales. Mucho se ha hablado ya de ese tema que ya empieza a caer mal, tanto en los políticos como entre la población.

A los primeros no se les ve muy convencidos aceptar descuentos en su salario, pues se les esfuman sus vacaciones, un modo de vivir más holgado que cualquier obrero o campesino, y, obviamente, tampoco están de acuerdo porque el estilo de vida que llevan sus familias, es de un nivel superior al de una familia de un trabajador que apenas obtiene el salario mínimo para poder sobrevivir. En los segundos, los trabajadores o la población en general, les es indiferente; pues con ese ahorro difícilmente verán que llegue algún beneficio hacia ellos; es más parece se verán más problemas que ayudas.

Y es que en la Cámara Baja se ven acciones de risa y ridículas, o cómo se ve el hecho de que Martí Batres lleve su desayuno en un recipiente de plástico, no será mejor que deje desayunado en su casa; también hemos visto como Mario Delgado lleva su propio café a las sesiones de la Cámara de Diputados en un termo.

¿Qué tanto se puede ahorrar con el café y las galletas?, ¿que tanto se puede ahorrar en reuniones de las Comisiones? o ¿qué tanto se puede ahorrar, incluso, en telefonía? Es en serio que con eso se sacará a México de la pobreza; no hay nada más falso que esto, porque va a pasar un año, dos, tres y quizá todo el sexenio y la pobreza no sólo no se va a terminar si no que aumentará y será más cruda; para entonces los mexicanos habrán comprendido ya que los partidos políticos son convencionales y que se adaptan al status quo, y que los políticos, como el camaleón, también se van adaptando a las condiciones que les dicta la clase poderosa de México.

Si no fuera así; ¿por qué en la Cámara de Diputados ningún morenista, priista, panista o perredista hacen una iniciativa para que paguen más los que ganan más?; por ejemplo, que los grandes empresarios, como el dueño de Bimbo o de Telmex, paguen de acuerdo a lo que ganan. Ya hemos visto que López Obrador de inmediato se entendió con los empresarios porque les aseguró no les cobrará más y ellos podrán trabajar sin ningún problema; siempre haciéndose más ricos a costa del trabajador, a costa del obrero asalariado que día con día trabaja sus ocho o más horas de jornal pero que, -al cabo del día, de la semana, el mes o el año-, sólo tiene para medio comer, medio vestir y casi ninguna posibilidad para poder curarse.

Hasta que se presente la Ley de Ingresos de la Federación, que será el próximo año, se podrá ver en realidad el tamaño de esa “austeridad”, porque por ahora sólo escuchamos que se ahorrará tanto si se hace esto o aquello; que si no compramos galletas y café ahorramos tal cantidad, que si en las reuniones de las comisiones no hay comida habrá un poco más de recursos. La famosa “austeridad republicana” solo se verá al inicio de año y entonces podríamos saber si en realidad es una política efectiva de gobierno o sólo fue campaña política manipuladora.

Por lo pronto el show y espectáculo con la mayoría absoluta morenista seguirá; el tiempo y los hechos demostrarán lo que verdaderamente pasará en México con esas políticas de López Obrador. En campaña prometió mucho a los mexicanos, pero tras su triunfo el primero de julio, también quiso quedar bien con los empresarios y la clase adinerada de México. Hay que recordarle que: “Al que a dos amos sirve, con alguno queda mal”. ¿A quién va preferir López Obrador y su mayoría en las cámaras Alta y Baja?

El clímax no político…

En el sur del país, en Tabasco, y más concretamente en la colonia “Gaviotas Sur” las calles y avenidas son verdaderos ríos; sus habitantes comentan que cuando llueve se pone en peligro a las personas que no tienen más opción que mojarse hasta las rodillas para llegar a sus casas.

Y aunque tras algunas gestiones los habitantes ya consiguieron algunos recursos económicos y a través de Empleo Temporal limpiar las calles, lo cierto es que en la zona seguirá haciendo falta que el municipio atienda esta problemática y busque mecanismos para poner fin a la situación.

Y es que los habitantes denuncian que esto sucede porque se da el desborde del vaso regulador cuya capacidad ha sido superado, colocando en una situación de peligro las pertenencias de los vecinos, quienes aseguran que lo poco que tienen lo han logrado con mucho trabajo y sacrificio. Por el momento, querido lector, es todo.

Deja un comentario